Junta Ejecutiva de UNICEF

La Junta Ejecutiva de UNICEF centra su atención en los niños y las niñas de África

La Junta Ejecutiva de UNICEF inauguró esta semana en Nueva York su sesión anual de 2014.

 

Por Kristin Taylor

La Junta Ejecutiva examina las actividades de UNICEF y aprueba sus políticas, programas por país y presupuestos. La Junta está integrada por 36 miembros que representan los cinco grupos regionales de los Estados Miembros de las Naciones Unidas. La Junta Ejecutiva se reúne en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York tres veces al año: un primer periodo ordinario de sesiones en enero/febrero; uno anual en mayo/junio, y un segundo periodo ordinario de sesiones en septiembre.

NUEVA YORK, Estados Unidos de América, 3 de junio de 2014 – La Junta Ejecutiva de UNICEF inauguró su sesión anual con el telón de fondo de una era marcada por importantes cambios para los niños.

Este mismo año, el mundo va a conmemorar el 25º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) y a celebrar los logros más significativos encaminados a garantizar que todos los niños tengan las mismas oportunidades para ejercer esos derechos. El plazo final para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de 2015 también está más próximo, y ya se han conseguido algunos triunfos fundamentales.

Mirando al futuro

El acercamiento a estos hitos ofrece la oportunidad de evaluar los resultados concretos que hemos conseguido, definir nuestro ideal de futuro para niños y niñas, y determinar los objetivos que ayudarán a convertir en realidad esa aspiración.

Imagen del UNICEF
© UNICEF NYHQ/2014/Markisz
Su Majestad la Reina Sofía de España se dirige a los miembros de la Junta Ejecutiva de UNICEF durante su sesión anual de 2014 en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

En su discurso de apertura de la Junta, el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, subrayó que, aunque sigan surgiendo nuevos retos, tenemos aptitudes para superarlos si seguimos considerando a los niños como la base de nuestro interés. “A pesar de agoreras profecías pesimistas, no cabe duda de que incluso en un mundo de población creciente y en fiera competición por los recursos y las oportunidades, el cambio y el progreso son posibles”.

“Debemos seguir considerando no solo el modo en que hemos cambiado las vidas de las niñas y los niños en los últimos 35 años, sino también cómo será la infancia cuando la CDN cumpla 50 años”, dijo el señor Lake.

Su Majestad la Reina Sofía de España, quien asistió a la reunión de la Junta sobre el apoyo a los derechos de los niños de todo el mundo, hizo eco de muchos de estos sentimientos: “Han pasado 25 años desde que naciera una primera generación protegida por la Convención sobre los Derechos del Niño. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para que esa protección tenga su máximo alcance y efectividad”.

Resultados para la niñas y niños de África

También se han logrado importantes resultados en África, un continente en el que muchos países han tenido que luchar para conseguir y mantener el progreso en cuestiones esenciales para el bienestar de los niños.

En su discurso de apertura, el Presidente de la Junta, S.E. Macharia Kamau, Representante Permanente de Kenya ante las Naciones Unidas, señaló que “en los últimos 10 años, muchos países, incluidos algunos de África, han alcanzado altos niveles de crecimiento económico y han conseguido importantes progresos para mitigar la pobreza. El éxito en el crecimiento de la economía es fundamental e importante ya que es sabido que la erradicación de la pobreza en el mundo mantiene una estrecha correlación con la prevención de muertes innecesarias, la reducción del sufrimiento y la explotación de niñas y niños”.

Los miembros de la Junta Ejecutiva se reunieron en una sesión especial centrada en los niños de África, con el fin de estudiar más a fondo los progresos llevados a cabo en África, así como para plantear qué otras necesidades deberían satisfacerse.

Los logros han sido muchos:

● De 1990 a 2012, los fallecimientos de niñas y niños menores de 5 años descendieron en África en un 45%.
● Durante ese periodo, la población con acceso a fuentes de agua potable aumentó más del doble, de 351 millones de personas a 746 millones.
● En la última década, el número de niñas y niños de África subsahariana que durmieron protegidos por mosquiteros tratados con insecticida ha aumentado desde menos de un 5% a más de un tercio, lo que reforzó la lucha contra el paludismo, una de las principales enfermedades mortales en niñas y niños.
● En la última década, el número de niñas y niños de África subsahariana que durmieron protegidos por mosquiteros tratados con insecticida ha aumentado desde menos de un 5% a más de un tercio, lo que reforzó la lucha contra el paludismo, una de las principales enfermedades mortales en niñas y niños.
● En la mayoría de los países donde todavía se practica la ablación, o mutilación genital femenina (MGF), la mayoría de mujeres y hombres creen que se debería acabar con esta práctica, lo que hace augurar que siga reduciéndose el número de niñas y jóvenes afectadas por esta grave violación de sus derechos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF NYHQ/2014/Markisz
Su Majestad la Reina Sofía de España, al comienzo de la sesión anual de la Junta Ejecutiva de UNICEF, habla (de izquierda a derecha): con el Embajador y Representante Permanente de España ante las Naciones Unidas, Román Oyarzun Marchesi; el Presidente de la Junta Ejecutiva de UNICEF de 2014 y Representante Permanente de Kenya ante las Naciones Unidas, el Embajador Macharia Kamau; y con el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Pero tras estos indicadores de progresos, también permanecen serias desigualdades. Como señaló su Majestad la Reina Sofía: “En los últimos lustros se ha producido un notable desarrollo económico en diversos países africanos que debería haberse traducido ya en un progreso compartido por toda la sociedad”.

Es necesario un mayor progreso

Las niñas y los niños de África subsahariana tienen una probabilidad de morir antes de cumplir cinco años 16 veces mayor que las niñas y los niños de su misma edad que viven en regiones desarrolladas. Y dentro de sus propias comunidades, los menores procedentes de familias pobres o de zonas rurales se encuentran en clara desventaja respecto a los niños de su misma edad más ricos o que viven en zonas urbanas. Por ejemplo, en África subsahariana los niños más pobres tienen un 4, 5 más de probabilidades que los más ricos de no llegar a escolarizarse. Es necesario un mayor progreso para garantizar que el derecho de cada niña y niño a sobrevivir y desarrollarse se cumpla equitativamente y no lo decidan factores geográficos o socio-económicos.

El Presidente Kamau, al profundizar sobre sus anteriores observaciones, señaló que “el crecimiento económico en sí mismo, sin políticas directas, firmes y específicas que intervengan a favor de las niñas, los niños y las familias pobres, no cumple la promesa de prevenir muertes innecesarias ni de aliviar el sufrimiento y la explotación infantiles. El crecimiento económico y la lucha contra la injusticia y la desigualdad deben ir, por lo tanto, de la mano”.

De acuerdo con las observaciones del señor Kamau, durante la sesión se discutieron otras muchas materias que exigían una mayor dinámica:

● De los 6,6 millones de muertes de menores de 5 años en 2012, la mitad tuvo lugar en África; el 40% de los fallecimientos se debió a causas prevenibles, como la neumonía, el paludismo y la diarrea.
● Al menos uno de cada tres niños africanos padeció raquitismo en 2011, una enfermedad que impide no solo el crecimiento físico sino también el desarrollo mental.
● Casi la mitad de los nacimientos en África se producen sin la presencia de personal especializado, como enfermeras, médicos o comadronas, que reducirían el riesgo de mortalidad de las mujeres y los recién nacidos.
● Más de la mitad de las niñas y los niños de todo el mundo sin escolarizar viven en África.
● Únicamente el 39% de los africanos usan infraestructuras de saneamiento apropiadas, lo que disminuye el riesgo de contraer enfermedades que pueden ser mortales.
● Y 30 millones de niñas siguen en riesgo de sufrir en la próxima década una ablación genital.

“Los niños y las niñas de África necesitan, y se merecen, que se haga más por ellos frente a la multitud de retos humanitarios, políticos y socio-económicos en evolución”, subrayó el Presidente Kamau. “Como comunidad internacional… no estamos todavía a la altura de nuestro compromiso con los niños de África”.

Soluciones de hoy, posibilidades para mañana

Para el año 2050, aproximadamente uno de cada tres niños de todo el mundo menores de 18 años serán africanos. Esta asombrosa estadística señala ciertas consecuencias: Reparar las injusticias y seguir con una trayectoria que acelere los beneficios es crucial no solo para las niñas y los niños de África y sus naciones, sino también para la comunidad global.

Conforme la globalización sigue aumentando la interconexión e interdependencia de los ciudadanos del mundo, el impulso de trabajar unidos para realizar cambios positivos en un futuro compartido debe asimismo aumentar. Abordar los retos a los que los niños de África deben enfrentarse hoy en día es el primer y fundamental paso para poner en marcha las posibilidades del mundo en los años venideros.

En la reunión, Su Excelencia Chantal Compaoré, Primera Dama de Burkina Faso, señaló la necesidad de un cambio de perspectiva que reconozca mejor el poderoso potencial de la población africana. “De hecho, la cuestión del crecimiento demográfico en África se debería abordar bajo el prisma de un desarrollo dinámico en el que la población se vea como un factor de crecimiento económico, más que como un fenómeno que agrava la pobreza, tal y como se le percibe en nuestros días”, dijo la señora Compaoré.


 

 

UNICEF Fotografía: Junta Ejecutiva de UNICEF

Búsqueda