Bangladesh

Un programa nuevo prepara a las familias de Bangladesh para tomar decisiones sobre salud con más conocimiento

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Saikat
Chaity Tripura, de 22 años de edad, es una de las numerosas madres de la regi'on de Chittagong Hill Tracts en Bangladesh, que recibió apoyo de un programa que cuenta con apoyo de UNICEF.

Por Nailmul Haq y Jesse Mawson

BANDARBAN, Bangladesh, 25 de agosto de 2010 – En el exterior de su casa de dos habitaciones, Chaity Tripura, de 22 años de edad, es el auténtico retrato de la serenidad mientras acuna a su hija de un mes en el cálido ambiente de la tarde.

Ante la mirada de su marido Johon, Tripura canta dulcemente y retira una delgada prenda para que la luz del sol bañe la piel del bebé.

“Tuve mucha suerte de tener a mi bebé en un hospital’’, afirmó la joven madre.

El riesgo en las zonas apartadas

Tripura y su marido viven en la apartada aldea de Changyai Tripura Para en Bangladesh, a unos 8 km. del centro de la ciudad de Bandarban. Densamente habitada por indígenas, Bandarban pertenece a la región del país conocida como Chittagong Hill Tract, caracterizada por exuberantes bosques verdes y colinas inolvidables. Aunque hermosa, esta zona está geográficamente aislada y eso plantea un desafío para los servicios de salud.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Saikat
Sumati (izq.), de 25 años de edad, es una movilizadora social de la comunidad en la región de Chittagong Hill Tracts en Bangladesh. Trabajo para mejorar la salud maternoinfantil en su comunidad local.

“Las semanas anteriores al nacimiento de mi hija se me inflamaron las manos y las piernas" afirmó Tripura. “Me desmayaba con frecuencia”.

La preocupación de la familia política por el estado de Tripura creció de tal modo que la llevaron en última instacia al hospital del distrito.

“Me gasté en torno a 4.000 taka, equivalentes a 57 dólares estadounidenses, para alquilar un vehículo y comprar algunas medicinas" comentó Tripura, que a sus 25 años se dedica al cultivo de frutas y especias. La cantidad es considerable aquí, pero gracias a algunos buenos consejos, el joven esposo había ahorrado dinero desde que su mujer se quedó encinta.

Al llegar al hospital, Tripura fue ingresada inmediatamente y tres horas después dio a luz a una niña sana.

Decisones con conocimiento

Muchas madres y familias de las zonas apartadas de Bangladesh se dan cuenta ahora de que las muertes de madres y lactantes pueden prevenirse si se toman medidas en un primer momento. Este mayor flujo de información se debe en gran medida a un programa conocido como "Intervenciones de supervivencia infantil, materna y neonatal", que ha funcionado en los distritos de Hill Tract desde finales de 2008.

Con fondos de UNICEF y puesto en práctica por el Gobierno de Bangladesh, el programa difunde información a través de una red de movilizadores sociales que hacen un seguimiento de las parejas recién casadas e inscriben en un registro a las mujeres embarazadas y a los niños y niñas menores de cinco años.  Los movilizadores sociales también asesoran a las parejas para concienciar, ayudar a la identificación de síntomas de riesgo durante el embarazo y resaltar la necesidad de una nutrición adecuada.

“El programa está diseñado para preparar a las familias en la toma de decisiones con conocimiento acerca de la atención de la salud infantil y materna”, explicó Aung Chano Marma, que coordina en programa en el distrito local.

Asimismo, el programa brinda apoyo a Bangladesh para alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) centrada en mejorar la atención materna. Los ODM, un conjunto de objetivos reconocidos internacionalmente para la reducción de la pobreza en todo el mundo, hacen un llamamiento para disminuir la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes para el año 2015.

El cambio de actitudes

Con el fin de lograr su objetivos, los movilizadors sociales deben abodar muchas creencias tradicionales en torno al embarazo y el parto, que prevalecen en las comunidades de Hill Tract.

“Resulta un desafío concienciar a las zonas tribales donde las tasas de alfabetismo son unas de las más bajas en Bangladesh”, comentó Sumati, una movilizadora que ha asesorado a Tripura desde su cuarto mes de embarazo. “Desgraciadamente, las creencias tradicionales todavía impiden que muchas familias busquen atención médica moderna duante el embarazo y el parto. Cuando se han traspasado ideas de generación en generación resulta difícil romper el hielo, de modo que a menudo son necesarios varios intentos para convencer a las personas".

Para lograr un cambio en las actitudes y prácticas, los movilizadores trabajan no sólo con las familias y las personas, sino con comunidades enteras por medio de grupos de apoyo a la comunidad.

Los integrantes de los grupos de apoyo a la comunidad promueven una atención profesional antes, durante y después del parto. En consecuencia, desaconsejan el parto en casa para los embarazos con complicaciones, organizan los chequeos médicos de las mujeres en estado realizados por enfermeras o doctores de clínicas comunitarias y sirven de enlace entre las madres primerizas y los centros de inmunización para garantizar que los neonatos reciben las vacunas.

“Nuestra meta es adoptar un enfoque integrado”, comentó Sway Marma, miembro de un grupo de apoyo a la comunidad de la aldea de Kuhalong. "De ser necesario, gestionamos los préstamos para las familias pobres con el fin de garantizar que las mujeres embarazadas y los neonatos no sufran”.


 

 

Búsqueda