Bulgaria

El Director Ejecutivo Adjunto de UNICEF, Martin Mogwanja, destaca en Bulgaria las necesidades de los niños que no reciben cuidados de sus progenitores

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2012/Bulgaria
Martin Mogwanja, Director Ejecutivo Adjunto de UNICEF, y Tanja Radocaj, Representante de UNICEF en Bulgaria, visitan una institución para niños y niñas con discapacidad en la localidad búlgara de Sladuk Kladenetz.

Por Jacklin Tzocheva

Por Jacklin Tzocheva
SOFIA, Bulgaria, 8 de mayo de 2012. Martin Mogwanja, Director Ejecutivo Adjunto de UNICEF, llevó a cabo varias visitas a niños de Bulgaria que reciben cuidados en residencias e instituciones y se informó acerca de las necesidades de los niños y niñas más vulnerables, las dificultades que existen para brindarles atención adecuada y los esfuerzos que se llevan a cabo para mejorar los sistemas que les brindan apoyo.

Alternativas a los cuidados institucionales

Los niños de Europa del Este y Asia central, y en especial los niños con discapacidad, son alojados en instituciones en proporciones y números mucho mayores que en el resto del mundo.

Sin embargo esos centros no son adecuados para los niños, que no reciben en ellos la atención personal que necesitan para lograr un desarrollo pleno. Esas instituciones resultan particularmente perjudiciales para la salud de los lactantes y los niños de corta edad que, en algunos casos, pueden sufrir discapacidad debido a la carencia de estímulos sociales e intelectuales. Al no recibir cuidados adecuados, esos niños y niñas están expuestos al abuso y el abandono.

Mediante una reciente serie de reformas que alentó UNICEF se fomentan alternativas más sanas para esos niños, entre las cuales figuran las familias de acogida, el nombramiento de tutores y la creación de hogares en los que conviven grupos pequeños de niños en un ambiente similar al que ofrecen las familias. UNICEF también aboga por que se brinde más apoyo a las familias que viven en situación de pobreza o que tienen dificultades para cuidar a sus niños con discapacidad, de manera que éstos puedan permanecer en sus hogares.

Durante su visita, Mogwanja se reunió con el personal y con los niños y niñas alojados en un centro para menores con discapacidad de la aldea de Sladuk Kladenetz, en la región de Stara Zagora.  Lo acompañaron Ivanka Sotirova, vicealcaldesa de la ciudad de Stara Zagora, e Ivaylo Milanov, funcionario del organismo estatal búlgaro de protección infantil.

“A pesar de que las condiciones no eran tan malas, era evidente la carencia de compromiso afectivo y en este tipo de instituciones el personal no puede hacer mucho más de lo que ya hace", comentó Mogwanja. “Los niños deben vivir en familia o, en su defecto, en hogares de acogida o en grupos pequeños en un ambiente familiar, donde tengan acceso a los servicios médicos".

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2012/Bulgaria
Martin Mogwanja, Director Ejecutivo Adjunto de UNICEF, visita una comunidad en Stara Zagora (Bulgaria).

Afortunadamente, el centro al que se refería Mogwanja será clausurado como parte de un programa de institucionalización financiado parcialmente por la Unión Europea. Los niños alojados en el centro serán transferidos a otros entornos más saludables.

Durante su visita, Mogwanja se reunió también con padres y madres de acogida en el centro regional de Hogares de acogida, que tiene a su cargo la Asociación de samaritanos, respaldada por UNICEF. En el centro se brinda información y servicios de evaluación y se suministra capacitación a potenciales padres y madres de acogida. Además se presta ayuda con la búsqueda de niños y padres de acogida idóneos, así como apoyo durante el proceso de integración del niño en la familia. Los padres y madres presentes conversaron con el funcionario de UNICEF sobre los problemas y las recompensas que trae aparejada la decisión de cuidar a un niño vulnerable. En esta línea, se refirieron a los beneficios físicos y mentales que obtienen los niños que son cuidados por familias en lugar de permanecer alojados en instituciones.

Al día siguiente, Mogwanja realizó una visita a uno de los diez hogares de grupos pequeños de niños con discapacidad, que comenzaron a funcionar en 2010 en la aldea de Mogilino gracias a la acción conjunta del gobierno y UNICEF, con posterioridad al cierre de una residencia para niños en esa localidad.

Comunidades empobrecidas

Moganja visitó asimismo una comunidad romaní de la ciudad de Stara Zagora llamada Lozenec. Allí conversó con los habitantes: niños y adultos, así como con representantes de una ONG local llamada fundación World Without Borders , que presta ayuda a las familias de ese vecindario desde hace más de ocho años.

Durante esa reunión se habló de los graves desafíos que tienen por delante esos niños y niñas, como la pobreza, la discriminación y la carencia de servicios básicos. Asimismo se mencionó que muchas niñas y mujeres jóvenes se ven envueltas en la prostitución y son víctimas de la trata de personas, además de explicar que Stara Zagora es una de las regiones de Bulgaria con las tasas más altas de embarazo adolescente, en algunos casos de niñas de apenas 12 años.

En Sofía, capital de Bulgaria, Mogwanja se reunió con Totyu Mladenov, Ministro de Trabajo y Política social, con quien trató los temas prioritarios de UNICEF en el país y el compromiso del gobierno con los derechos de los niños. El ministro destacó la importancia de la alianza entre su ministerio y UNICEF, y puso de relieve los cambios positivos que la misma tenido para las vidas de los niños, niñas y mujeres.

 “Nuestra misión consiste en concentrar nuestros esfuerzos en los niños más vulnerables y en situación de mayor desventaja, y en esta región del mundo esos niños son los que no reciben cuidados de sus progenitores, los niños con discapacidad y los que provienen de familias muy pobres", explicó Mogwanja. “Me alegra saber que Bulgaria avanza a grandes pasos hacia el mejoramiento de los sistemas de protección de los niños y hacia la vigencia plena de sus derechos".


 

 

Búsqueda