Sobre UNICEF: Quiénes somos

UNICEF en 2010: Análisis del año

Múltiples emergencias y un enfoque para llegar a los niños más vulnerables

NUEVA YORK, EE.UU., 30 de diciembre de 2010 - Para UNICEF y los niños y niñas del mundo, los últimos 12 meses han estado marcados por dificultades sin precedentes y oportunidades extraordinarias. A medida que 2010 llega a su fin, vale la pena destacar algunos de los momentos que hicieron de éste un año como ningún otro.

VÍDEO: Vea lo más destacado de la labor de UNICEF en 2010. Producido y editado por John Mims.  Véalo en RealPlayer

 

El año comenzó, de manera trágica e inquietante, con el catastrófico terremoto ocurrido en Haití el 12 de enero. El terremoto se cobró más de 220.000 vidas y desplazó a 1,6 millones de personas. También fue el desastre más mortífero hasta ahora para las Naciones Unidas, que perdió más de 100 miembros del personal.

Mientras los haitianos excavaban entre los escombros, los organismos de ayuda humanitaria respondieron con asistencia vital. Seis meses más tarde, UNICEF y sus aliados proporcionaban agua potable a alrededor de un millón y medio de personas en la zona del sismo. Más de 275.000 niños recibían vacunas contra las principales enfermedades que se pueden evitar con la inmunización, y los programas de nutrición suministraban alimentos a unos 550.000 niños pequeños y mujeres lactantes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0090/Smeets
El 22 de enero, un trabajador de UNICEF habla con una mujer que sostiene a su bebé en Place Boyer, una plaza pública en el distrito de Petionville de Puerto Príncipe, una de las numerosas zonas para las personas desplazadas por el terremoto del 12 de enero en Haití.

Sin embargo, un brote de cólera ocurrido recientemente ha matado a miles de personas y causado enfermedades a muchos más, destacando la necesidad de una vigilancia continua contra las condiciones que facilitan la reproducción de enfermedades transmitidas por el agua.

Impulsados para actuar

La crisis en Haití fue una de las diversas situaciones de emergencia que impulsaron a UNICEF y sus aliados a actuar en 2010. “El número y la magnitud de las emergencias a las que tenemos que responder no están reduciéndose”, dijo Louis-Georges Arsenault, Director de Programas de Emergencia. “De hecho, están aumentando.”

Las inundaciones causadas por los monzones en Pakistán, por ejemplo, causaron estragos a gran escala. Las inundaciones, que se produjeron por primera vez a finales de julio, inundaron una quinta parte del país y afectó a más de 20 millones de personas. UNICEF intervino para ayudar a satisfacer las necesidades urgentes de salud, nutrición, agua y saneamiento de los sobrevivientes de las inundaciones: especialmente los niños, niñas y mujeres de las zonas más remotas.

Otras situaciones de emergencia a las que UNICEF hice frente este año:

  • El 27 de febrero, un terremoto 8,8 grados de magnitud sacudió la costa de Chile, causando centenares de muertos, desplazando a alrededor de un millón y medio de personas y dañando gravemente la infraestructura del país. UNICEF colaboró con el Gobierno para suministrar agua y saneamiento y prestar servicios de protección de la infancia.
  • El 14 de abril, un sismo de 7,1 grados de magnitud sacudió la gobernación autónoma tibetana de Yushu situada en la provincia de Qinghai, en China. El terremoto golpeó con especial dureza en Jiegu, una aldea pobre y apartada de la meseta tibetana a 4.000 metros de altura. UNICEF respondió rápidamente a las solicitudes de ayuda de emergencia de las autoridades de educación y salud.
  • A mediados de junio, miles de personas de origen étnico uzbeko –en su mayoría mujeres, niños y ancianos– huyeron de la violencia en el sur de Kirguistán y cruzaron la frontera hacia el vecino Uzbekistán. UNICEF prestó asistencia a los refugiados en forma de alimentos, agua, suministros médicos y saneamiento.
  • En la primavera y el verano se agravó una crisis alimentaria en Níger, provocada por una sequía prolongada y un aumento en los precios de los alimentos. UNICEF y sus aliados –en particular la Comisión Europea– intervinieron con asistencia en materia de nutrición y salud destinada a cientos de miles de niños vulnerables.
  • En octubre, UNICEF, otros organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y el Gobierno de Benin organizaron una respuesta humanitaria a las inundaciones a gran escala que afectaron las dos terceras partes de la masa terrestre de ese país.

Igualdad y desarrollo

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-1622/Zak
El 16 de agosto, el Director Regional de UNICEF para Asia Meridional, Daniel Toole, habla con un niño en una escuela de la provincia de Khyber-Pakhtunkhwa, en Pakistán, durante un examen de la ayuda de UNICEF para los niños y mujeres afectados por las peores inundaciones que se recuerdan en este país.

En todas las grandes emergencias, UNICEF se mantiene sobre el terreno no sólo para ofrecer una respuesta inmediata, sino para el arduo proceso de la recuperación y la reconstrucción, que incluye volver a la normalidad en materia de educación para niños y niñas por igual.

Y aun en medio de las crisis, siempre está presente el reto a largo plazo de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas (ODM).

De hecho, UNICEF presentó este año un nuevo enfoque a su labor para ayudar a alcanzar los ODM en el plazo de 2015. Descrito en su emblemático informe, Progreso para la infancia: Lograr los ODM con equidad, el enfoque se basa en una premisa simple: que las necesidades de los más pobres entre los pobres es clave para cumplir los objetivos de desarrollo y la reducción de la injusticia mundial.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2280/Nesbitt
En octubre, el Director Ejecutivo Anthony Lake entrega a Pamela Adhiambo Otieno, una mujer embarazada con VIH en Kenya, un innovador “conjunto madre-bebé” que contiene medicamentos y antibióticos de fácil uso para evitar la transmisión de madre a hijo del VIH.

Anthony Lake, quien asumió el cargo en mayo como sexto Director Ejecutivo de UNICEF, ha impulsado la estrategia basada en la igualdad. Lake insistió en esta cuestión durante la Cumbre del Milenio del pasado otoño y en varios viajes sobre el terreno, incluida una visita realizada en octubre a Kenya para la presentación del conjunto para la madre y el bebé de UNICEF. Un botiquín para llevar a casa con los medicamentos y antibióticos que pueden evitar la transmisión madre a hijo del VIH, el conjunto está diseñado para las mujeres pobres y marginadas que carecen de acceso a la atención preventiva.

“Creo que es precisamente en los más vulnerables, en los niños y niñas más difíciles de alcanzar, en quienes debemos concentrarnos”, dijo Lake. "Tenemos que entender que esto no es solamente un ejercicio estadístico. Se trata de la vida de los niños y las madres, de los niños y niñas de todo el mundo”.

Cuando el año 2011 comienza, UNICEF mantiene su compromiso de satisfacer las necesidades de los niños y niñas, de defender sus derechos y de construir un futuro mejor para todos ellos.


 

 

Búsqueda