Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

“Cuando ocurrió el terremoto yo me sentía segura, porque ya estaba preparada”

HISTORIA DE VIDA DE UNA ADOLESCENTE GUÍA DE EVACUACIÓN DE SU ESCUELA
Laura acaba de concluir sus estudios de octavo grado de la primaria. Es momento de integrarse a un nuevo grupo de amigos en la secundaria, en un nuevo centro educativo. Ella asegura no temer al cambio, pues tiene muy claro que, aparte de estudiar, va a enseñar a otros compañeros cómo manejarse en situaciones de riesgo de desastres.

“Antes le preguntaba a mi mamá: ¿qué yo voy a hacer si pasa un terremoto y tú no estás aquí?, ella me decía que desde que eso pasara saliera al aire libre o me ubicara en un triángulo de vida, en un lugar seguro en posición fetal, ahora lo tengo más claro por la preparación que me dieron en la escuela”, explica Laura.

Con 13 años de edad, ya es toda una veterana “Guía de evacuación”, que entiende la importancia de estar preparada al momento de que se presente un terremoto u otro tipo de desastre.

En una visita a su escuela, Laura explicó paso a paso cómo se han planificado para el momento en que ocurra una situación de riesgo.

Su experiencia como Guía la ha marcado de tal manera, que todas las familias de su edificio ya cuentan con un plan de evacuación, diseñado por ella.

“Yo vivo en un residencial, y desde que recibí mi primera capacitación como guía de evacuación, hablé con mis amigos y les expliqué lo que nos enseñaron en la escuela: Que tenemos que conocer la ruta de evacuación”, precisa.

Laura tiene cinco hermanos, tres de ellos viven con su papá, mientras que ella y su hermana melliza viven con su mamá. Dice que sus padres les han enseñado lo básico de un plan de evacuación y que lo han reforzado con el aprendizaje que han obtenido en la escuela primaria Profesor Luciano Díaz, en Santiago, donde UNICEF y el Ministerio de Educación han implementado el Proyecto de fortalecimiento de las capacidades locales para la respuesta y gestión del riesgo frente a eventos sísmicos.

El Proyecto ha beneficiado a 15 mil estudiantes de 525 escuelas de la regional 8 de República Dominicana, padres o tutores y profesores. En 2012 UNICEF extendió la iniciativa a Puerto Plata, con el apoyo de nuevas organizaciones y las comunidades.

Las provincias Puerto Plata y Santiago, al norte de República Dominicana, son áreas con un gran número de habitantes, comparado con otras localidades del país. Se encuentran, además, en el espacio geográfico de mayor amenaza sísmica del país, con una gran vulnerabilidad para la ocurrencia de desastres. Es por esto que ambas provincias fueron seleccionadas para la implementación del Proyecto.

“El plan de evacuación de mi escuela”
Laura resalta la importancia de la preparación que se debe tener al momento de que ocurre una situación de riesgo, en especial en las escuelas. Destaca que en su provincia los niños que van a un centro privado son capacitados constantemente sobre este tema, y valora que muchas escuelas públicas ya tengan su plan de emergencia diseñado.

“En el trabajo de mi mamá siempre hacen una ruta de evacuación y ensayan. Y cuando les dije que en mi escuela también lo hacían, se sorprendieron”, dice.

Esta adolescente Guía quiere que su escuela ayude a otras a elaborar su plan de emergencia, en especial a aquellas en mayor riesgo, con edificaciones en malas condiciones y así otros niños y niñas puedan estar preparadas ante una situación de riesgo de desastre.

“Todos los niños deben asegurarse de que su familia tenga la preparación necesaria, y si no la tienen ellos deben investigar para enseñarla más adelante. No importa la edad, hasta un niño de cinco años puede enseñar a los más grandes”, precisa.

“Si ahora mismo ocurre un sismo, yo ya estoy preparada, estoy planificada y ya sé qué hacer”, manifiesta Laura, Guía de evacuación de la escuela primaria Profesor Luciano Díaz, en Santiago.

A Laura le gusta dibujar, pero también ayudar a los demás, es por eso que al terminar la escuela quiere estudiar arquitectura.

“El sistema de evacuación se basa en la estructura de un edificio y si no está preparada muy bien, no se sabe qué hacer en caso de emergencias. En mi casa yo lo tengo planificado, porque todas las habitaciones están conectadas a un solo pasillo y si salen a ese pasillo tienen la posibilidad de pasar a la puerta”, explica al tiempo que señala con sus manos la estructura de su escuela.

La historia de Laura es un reflejo del impacto que tiene en los niños, niñas y adolescentes, así como en sus familias, el fortalecimiento de las capacidades  en preparación y respuesta ante emergencias y desastres. De esta manera es posible, entonces, propiciar espacios escolares seguros y acogedores, con capacidades para reducir los riesgos y restablecimiento de la educación.

 

 
unite for children