Tanzanía, República Unida de

Un taller para jóvenes periodistas ayuda a la infancia para concienciar sobre el estigma social del VIH en Zanzíbar

Imagen del UNICEF
© UNICEF Tanzania/2009
Durante un ejercicio de grupo en el taller de periodistas jóvenes en Unguja (Zanzíbar), los participantes hablan sobre diferentes situaciones de la estigmatización social debida al VIH.

Por Jacqueline Namfua

CIUDAD DE ZANZÍBAR, Tanzania, 5 de enero de 2010 - Durante un taller de periodistas jóvenes de siete días de duración en el panorama infantil del Festival de cine internacional de Zanzíbar, un total de 24 niños infectados o afectados por el VIH/SIDA tuvieron una oportunidad para compartir sus experiencias.

“Todo el mundo se sienta lejos de ti y las enfermeras tienen esa mirada y actitud horribles sólo porque eres seropositivo”, dijo Haulat, un huérfano de 17 años, participante del taller de Zanzíbar. 

Los participantes del taller pertenecen a grupos de apoyo de la Asociación de Zanzíbar de personas que viven con el VIH/SIDA, dispersados por todas las islas de Unguja y Pemba. Con el apoyo de UNICEF, estos grupos proporcionan orientación, apoyo y educación para los niños que afrontan los retos de vivir con el VIH.

En el taller, los niños escribieron sus propios artículos e historias para un boletín de noticias, que fue distribuido más tarde durante los diez días del festival. Los boletines de noticias también se enviaron a escuelas en Unguja y Pemba para concienciar acerca del VIH y reducir el estigma social y la discriminación contra los niños infectados y/o afectados por el VIH y el SIDA.

Estigma y discriminación sociales extendidos

En comparación con otras partes de la región, la prevalencia del VIH en Zanzíbar no es alta, pero los niveles de estigma social sí lo son.

El estigma y la discriminación están todavía extendidos entre los adultos tanzanos, según la encuesta de indicadores de paludismo y VIH de Tanzania entre 2007 y 2008. Aproximadamente el 43% de las mujeres y el 35% de los hombres encuestados relataron que no comprarían verduras frescas de un comerciante que tuviera VIH, y el 51% de las mujeres y el 41% de los hombres guardaría el secreto de que un miembro de su familia está infectado por el VIH.

A causa del alto nivel de estigma social en Zanzíbar, las personas son reacias a realizarse las pruebas y conocer su situación. Esto facilita en cambio la propagación de la enfermedad. Aunque el tratamiento para el VIH y el SIDA esté oportunamente disponible en la isla, muchos evitan realizarse las pruebas y el diagnóstico por temor a la respuesta de la comunidad y los familiares.

La educación de sus compañeros

El estigma social contra las pesonas jóvenes a menudo está exacerbado por culpa de su vulnerabilidad, y puede conducir a la exclusión, el aislamiento, el abandono de la escuela y el rechazo a ser tratado en instalaciones de salud. UNICEF trabaja con el Gobierno de Zanzíbar, organizaciones de la sociedad civil como la Asociación de Zanzíbar de personas que viven con el VIH/SIDA, y otros aliados en el desarrollo para combatir el estigma social y sus efectos, sobre todo en los niños y las personas jóvenes.

Mgeni, que también participó en el taller, tan sólo descubrió que era seropositiva a la edad de 14 años, después de toda una vida infectada. "Cuando averigüé que era seropositiva grité y grité durante tres días seguidos. Mi estado de ánimo estaba muy bajo e incluso no pude comer durante una semana entera", dijo ella.

La madre de Mgeni, que murió cuando Mgeni era muy jovencita, había sufrido tanto de cáncer de mama como de SIDA. El resultado fue que los compañeros de clase de Mgeni se distanciaron de ella, afirmando que ella estaba enferma.

Mediante actividades como el taller de periodistas jóvenes y las reuniones habtiuales de los grupos de apoyo de los niños de la Asociación –dirigida por jóvenes moderadores- los niños son capaces de analizar las causas y consecuencias del estigma social, fortalecerse con habilidades para enfrentarse al estigma, y construir estrategias para cambiar actitudes, aumentar la concienciación y reducir el estigma social, dijo Emmi Mutale, Oficial de Programa de UNICEF para el VIH y el SIDA en Zanzíbar.

Poco después de averiguar su estado seropositivo, Mgeni se unió a la Asociación y aprendió más acerca del VIH y el SIDA.

“Después de informarme, eduqué a mis compañeros de clase sobre el VIH y el SIDA y les expliqué cómo contraje el virus”, explica orgullosamente. “Ahora ellos entienden la enfermedad mejor y me aceptan como soy”.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda