La infancia y el VIH/SIDA

Ofrecer un tratamiento pediátrico

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ06-1323/Versiani
Unos niños bailan en la sala de juegos del Grupo de apoyo y de prevención del SIDA en el Brasil, donde muchos reciben terapia antirretroviral.

Más de la mitad de todos los niños que viven con el virus necesita el tratamiento con medicinas antiretrovirales para salvar sus vidas. Sólo una minoría lo recibe. Sin el tratamiento, aproximadamente el cincuenta por ciento de estos niños morirá antes de cumplir su segundo cumpleaños.

Los datos

  • En 2009, había en el mundo 2 millones de niños con edad inferior a los 15 años que vivían con el VIH.
  • En el África subsahariana había 2,3 millones de niños que viven con el VIH.
  • Sólo el 28% de los niños menores de 15 años que vivían con el VIH en países de ingresos medios y bajos recibió tratamiento antiretroviral contra el virus.
  • En el África oriental y meridional, la región más seriamente afectada por la epidemia, el 32% de estos niños recibió tratamiento antirretroviral.
  • El número de niños que reciben tratamiento antiretroviral aumentó en más del 375%, de 75.000 en 2005 a 356.000 en 2008.

¿Cuál es la respuesta?
Una vez que se confirma un diagnóstico de VIH, el apoyo médico y social debe estar disponible en todas etapas de la infancia, en la adolescencia y en la edad adulta.

En el mundo en vías de desarrollo, los niños tienen menos probabilidad que los adultos de recibir el tratamiento antiretroviral para el VIH. La pobreza, el aislamiento y la distancia a las instalaciones de asistencia médica pueden colocarlos más allá del alcance de los cuidados que salvan vidas.

El cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas insta a la reducción de la mortalidad de niños y lactantes.

¿Qué es necesario que suceda?
Una comprobación, diagnóstico y tratamiento precoces son cruciales para garantizar que los niños que viven con el virus reciben la atención que necesitan. Para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los servicios para el cuidado, tratamiento y protección de los niños deben ampliarse para llegar hasta todos aquellos afectados. Sólo entonces la respuesta a la epidemia incluirá verdaderamente a todos.


 

 

Búsqueda