Angola

Las autoridades religiosas se reúnen para ayudar a mejorar la salud de los niños de Angola

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2011/Sani
El pastor Simão Cavanda Vicente, de la Iglesia Evangélica Congregacional, asistió a una sesión de capacitación provincial para instructores, de 4 días de duración, centrada en las competencias de la familia y organizada por el Ministerio de la Familia y UNICEF en Kuito, la capital de la provincia central de Bié (Angola).

KUITO, Angola, 29 de noviembre de 2011.Un total de 80 líderes religiosos, activistas de la sociedad civil y representantes gubernamentales de nueve distritos provinciales acudieron a la provincia central de Bié para aprender cómo una serie de cambios en el comportamiento simples, efectivos y viables pueden contribuir a mejorar la salud y el bienestar de los niños y niñas de Angola.

“La receta de la felicidad”

Los líderes religiosos de las principales comunidades religiosas de Angola, como las iglesias católica, metodista, adventista, pentecostal, universal, evangélica y baptista, ayudarán a difundir a las familias angoleñas mensajes fundamentales sobre la supervivencia, el desarrollo y la protección de la infancia. Con el apoyo del Ministerio de la Familia y promoción de la mujer de Angola y UNICEF, los padres, madres y cuidadores pueden adoptar fácilmente la “Receta de la felicidad”, un conjunto de comportamientos que comprenden la lactancia materna hasta los seis meses, el lavado de manos, el empleo de la rehidratación oral y de los mosquiteros para dormir, prácticas todas que tienen repercusiones demostradas e importantes sobre la salud infantil.

“Involucrar a los líderes religiosos en las competencias de la familia es muy importante para el Gobierno de Angola”, dijo Ana María Muvuay ,Vicegobernadora de Bié. “Ellos pueden llegar a la zonas más alejadas de Angola a muy bajo costo y la comunidad los estima, confía en ellos y les respeta”.

Difusión de los mensajes fundamentales

Veinte mil familias y cuidadores de Bié recibirán los folletos de la “Receta para la felicidad” y se beneficiarán de la interacción posterior con representantes capacitados de la iglesia y de la sociedad civil.

“Llegué esta mañana del distrito de Chitembo, a 150 kilómetros de Kuito, y estoy muy emocionado de participar en esta capacitación de cuatro días”, manifestó el pastor Simão Cavanda. “Veo que los mensajes incluidos en los folletos de la “Receta para la felicidad” me ayudarán a convencer a mis fieles sobre la forma de vivir de una manera positiva, cosas como que el castigo corporal es perjudicial y contraproducente para la educación de un niño”.

El pastor Simão y sus colegas en la provincia de Bié son sólo el comienzo. Otros 85.000 líderes religiosos, que se convertirán pronto en activistas, recibirán capacitación como parte del proyecto. Se espera que las personas capacitadas lleguen a por lo menos 1,3 millones de familias en un período de tres años, es decir, a más de seis millones de angoleños.

Desde el comienzo de la alianza con las iglesias en enero de 2011, más de 1.200 autoridades religiosas ya se han comprometido con el programa de competencias de la familia. En total, 500 formadores y 1.600 activistas han recibido capacitación y más de 60.000 familias vulnerables han obtenido apoyo mediante visitas individuales a las familias y sesiones de concienciación.


 

 

Búsqueda