Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

Luis Alejandro Montero

© Luis E. González 2011

Luis Alejandro Montero se ha mostrado siempre motivado por las causas sociales. A sus 17 años, este joven e Baní, cuenta cómo ha formado parte de iniciativas de la Junta de Vecinos de su comunidad, en causas medioambientales, de salud pública y en contra de la violencia contra niños, niñas, adolescentes, y de la mujer.

Realiza un bachillerato técnico en Proceso de alimentos, en el Politécnico Máximo Gómez, de Baní y a sus 14 años fue electo tesorero en el Ayuntamiento Juvenil e Infantil de Baní. Ahora que termina su gestión, queda como asesor de la iniciativa.

“Siempre me ha gustado colaborar con las causas sociales, pues creo que es la manera en que la gente puede devolver algo de lo que el pueblo le ha dado”.
Narra que al entrar en la iniciativa, no sabía expresarse bien en público y que con los talleres y actividades que se realizaban, iba no sólo formándose en valores, sino que poco a poco fue transformando su manera de pensar y actuar.

“Tengo dos hermanos. Mi Papá y mi Mamá son abogados. Desde pequeño me enseñaron a conocer muchas de las leyes y a  respetarlas, y eso es una de las cosas que me motivan a seguir trabajando por el cumplimiento de los derechos y los deberes del ciudadano. Mi abuelo y abuela viven junto a nosotros y ellos me han enseñado los valores de la vida… a vivir”, precisa.

Entre sus metas, Luis Alejandro piensa estudiar medicina o relaciones internacionales, y desea continuar trabajando en favor de los niños y niñas de su comunidad.

“Tenía miedo del nuevo Ayuntamiento Juvenil e Infantil, no quería que fuera de niños tan pequeños, pero fue un proceso democrático y ellos quisieron elegir a personas entre 11 y 15 años. Me han callado la boca, por decirlo de alguna manera.  Se ve que mientras más pequeños son tienen la mente más abierta”.

Dice que a través de esta iniciativa, pudo motivarse a participar en los Modelos de las Naciones Unidas, lo que le ha permitido también formarse como persona.
Indica que está en el Ayuntamiento Juvenil e Infantil para aportar un granito de arena a la sociedad, para que prevalezcan los valores entre los jóvenes.

“Lo que haces no sólo cambia tu vida, tu provincia o tu país, sino también la vida del mundo entero”.

"Hemos cambiado la vida de muchas familias"
El proyecto “Declárame y me abrirás muchas puertas”, iniciado por UNICEF en el año 2007, permitió a Luis Alejandro conocer la importancia para las niñas y niños de tener un registro de nacimiento. Al empoderarse sobre el tema, dice que pudo cambiar la vida de muchas familias, en la que algunos de sus miembros no gozaban del derecho a un nombre a y una nacionalidad.

“Cuando un niño no tiene acta de nacimiento no está vivo legalmente. Cuando nace no se registra tu nacimiento y cuando muere tampoco. Al tú entregarle un acta de nacimiento le estás ofreciendo una vida política, a ejercer el derecho al voto, a poder ir a la universidad. Al darle un acta de nacimiento, se está garantizando el futuro de ese niño o niña”, explica.

“Cuando una gente te para en la calle y te dice: mira, ¿tú eres del Ayuntamiento Juvenil? Tú fuiste que declaraste a mi niño… eso te llena como persona, te hace sentir que valió la pena todo el esfuerzo”.Luis Alejandro cuenta que en ocasiones él y los demás miembros del Ayuntamiento Juvenil e Infantil de Baní, realizaban jornadas de declaración tardía los domingos desde las 8:00 de la mañana y que en una ocasión una joven se les acercó y les dijo: “Mi Mamá está muerta y mi Papá también, pero ninguno de ellos estaban declarados. Mi abuela tampoco lo estaba…”, y que entonces, con el “listón de nacimiento”, pudieron ayudarle a gestionar su acta de nacimiento.

“Con el primer grupo de actas que llegó de la capital a Baní, vino la de ella. Hicimos el acto en el salón del Ayuntamiento, íbamos llamando a las personas y cuando le tocó su turno esa muchacha nos dio un abrazo tan fuerte, como si se hubiera sacado la lotería, y al final se nos acercó, nos dio gracias y nos dijo –ustedes no saben lo que han hecho por mí y por mi familia. Eso te cambia”, manifiesta.

 

 
unite for children