El niño y la niña en la familia

El niño o niña privado de atención familiar

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0027/ HOLMES
Un hombre examina un panel de información al aire libre que contiene listas de personas que continúan desaparecidas tras la catástrofe del tsunami en el sudeste asiático.

La familia constituye la primera línea de protección de la infancia. No obstante, todos los días se producen casos de niños y niñas que son separados de sus familias, ya sea porque se cree que ésta es la mejor o la única alternativa debido a que la familia es pobre, a que el niño o niña es discapacitado, a que los progenitores poseen un bajo nivel educativo, a la falta de oportunidades educativas, o como consecuencia de una emergencia,como la catástrofe del tsunami que recientemente azotó el sudeste asiático. Los conflictos armados y la violencia son también causa de la separación de niños y niñas de sus familias.

Las instituciones de guarda –que rara vez proporcionan el entorno que los niños necesitan para un desarrollo saludable– acogen a niños y niñas que realmente precisan atención sustitutiva, pero también, con frecuencia, a niños y niñas que podrían ser cuidados por su familia. Otros serán acogidos por familias adoptivas, solución que da el mejor resultado cuando se acompaña de los debidos mecanismos de supervisión. Los niños y niñas acogidos en hogares de adopción e instituciones de guarda podrían estar más expuestos a padecer maltrato físico, sexual y psicológico. En el caso de los niños y niñas acogidos en instituciones públicas, la prioridad debería ser la reunión con sus familias o hallar otras modalidades de carácter permanente análogas al cuidado familiar. Sin embargo, por desgracia, no siempre es así.

Todos los niños y niñas tienen derecho a conocer a sus progenitores y a recibir sus cuidados, siempre que sea posible. El UNICEF cree que las familias que precisen ayuda para cuidar de su progenie deberían recibirla. Si la familia no puede hacerse cargo del niño o niña, es preferible buscar un entorno sustitutivo adecuado análogo al familiar antes que ingresarle en una institución de guarda, medida a la que debería recurrirse sólo en última instancia y con carácter provisional, hasta que el niño o niña pueda regresar al entorno familiar.

El UNICEF colabora con aliados en aras de crear un entorno de protección para los niños que salvaguarde a sus familias y les fortalezca frente al maltrato y la explotación, al igual que la alimentación correcta y la buena salud les fortalece contra la enfermedad, y dedica su empeño a reunir a las familias que están separadas. Los esfuerzos van dirigidos:

- A estimular la creación de políticas de bienestar social y reducción de la
- A implantar servicios de apoyo psicosocial y de atención infantil en las comunidades;
- A contribuir a la elaboración de normas claras en materia de bienestar infantil,  que puedan elevarse a rango de ley y aplicarse con miras a garantizar que únicamente los niños y niñas que verdaderamente precisan atención sustitutiva ingresan en este régimen, y que existen modalidades de atención análogas al cuidado familiar para todos los niños y niñas que lo precisen;
- A combatir la estigmatización y la discriminación por razones de discapacidad, de enfermedad, como el VIH, de género u otras;
- A ayudar en la búsqueda, reunificación y reintegración de las familias durante las emergencias, y promover modalidades de atención análogas al cuidado familiar durante el tiempo que dure la separación.

Vea los ejemplos de Rumania y Rwanda para conocer cómo se ocupa el UNICEF de los niños y niñas privados del cuidado de su familia.


 

 

Vídeo (en inglés)

30 de diciembre de 2004:
Afshan Khan, Director Adjunto de Operaciones de Emergencia del UNICEF habla sobre los niños y niñas afectados por la catástrofe del tsunami en Asia y sus familias.

Anchura de banda
baja | alta (Real Player)

Búsqueda