Angola

Ladrillo a ladrillo y doctor a doctor, Angola reconstruye su sistema de atención sanitaria

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Bloemen
Unas mujeres y niños esperan ser atendidos en los servicios de salud de una clínica atestada en la provincia Huila de Angola.

Por Shantha Bloemen

LUBANGO, Angola, 22 de junio de 2010 – En la clínica de salud de Lubango, de ladrillo rojo y recientemente inaugurada, una larga fila de angoleños esperan turno para ver a uno de los dos doctores cubanos que trabajan aquí. Los doctores fueron elegidos para prestar asistencia médica a las aproximadamente 30.000 personas de la provincia meridional de Huila.

Vea el VÍDEO

La clínica de Lubango es uno de varias que se han abierto recientemente en toda Angola. Las clínicas son símbolos de esperanza para un país que una vez estuvo marcado por una de las guerras civiles más largas del mundo, que concluyó en 2002 y que dejó un sistema de asistencia médica gravemente dañado a su paso.

Trabajadores de la salud cualificados

Durante las tres décadas que duró la guerra en Angola, muchos niños no tuvieron ningún acceso a la educación. Ahora, aproximadamente un tercio de la población adulta es analfabeto. El sistema de salud nacional también se vio seriamente afectado. “Más de 30 años de guerra destruyeron el 70% de la red pública”, dijo José Vieira Dias Van-Dúnem, Ministro de Salud.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Bloemen
Un neonato en el centro de salud Matala de la provincia angoleña de Huila.

“El desafío principal en Angola es capacitar a un número suficiente de trabajadores de la salud”, estuvo de acuerdo doctor Koenraad Vanormelingen, Representante de UNICEF en Angola. “Después de que los años de la guerra, cuando apenas un tercero de niños fue a la escuela, la mayor parte de la población son sin habilidades. Tan aun si usted tiene el dinero usted no puede encontrar la gente alquilando ... sobre todo en las áreas remotest del país.”

La capacitación de los trabajadores de la salud ha sido parte de una revitalización en masa del sistema de salud de Angola. Se enviaron más de 200 estudiantes para aprender la medicina en Cuba, un aliado de Angola desde hace mucho tiempo. El Gobierno ha construido cinco universidades y 45 escuelas especializadas de capacitación para trabajadores de la salud. Para prestar asistencia médica a corto plazo, también se ha traido a 800 doctores de Cuba para trabajar en clínicas tanto en áreas urbanas como en rurales.

Remedios cruciales

UNICEF ha asistido en el proceso de revitalización mediante intervenciones para prevenir enfermedades entre madres y niños. El paquete de servicios gratuitos ofrecidos a todas las mujeres y niños, incluidos la atención prenatal, mosquiteros para evitar el paludismo, vacunas para bebés recién nacidos y una mejor gestión de las enfermedades infantiles como la desnutrición, la diarrea y la infección respiratoria aguda.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Bloemen
En las clínicas sobresaturadas de Angola, UNICEF suministra un paquete gratuito de servicios de salud básicos, inlcuidos la atención prenatal, mosquiteros y vacunas.

En un país donde más de la mitad de la población vive bajo el umbral de pobreza internacional y las tasas de mortalidad materna e infantil se cuentan entre las más altas del mundo, el paquete de servicios de UNICEF se ha convertido en un remedio crucial.

“En los siete años pasados, hemos visto caer las tasas de desnutrición espectaculamente, de 50% al 30%”, dijo el Dr. Vanormelingen, quien añadió que la tasa de mortalidad infantil global también ha caído en Angola.

UNICEF ofrece actualmente el paquete de servicios en dieciséis distritos de cinco provincias del país y aproximadamente al 23% de la población. El Gobierno lo ha hecho una de sus diez prioridades para los niños y planea ampliar estos servicios para alcanzar a más del 70% de la población para 2015.

Un ritmo lento hacia la recuperación

A pesar de los progresos realizados, el sistema de asistencia médica de Angola se mueve a un ritmo lento de recuperación. “Aproximadamente dos de cada diez niños no alcanzan la edad de cinco años, de modo que todavía tenemos un gran problema”, afirmó el Dr.Vanormelingen.

Sin embargo, las clínicas de salud de Lubango y la cercana Matala se han convertido en signos prometedores, sus ladrillos de rojo encendido envían un mensaje de que la actual batalla puede ganarse.

Rose Ngeve, cuyo marido luchó en la guerra, esperaba entre la muchedumbre del centro médico Matala. Madre de seis hijos, comentó que se alegró de tener acceso a servicios de salud gratuitos, pues sus todos ingresos provienen de la venta de verduras en el mercado y el lavado de la ropa de otras personas.

“Quiero que mis niños estén sanos de modo que puedan ir a la escuela y finalmente valerse por sí mismos y no depender de limosnas”, dijo.


 

 

Vídeo (en español)

Shantha Bloemen, de UNICEF, informa sobre la revitalización de la atención sanitaria en Angola.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda