Camboya

Un programa que recibe apoyo de UNICEF atiende a los niños y niñas camboyanos que viven con VIH

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Vanna, de 12 años de edad, recibe atención médica periódica gracias al programa Ayuda entre amigos, que cuenta con el respaldo de UNICEF.

Por Shantha Bloemen

PROVINCIA DE SVAY RIENG, Camboya, 14 de julio de 2008 – En el porche de su hogar en esta región rural de Camboya, Vanna, de 12 años de edad, su hermano mellizo y su hermana mayor tratan de terminar los deberes escolares antes de que oscurezca. Mientras los tres huérfanos y la tía que los tiene a su cargo corren contra reloj tratando de aprovechar lo que queda de luz diurna, un reloj de pared al que rodean varios retratos familiares da seis campanadas.

Al escuchar las campanadas, la tía va a buscar una bandeja con varias medicinas. Vanna toma diversas píldoras porque ésta es otra carrera que el niño está corriendo contra el reloj. Vanna es uno de los 6.000 niños y niñas camboyanos que viven con VIH.

El padre del Vanna murió de SIDA en 2000. Tras un año de enfermedad, su madre también perdió la vida. Fue entonces cuando los tres niños fueron sometidos a la prueba del VIH, que indicó que el único de los tres que estaba infectado era Vanna.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Vanna y sus hermanos hacen los deberes escolares en el porche de su casa, bajo la mirada atenta de su tía.

Ayuda entre amigos

Seis años más tarde, la vida de Vanna no se diferencia mucho de la de sus hermanos. Sigue andando en bicicleta, yendo al colegio y colaborando con el resto de la familia en las labores domésticas.

La principal razón por la que Vanna vive una existencia relativamente normal es la ayuda que recibe en el hospital provincial por parte del grupo de apoyo Ayuda entre amigos, que cuenta, a su vez, con el respaldo de UNICEF. Ese programa, diseñado especialmente para los niños y niñas que viven con VIH y los adultos que los tienen a su cargo, les ofrece la oportunidad de relacionarse con otros niños en circunstancias similares, conversar sobre sus vidas, jugar y recibir almuerzos nutritivos y atención médica.

Desde hace dos años, Vanna y su tía realizan mensualmente el viaje de 15 km entre su hogar y el hospital.

La Fundación Clinton suministra medicamentos

“Me encanta poder conversar y jugar con otros niños y niñas que, como yo, deben tomar medicamentos todos los días”, dice Vanna tímidamente.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Cuando los niños y niñas que viven con VIH acuden al hospital para sus exámenes médicos periódicos, reciben un sustancioso almuerzo que les suministra de manera gratuita el programa Ayuda entre amigos.
Los fondos suministrados por UNICEF posibilitaron la transformación de una amplia sala del pabellón pediátrico, que ahora cuenta con coloridos murales de animales, y libros y juguetes. Uno de los aliados de UNICEF, la Fundación Clinton, suministra los medicamentos que Vanna y los demás niños reciben mensualmente después de cada examen médico.

UNICEF ha desempeñado un papel importante de apoyo al tratamiento del SIDA pediátrico en Camboya mediante la restauración de pabellones y hospitales de niños y el suministro de orientación técnica y capacitación en materia de VIH y SIDA.

Mejor atención, menor estigma

“Uno de los problemas que existen en Camboya es que muchas instalaciones son anticuadas y están en condiciones deficientes”, afirma Haritiana Rakotomamonjy, a cargo de la Sección de Prevención y Tratamiento del VIH/SIDA de la Oficina de UNICEF en Camboya. “Algunos de los hospitales a los que se remite a los niños y niñas no tienen siquiera sitio para alojarles. Las labores de restauración de muchos establecimientos de atención de la salud han hecho posible que se vuelva a atender a todos los niños, independientemente de su origen o situación”.

Entre 1997 y 2006, Camboya redujo drásticamente la tasa de infección por VIH del 3% a algo menos del 1%. Una de las razones de ese éxito fue la eliminación del costo social que tenía para los infectados que se conociera públicamente su condición cuando acudían a recibir tratamiento médico.

Antes, la población en general evitaba todo contacto con las personas infectadas con VIH. Pero la ampliación de las instalaciones donde se realizan las pruebas del VIH, de los servicios de tratamiento y de las redes de apoyo como Ayuda entre amigos, ha posibilitado una importante reducción de la discriminación y el estigma.

“En Camboya ha quedado demostrado que aún cuando uno cuente con recursos limitados, se puede revertir la situación con respecto a una enfermedad contagiosa compleja”, explica Wing-Sie Cheng, Asesor sobre VIH/SIDA de la Región de Asia Oriental y el Pacífico de UNICEF. “Mediante la labor de los buenos dirigentes y una buena política sanitaria de seguimiento se garantizan cambios positivos en el terreno a nivel de distritos y provincias”.

Sin embargo, debido a que casi la mitad de las nuevas infecciones afectan a las mujeres casadas y una tercera parte de las mismas se debe a la transmisión de la madre al hijo, los niños y niñas camboyanos vulnerables tienen aún por delante una larga carrera contra el reloj.


 

 

Vídeo (en inglés)

Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre un programa que forma parte de la exito
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda