Alianzas con la sociedad civil

El fútbol cambia la vidas de los niños y las niñas

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ02-0508/Vitale
Un grupo de niños juega con una improvisada pelota de fútbol en Malawi.

El fútbol. En todo el mundo, los niños y las niñas juegan y aman ese deporte. Lo juegan niños y niñas por igual tanto en las abigarradas calles urbanas como en las pequeñas aldeas. Se juega en los campos, en los campamentos de refugiados y aún en situaciones de guerra y conflicto armado. Dondequiera que haya niños y niñas es muy probable que haya fútbol.

El 20 de mayo de 2004, el UNICEF felicita a su aliada, la FIFA, el organismo internacional que gobierna el fútbol, por ayudar a cambiar las vidas de los niños y las niñas del mundo mediante la práctica de los deportes. De manera similar, la FIFA continúa apoyando a la niñez y al UNICEF durante la celebración de su Centenario en París, Francia. Cuando se dispute el partido de mujeres con motivo de la celebración, todas las futbolistas del equipo de Alemania, la selección campeona del mundo, así como las del equipo de estrellas femeninas de la FIFA, con el que se enfrentarán, lucirán en sus mangas los escudos de la FIFA y el UNICEF.

En esos encuentros estará presente el futbolista internacional y Embajador de Buena Voluntad del UNICEF George Weah. El señor Weah comenzó a jugar fútbol en las calles de Liberia cuando era un niño. Hoy es un atleta de prestigio internacional que cree que los deportes resultan fundamentales para sanar las heridas que sufren los niños y las niñas debido a los conflictos armados, especialmente los niños soldados.

“El deporte une a la gente. Si queremos avanzar hacia la unidad, debemos reunirnos y practicar deportes”, afirmó el señor Weah en una entrevista con el UNICEF en diciembre pasado. “Porque cuando practicamos deportes no sólo tenemos oponentes, nos comportamos bien en el campo de juego y buscamos la manera de ganar, sino que también nos divertimos. Los deportes son muy importantes porque nos hacen sensibles a los sentimientos, y a través de eso se puede lograr la paz”.

Una poderosa alianza que ayuda a todos los niños y las niñas

La alianza entre la FIFA y el UNICEF pone de relieve la importancia del derecho de la niñez al juego, que establece la Convención sobre los Derechos del Niño. Esa alianza nació en 1999 y adquirió carácter formal en 2001. En 2002, la FIFA dedicó la Copa del Mundo a la campaña “Decir sí por los niños y las niñas”, del UNICEF. Esa fue la primera ocasión en que un Mundial estuvo dedicado a una causa humanitaria.

El Mundial de Fútbol Femenino celebrado en Estados Unidos en 2003 fue dedicado a “¡Vamos niñas! Educación para toda la infancia”, la iniciativa mundial del UNICEF para lograr que aumente el número de niñas que van a la escuela. Además, la FIFA donó al UNICEF 150.000 dólares destinados a la compra y distribución de 600 conjuntos de equipos para práctica de deportes en 12 países involucrados en la campaña “25 para 2005” de educación de las niñas. La campaña “25 para 2005” constituye un esfuerzo intenso para lograr que el mismo número de niñas que de niños asistan a la escuela en 25 países para 2005.

El UNICEF ha descubierto que el fútbol posibilita llegar a los niños de muchas maneras diferentes.

  • La educación: el UNICEF se ha unido a la FIFA con el fin de aprovechar la vasta popularidad y la alta visibilidad del fútbol para ayudar a que todos los niños –y todas las niñas– vayan a la escuela y no abandonen sus estudios.
  • El VIH/SIDA: el UNICEF respalda varios programas futbolísticos relacionados con la educación sobre el VIH/SIDA.
  • La protección de la niñez: el UNICEF ha descubierto que la práctica del fútbol puede ayudar a que los niños y las niñas se recuperen de los traumas, ya que fomenta su desarrollo físico y emocional.
  • La educación de las niñas: las niñas que practican deportes tienden a ser más saludables, tanto en lo emocional como en lo físico. El UNICEF emplea los conjuntos de equipos deportivos y la práctica del fútbol como herramientas para aumentar la asistencia de las niñas a la escuela, para potenciar a las niñas y para modificar en todo el mundo las actitudes con respecto al status de las niñas y las mujeres.

Y en los países donde hay pocas oportunidades para que los niños puedan librarse de la pobreza, los conflictos y las enfermedades, el fútbol, como otros juegos, constituye una práctica positiva.


 

 

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

Todos los niños y las niñas tienen derecho a jugar

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda