Tailandia

Una valiente niña tailandesa que vive con VIH cuenta su historia

Imagen del UNICEF
© UNICEF Thailand/2005/Few
Este reloj posibilita que Noo tome sus medicamentos a tiempo. Se trata de una precaución simple pero fundamental para el éxito del tratamiento contra el VIH/SIDA.

Por Robert Few

En la desvencijada sala de reuniones de la AIDS Access Foundation, una pequeña ONG que funciona en la región septentrional de Tailandia, se sienta Noo (nombre ficticio), una niña de 12 años de edad. Tanto el padre como la madre de Noo murieron de enfermedades relacionadas con el SIDA, y Noo también se contagió con el VIH.

En algunos aspectos, Noo parece mucho menor que sus 12 años, debido a que el virus la ha dejado delgada y le ha robado gran parte de su energía. Pero en otros aspectos, como su mirada y la facilidad con que emplea términos médicos como “antirretroviral" e "infección oportunista", parece mucho mayor de lo que realmente es.

Huérfana, pobre e infectada con el VIH, Noo vive con su abuelo, que es alcohólico. Noo está a cargo de su hogar, ya que se encarga de la limpieza, de las finanzas, de ocultar el dinero para que su abuelo no lo encuentre y de darle a éste un estipendio para sus gastos personales. Noo debe viajar 70 km para obtener los medicamentos que necesita. Sólo pueden ingerirlos en forma de líquidos, debido a lo cual cada vez que obtiene medicamentos para todo el mes debe transportar una carga pesada. Noo no confía en los medicamentos antirretrovirales en píldoras porque dice que su madre los tomaba así y que a pesar de ello murió.

Esta es historia de Noo, en sus propias palabras.

CHIANG RAI, Tailandia, 11 de enero de 2006 – “Estoy enferma desde hace alrededor de un año. Me quedo sin aliento y tengo muchos ataques de tos. Fui al hospital de la zona y un médico me dijo que tenía una infección oportunista. Esa vez fui con mi madre, que todavía estaba viva. Me hicieron algunas pruebas, aunque yo no sabía qué era lo que estaba sucediendo. El doctor tampoco supo qué era lo que tenía, de manera que me enviaron al Hospital Chiang Mai. Allí le dijeron a mi madre que yo tenía el VIH. Yo sabía que VIH quiere decir SIDA y que me iba a debilitar”.

“Mi madre murió ese mismo año. Después de su muerte, mi abuelo comenzó a emborracharse constantemente y a pegarme y gritarme con frecuencia. Durante un tiempo me fui a vivir a una fundación, pero mi abuelo me extrañaba. Ahora bebe poco y todavía puede trabajar. Todos los días me lleva a comer y luego me pone en el autobús que me lleva a AIDS Access”.

“Tomo los medicamentos antirretrovirales todos los días. Los tengo que tomar a las siete de la mañana y a las siete de la tarde, exactamente. Tomo esos medicamentos desde hace cuatro meses y me siento más fuerte, y me puedo alimentar".

“Voy al médico una vez por mes. Viajo sola, pero eso no es un problema. Sin embargo, al regresar tengo que traer esa pesada carga de medicamentos sin que nadie me ayude”.

 “Un enfermero me dio un reloj para que pudiera tomar los medicamentos a la hora exacta. El reloj es muy útil porque tiene una alarma que suena cada vez que tengo que tomar los medicamentos. Si no fuera por ese reloj, me olvidaría. No le tengo miedo al SIDA. Si me olvido de tomar los medicamentos, debo hacerlo de inmediato”.

“Si tomo los medicamentos, la enfermedad mejora. Nunca me liberaré de ella, pero si tomo los medicamentos no me voy a sentir mal”.

“Cuando mis amigos se enteraron de que estaba enferma, no venían a jugar conmigo porque me veían tan delgada. Me decían: "No vengas a estudiar con nosotros porque tienes SIDA". Pero yo sé que el SIDA no es algo que uno se puede contagiar fácilmente, y también sé que a uno no le da SIDA por jugar con otros. Ahora mis amigos comprenden y me vienen a visitar a casa, o yo voy a la suya. Y sus padres los dejan jugar conmigo".

“A la escuela no voy porque todavía no me siento bien. La maestra quiere que mejore un poco antes de que vuelva a clase. Esperaré hasta el año próximo".

“Quiero estudiar y ser una mujer de negocios. Estoy un 99% segura de que tendré fuerzas suficientes para hacerlo, pero no puedo estar absolutamente segura porque tengo un problema pulmonar y en la temporada de frío y lluvias tengo dificultades respiratorias".


 

 

Búsqueda