China

En un campamento de verano se alimentan los sueños de los niños y niñas afectados por el VIH/SIDA

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2009/Liu Dianming
Varios de los 72 niños y niñas que asisten al sexto campamento anual de verano para niños afectados por el SIDA, organizado por UNICEF y el Comité Nacional chino para el Cuidado de los Niños.

BEIJING, China, 20 de agosto de 2009 - El sexto campamento anual de verano para niños afectados por el SIDA se clausuró con una ceremonia que se llevó a cabo en el Gran Salón del Pueblo, a la que asistieron 72 niños y niñas, importantes funcionarios de gobierno y representantes de los medios nacionales de difusión.

El campamento se lleva a cabo con el apoyo de UNICEF y el Comité Nacional de China para el Cuidado de los Niños.

Durante la ceremonia de clausura del campamento, la Dra. Yin Yin Nwe, Representante de UNICEF en China, realizó un llamamiento para que se brinde a los niños y niñas “el firme y prolongado apoyo externo necesario para que puedan sobrevivir y lograr un desarrollo pleno”.

“Los adultos tenemos la obligación de prestar atención a sus necesidades y adoptar medidas para satisfacerlas”, añadió.

Actividades que alimentan sus sueños

Durante los cinco días que duró el campamento, los niños y niñas participaron en actividades deportivas y culturales que se llevaron a cabo en la Gran Muralla, el Palacio de Verano, el Estadio Nacional de Beijing y otros sitios destacados.

Los niños también disfrutaron de las visitas de varias personas famosas, entre ellas jugadores de baloncesto que les dieron consejos sobre la práctica de este deporte y un famoso mago que les enseñó varios trucos.

Todas las actividades del campamento tuvieron como objetivo convencer a los niños y niñas que viven con el VIH/SIDA de que pueden hacer realidad sus sueños.

Familias adoptivas comunitarias

“Me esforzaré por hacer realidad mi sueño, que consiste en estudiar en la prestigiosa Universidad de Fudan, en Shanghai”, manifestó Xiaobo, un niño de 17 años que perdió a su padre y a su madre debido al SIDA y que desde hace un año vive con una familia adoptiva comunitaria que recibe apoyo de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2009/Liu Dianming
Durante los cinco días que dura el campamento de verano, los niños y niñas participan en actividades deportivas y culturales que se llevan a cabo en la Gran Muralla, el Palacio de Verano, el Estadio Nacional de Beijing y otros sitios notables.

La familia adoptiva comunitaria, llamada “familia de la felicidad”, está constituida por dos personas que ejercen la tutoría de los niños y niñas que han quedado huérfanos debido al SIDA, ejerciendo las funciones de padre y madre.

UNICEF colabora con sus aliados gubernamentales para brindar a las familias apoyo integral y oportunidades de generar ingresos para que puedan atender mejor las necesidades de sus hijos.

“Solía sentir que iba a fracasar y que nunca podría mejorar la situación de mi familia”, explicó Taotao, un niño de 13 años que asistió al campamento de verano. “Pero quizás estaba equivocado respecto de lo que sentía, porque ahora pienso que yo también tengo derecho a soñar”.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda