Côte d'Ivoire

Romper el ciclo del SIDA allí donde la ignorancia puede ser mortal

Imagen del UNICEF: Côte d’Ivoire, HIV Prevention
© UNICEF Côte d’Ivoire/2007/Vidal-Dubuc
Los educadores jóvenes Hervé Yao y Carole Gnamaka hacen una demostración de cómo utilizar un preservativo durante un debate de grupo sobre el VIH en Abidjan, Côte d’Ivoire.

Por Stephanie Vidal-Dubuc

Esta es la segunda de una serie de historias basadas en iniciativas que han dado resultado a la hora de promover una vida sana, proporcionar una educación de calidad, combatir el VIH y el SIDA, y proteger a los niños y niñas contra el abuso sexual, la explotación y la violencia. Todo ello forma parte de una edición especial de Progreso para la Infancia de UNICEF en 2007 que informará sobre los avances en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Este informe se presentará el 10 de diciembre de 2007.

ABIDJAN, Côte d’Ivoire, 28 de agosto de 2007 — Es sábado y hace calor; un grupo de jóvenes están reunidos bajo un árbol para evitar los rayos del sol. Escuchan con atención a Hervé Yao, de 26 años, y a Carole Gnamaka, de 17, discutir sobre las relaciones sexuales seguras. Los educadores entre iguales acuden allí todos los fines de semana para explicar a los jóvenes del barrio los peligros del VIH, cómo se transmite el virus y la manera de protegerse contra él.

Hay señales que indican que la prevalencia del VIH ha descendido en Côte d’Ivoire, según un informe de 2007 de las Naciones Unidas. La prevalencia entre las mujeres jóvenes embarazadas disminuyó de un 10% en 2001 a un 6,9% en 2005, lo que sugiere que las actividades de prevención están dando resultados.

La clave para remitir la propagación del SIDA es aumentar la concienciación sobre la epidemia entre los jóvenes y animarlos a que adopten comportamientos más seguros. Sin embargo, con demasiada frecuencia y especialmente entre los menos privilegiados, los jóvenes no saben cómo obtener la información y los servicios o simplemente no tienen acceso a ellos. 

Recibir información de los compañeros

El Sr. Yao y la Sra. Gnamaka viven en Abobo, una de las zonas más deprimidas de Abidjan, la mayor ciudad de Côte d’Ivoire. En este barrio densamente poblado muchos jóvenes están sin escolarizar y desempleados. Desconectados de cualquier organización oficial, su probabilidad de recibir información adecuada sobre asuntos de salud es menor, lo que les pone en grave riesgo de infección del VIH o de cualquier otra infección de transmisión sexual.

Hace unos pocos meses, Edson Djeni, un educador de Lumière Action, una organización no gubernamental, comenzó un proyecto educativo paritario sobre el SIDA. Habló con El Sr. Yao y la Sra. Gnamaka, ya implicados en una organización de juventud, para que se hicieran educadores de sus compañeros.

“Al principio, no teníamos ni idea de lo que significaba ser educadores de nuestros compañeros y sabíamos muy poco sobre el SIDA”, recuerda el Sr. Yao. “Pero ahora sé mucho más y me he dado cuenta de que la información compartida puede salvar vidas”.

El proyecto Lumière Action utiliza la educación impartida por y para personas de la misma edad con el fin de informar a los jóvenes sobre el SIDA. Educadores como el Sr. Yao y la Sra. Gnamaka están cualificados para organizar actividades a sus compañeros, es decir, a personas de su edad, origen e intereses.

Imagen del UNICEF: Côte d’Ivoire, HIV Prevention
© UNICEF Côte d’Ivoire/2007/Vidal-Dubuc
El Sr. Yao y la Sra. Gnamaka con su supervisor de Lumière Action, Edson Djeni.

Educación y prevención

El proyecto emplea una aproximación holística ofreciendo pruebas gratuitas y voluntarias del VIH, consejos y actividades educativas, y remitiendo a centros de tratamiento a aquellos que den positivo. Hasta ahora, el proyecto cuenta con 300 socios, la mayoría de ellos voluntarios, que creen en la educación como uno de los mejores medios para prevenir el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual.

El Sr. Djeni, que ha trabajado de voluntario durante cuatro años, comenzó con Lumière Action como educador y ahora dirige el centro de formación para la educación de compañeros. La primera vez que se implicó fue a petición de su hermana mayor que es VIH positiva.

“Ahora no hay nada en el mundo que me haga dejarlo”, dice el Sr. Djeni. “Lumière Action es para mí como una familia. Pero más que nada quiero seguir allí por mi hermana”.

Cambiar las cosas

Todos los voluntarios comparten el compromiso y la pasión por ayudar a su comunidad. Aunque el Sr. Yao y la Sra. Gnamaka llevan poco tiempo trabajando como educadores, están orgullosos de lo que ya han conseguido.

“Me siento extremadamente útil al ser capaz de ayudar a las personas de mi edad y desmitificar todo lo que rodea al SIDA y a las enfermedades de transmisión sexual”, dice la Sra. Gnamaka. “Estoy seguro de que, a la larga, mis actos contribuirán a salvar vidas”.

“Cuando voy caminando por las calles, la gente me reconoce”, dice el Sr. Yao. “Se me acercan a hacerme preguntas, o a veces porque quieren saber dónde conseguir preservativos. Ahora están más conscientes de los riesgos de transmisión, y yo me siento feliz de ayudarlos a protegerse”.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda