Junta Ejecutiva de UNICEF

La colaboración de UNICEF con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo

NUEVA YORK, Estados Unidos, 10 de febrero de 2011 – Unos ocho millones de niños y niñas mueren anualmente debido al enfermedades generalmente prevenibles. Una sesión especial de la reunión de ayer de la Junta Ejecutiva de UNICEF, que se llevó a cabo en la sede las Naciones Unidas en Nueva York, estuvo dedicada a la colaboración de ese organismo de las Naciones Unidas con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo, que constituye una de las maneras más importantes de impedir esas muertes inaceptables.
VÍDEO (en inglés): 9 de febrero de 2011 - Michel Kazatchkine, Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo, se refiere al carácter sostenible de los programas de atención de salud durante el primer periodo ordinario de sesiones de 2011 de la Junta Ejecutiva de UNICEF.  Véalo en RealPlayer

 

Durante la reunión, que tuvo lugar durante el segundo día del primer período ordinario de sesiones de 2011 de la Junta Ejecutiva, Michel Kazatchkine, Director Ejecutivo del Fondo Mundial, realizó una presentación minuciosa sobre la amplia cooperación de UNICEF con su organismo. Posteriormente se desarrolló un prolongado intercambio de ideas y opiniones entre el Sr. Kazatchkine; Anthony Lake, Director Ejecutivo del UNICEF; y los delegados de la Junta Ejecutiva.

“El Fondo Mundial y UNICEF son aliados naturales y, me atrevería a decir, inevitables”, dijo el Sr. Lake, que se refirió luego al “asombroso” nivel de apoyo del Fondo Mundial a las iniciativas mundiales de salud maternoinfantil.

“La colaboración entre el Fondo Mundial y UNICEF no sólo es notable sino que es cada vez más profunda”, agregó el Sr. Kazatchkine. Añadió que su organización complementa “como instrumento financiero y no como entidad ejecutora” las labores de UNICEF y otros orientadas a lograr las metas de salud de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015.

VÍDEO (en inglés): 8 de febrero de 2010 -- Su Excelencia, Sanja Štiglic, Representante Permanente de Eslovenia ante las Naciones Unidas, recientemente elegida para presidir la Junta Ejecutiva de UNICEF, se refiere a los planes para este año con respecto al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  Véalo en RealPlayer

 

Como informó a la Junta Ejecutiva el Sr. Kazatchkine, los donantes han prometido más de 30.000 millones de dólares desde 2002, cuando se creó el Fondo Mundial. Desde entonces, el Fondo Mundial ha otorgado subsidios por más de 22.000 millones de dólares a más de 800 programas en 140 naciones. Las iniciativas de salud a cargo de los países a las que el Fondo Mundial ha prestado apoyo financiero han suministrado tratamiento contra el SIDA a más de 3 millones de personas y contra la tuberculosis a unos 7,7 millones, y han distribuido 160 millones de mosquiteros tratados con insecticida que previenen la propagación del paludismo.

Mediante una estrecha coordinación con los gobiernos y una amplia gama de aliados, como UNICEF, esas iniciativas se proponen garantizar la aplicación de los servicios integrados, conjuntos de intervenciones asequibles que salvan vidas y el funcionamiento de sólidos sistemas nacionales de salud.

Los objetivos de salud al alcance de la mano

El Sr. Lake hizo hincapié en el importante papel que desempeña el sentido de la propiedad que tienen los países con respecto al diseño y la ejecución de los programas sostenibles de salud. “No es algo solamente deseable sino necesario”, explicó. El Sr. Kazatchkine expresó su acuerdo con esos conceptos y señaló que los países ejecutores de esos programas “han sido responsables en gran medida “de los éxitos que obtuvieron con apoyo del Fondo Mundial.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Michel Kazatchkine, Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo (izq.) junto a Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, durante el primer periodo ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva de 2001 de ese organismo de las Naciones Unidas.

Como resultado de ese enfoque integral y orientado a los resultados, dos objetivos fundamentales se encuentran ya al alcance de la mano. Se trata de la eliminación del paludismo como problema de salud pública en la mayoría de los países donde esa enfermedad tiene carácter endémico, y la eliminación casi total de la transmisión del VIH de la madre al niño.

“Algo que hace seis año constituía un lejano sueño es ahora algo posible”, afirmó el Sr. Kazatchkine en referencia a los avances logrados con respecto al contagio del VIH de la madre al hijo. Agregó que la prevención del paludismo es “otro ejemplo de la colaboración en acción”, ya que sólo falta distribuir unos 20 millones de mosquiteros para lograr la cobertura universal de suministro de esos artículos de protección y prevención en el mundo en desarrollo.

Alianzas y situaciones de emergencia

La Junta Ejecutiva también recibió ayer un informe sobre el plan de trabajo de UNICEF para 2011, sobre el presupuesto en materia de recolección de fondos del sector privado y alianzas, y sobre la hoja de ruta hacia la integración de los presupuestos con el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo y el Programa de Población de las Naciones Unidas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-0212/Markisz
Varios delegados de Suecia conversan durante el primer periodo ordinario de sesiones de 2001 de la Junta Ejecutiva del UNICEF, que se lleva a cabo en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

La reunión concluyó con la presentación de Hilde F. Johnson, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF sobre la respuesta del organismo internacional ante las recientes situaciones de emergencia humanitaria. La Directora Ejecutiva Adjunta hizo referencia a la extraordinaria coincidencia de desastres naturales particularmente intensos y crisis complejas que afectaron a los niños y niñas en 2010, como el devastador terremoto y el brote de cólera que sufrió Haití, y las violentas inundaciones ocurridas en el Pakistán.

Agregó que el año pasado, UNICEF respondió a 290 situaciones de emergencia humanitaria en 98 países, y que todas ellas tuvieron consecuencias desproporcionadamente altas en los niños y niñas más pobres y vulnerables del mundo.


 

 

Búsqueda