Mozambique

En Mozambique, los esfuerzos para educar sobre las pruebas para detectar el VIH ayudan a las madres embarazadas y los niños

BEIRA, Mozambique, 9 de junio de 2011. Otro largo día en el centro de salud Munhava, ubicado en un populoso barrio de Beira, la segunda ciudad más importante de Mozambique.

VÍDEO: Pedro Bujalance, de UNICEF, informa sobre las actividades en Mozambique para alentar a las madres a conocer temprano su estado serológico con el objetivo de poner fin a las nuevas infecciones por VIH en lactantes y niños.  Véalo en RealPlayer

 

Ante un atento público de madres sentadas en fila en largos bancos de piedra, Isabella Domingo, de 28  años, madre de tres hijos, comienza lo que ella espera sea una conversación educativa sobre la importancia de realizar lo antes posible las pruebas para detectar el VIH/SIDA.

Grandes avances en las pruebas del VIH

Isabella comienza con una lección general sobre la importancia de mantenerse saludable y protegerse contra el paludismo antes comenzar con el tema más difícil sobre el VIH. Ella se enteró de que había contraído el VIH cuando llegó al centro de atención de la salud durante el embarazo de su segundo hijo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Isabella Domingo (segunda desde la izquierda), madre de tres hijos que vive con el VIH, forma parte de un grupo de apoyo que ayuda a las mujeres embarazadas y a las madres que viven con el VIH en Beira (Mozambique).

"Cuando la prueba dio positivo, mi marido me culpó por traer la enfermedad a la familia. Se negó a hacerse la prueba y después de un tiempo nos separamos", dice Isabella a las mujeres.

Mozambique ha logrado grandes progresos en la tarea de ayudar a las madres a someterse a la prueba del VIH. Si los resultados de una mujer son positivos y ella toma los medicamentos necesarios después del diagnóstico, hay una alta probabilidad de que el niño nazca libre de VIH.

En Beira –donde la tasa de prevalencia del VIH es mucho mayor que el promedio nacional de alrededor del 11% y se estima que una de cada tres mujeres embarazadas tiene el VIH– se trata de un paso crucial en los esfuerzos mundiales para eliminar las nuevas infecciones por VIH en los lactantes y los niños. Actualmente en Mozambique, 1 de cada 10 niños menores de 5 años morirá de SIDA, casi todos ellos después de haber contraído el virus en el útero materno.

Más de 900 centros de salud, casi todos dedicados a la atención primaria de la salud de Mozambique, están equipados para realizar estas pruebas cruciales, pero la dura realidad sobre el estigma social y la ignorancia continúan impidiendo que muchas mujeres sigan el programa de manera integral y muchas lo abandonan debido al estrés y a las consecuencias sociales.

Educar sobre el VIH

Teresa Antonia Fernando, una enfermera que ha trabajado en el centro durante más de tres años, examina a un promedio de 20 mujeres embarazadas al día como parte de los servicios de atención prenatal, incluida una prueba del VIH.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Teresa Antonia Fernando, una enfermera en el centro de salud Munhava, habla sobre la conveniencia de someterse a la prueba del VIH con una mujer embarazada en Beira (Mozambique).

Ella cree que muchas de las mujeres tienen miedo y no entienden qué es el VIH ni cómo se puede tratar. "Es raro que una mujer se niegue a someterse a la prueba, pero si el resultado es positivo, muchas simplemente no regresan", explica. "Van a otra clínica para recibir servicios de atención prenatal, y esta vez rechazan la prueba."

Isabella, que ahora cuida de sus tres hijos ella misma, es una mujer fuerte. Después de que su marido la abandonara decidió que haría todo lo posible por evitar la infección de su entonces futuro hijo y se esforzó por comprender lo que era el VIH y la repercusión física que había tenido sobre ella y sobre la salud de su bebé. "Yo sabía muy poco acerca de mi cuerpo y sobre la ciencia del virus", comenta. "Ahora sé que si vives adecuadamente puedes vivir mucho tiempo, pero mucha gente todavía no lo entiende y prefiere usar la medicina tradicional”.

Ella y otras cuantas mujeres que viven con el VIH decidieron que también se necesita hacer más para ayudarse mutuamente. Por ello establecieron Kupulumussana (“Vamos a salvarnos los unos a los otros”), un grupo de apoyo a las madres que recibe el respaldo de UNICEF.

Ahora ya cuenta con 37 miembros activos, que cada día ofrecen voluntariamente sus servicios y explican a las madres embarazadas qué es el VIH y la importancia de tomar los medicamentos. Asimismo, ofrecen asesoramiento a las madres durante el embarazo y hasta que sus hijos tienen 18 meses de edad y conocen su situación definitiva.

Grupos de apoyo

Gracias a aliados como UNICEF, el Ministerio de Salud está trabajando para identificar grupos de apoyo existentes y proporcionarles instrumentos y una formación más completos. Esto será fundamental a medida que Mozambique pone en marcha las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre el VIH, que incluyen garantizar que un niño expuesto al VIH siga recibiendo tratamiento profiláctico mientras la madre lo amamanta.

Isabella avanza en la vida. Su experiencia le ha impulsado a volver a la escuela. Combina largos días en la clínica con los estudios por la noche y está por terminar la escuela secundaria. Su sueño es seguir ayudando a las personas como enfermera o maestra.
Después de haber estado en tratamiento antirretroviral desde 2005, Isabella también sueña que un día habrá una cura para el SIDA.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda