La infancia y el VIH/SIDA

Prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo

Cada una de estas 22 hojas con información específica por país establece información estratégica sobre la situación de la prestación del servicio de prevención y el desarrollo de políticas, al tiempo que también destaca las etapas limitantes que deben abordarse para alcanzar los objetivos por país. (Estos documentos se leen con más facilidad si están impresos en formato DIN A4 o formato jurídico estadounidense).

Los datos

En 2009:   

  • Todos los días, cerca de 1.000 bebés se infectaron con el VIH durante el embarazo, el parto o la lactancia. 
  • A escala mundial, hay aproximadamente 1,4 millones de mujeres embarazadas que viven con el VIH en países de ingresos bajos y medios.
  • Sólo el 26% de las mujeres embarazadas que viven en estos países realizaron las pruebas del VIH.
  • En África oriental y meridional, la región más afectada por la epidemia, sólo la mitad de las mujeres embarazadas se hicieron la prueba del VIH.
  • Se estima que el 53% de las mujeres embarazadas que viven con el VIH en el mundo en desarrollo recibieron medicamentos antirretrovirales para evitar transmitir el virus a sus bebés.
  • En África oriental y meridional, el 68% de las mujeres embarazadas que viven con el VIH recibieron tratamiento antirretroviral.

¿Cuál es la respuesta?
Una intervención conocida como "prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo ", o transmisión maternoinfantil, proporciona medicamentos, asesoramiento y apoyo psicológico para ayudar a las madres a salvaguardar a sus hijos contra el virus. Garantizar que esta intervención se brinda a todas las mujeres que lo necesitan es nuestra forma más efectiva para poner fin a la transmisión del VIH de madre a hijo para 2015, y alcanzar el sexto Objetivo de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Garantizar que ningún bebé nazca con el VIH es un paso esencial hacia el logro de una generación libre del SIDA. Sin embargo, muy pocas embarazadas y sus hijos tienen acceso a este tratamiento preventivo.

¿Qué debe suceder?
Para alcanzar nuestros objetivos, las mujeres embarazadas en todo el mundo en desarrollo deben hacerse la prueba del VIH. Los programas de prevención de la transmisión de madre a hijo deben ampliarse para incluir a todas las madres y los bebés que lo necesiten, con independencia de su grado de pobreza o de lo geográficamente aislados que se encuentren. Y allí donde la prevención de la transmisión de madre a hijo del VIH esté disponible debe ofrecerse de manera coherente y con los medicamentos más efectivos del mercado.

Hay una estrategia abierta en cuatro frentes para prevenir el VIH entre los lactantes y niños de corta edad. Esto incluye las intervenciones prioritarias que deben emprenderse como un componente de los servicios generales de salud materna, neonatal e infantil.

Primero: La prevención principal del VIH entre las mujeres en edad fértil dentro de los servicios relacionados con la salud reproductiva como la atención prenatal, posparto / atención prenatal y de la salud, y los puntos de prestación de servicios relacionados con el VIH, incluida la colaboración con las estructuras comunitarias.
Segundo: Proporcionar asesoramiento adecuado y apoyo a las mujeres que viven con el VIH para que puedan tomar una decisión consciente sobre su futura vida reproductiva, con especial atención en la prevención de embarazos no deseados.
Tercero: Para las mujeres embarazadas que viven con el VIH, garantizar la prueba del VIH y el acceso a los medicamentos antirretrovirales que brinden apoyo a la salud de las madres y a prevenir que la infección se transmita a sus bebés durante el embarazo, el parto y la lactancia.
Cuarto: Una mejor integración de la atención del VIH, tratamiento y apoyo a las mujeres resultaron positivos para ellas y sus familias.


 

 

Búsqueda