Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

“Hay que declararlos a tiempo”

© María E.del Pozo 2011
Alba Iris Segura y Wilkin Trinidad junto a su hijo a su salida de la delegación.

PADRE Y MADRE GARANTIZAN DERECHO A NOMBRE Y NACIONALIDAD A SUS HIJOS
Santo Domingo.- Alba Iris Segura y Wilkin Trinidad salieron temprano de su casa en el kilómetro 22 de la Autopista Duarte, para llegar a la delegación de la oficialía de Registro Civil de la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia.

Se programaron para que al mediodía de ese miércoles su hijo, de una semana de nacido, gozara del derecho a un nombre y a una nacionalidad.

“Hay que hacerlo a tiempo”, expresa Wilkin al destacar las facilidades que ha encontrado en ese centro hospitalario, comparado con la dificultad que ha tenido para declarar a su primer hijo, de cinco años, quien nació en la provincia Barahona.

Su esposa explica que en el centro donde nació su hijo de cinco años, no recibió a tiempo el documento de la constancia de nacimiento y  transcurrieron los 60 días hábiles para la declaración oportuna.

“Pasaron varios meses y no pudimos declararlo. Tuvimos que mudarnos a la capital y ahora hemos tenido que viajar a Barahona para hacer una declaración tardía”,  precisa Alba Iris, mientras sostiene en la mano las cédulas de identidad de ambos y la constancia de nacimiento de su recién nacido.

La encargada del registro de nacimiento llama al padre y al procesar los documentos le anuncia que su hijo ya está registrado y tiene por nombre: “Wilson Trinidad Segura”. En esa delegación de la oficialía de Registro Civil, ubicada en el primer piso de la maternidad, se procesan unas 200 declaraciones a la semana.

Lisaura Zorrilla y Ciprián de la Cruz, es otra pareja que ha llegado para sumar su hijo a la lista de niños y niñas que gozan ya del derecho al nombre y a la nacionalidad.

“Yo veo todo lo que pasa la gente por no declarar a sus hijos a tiempo. Mi hijo nació hace 20 días y ya lo vamos a declarar. Es más fácil resolver lo de la escuela y la salud cuando ellos están declarados”, manifiesta Ciprián, al momento en que firma el libro de registro civil junto a su esposa.

María Eugenia del Pozo


Septiembre 2011

 

 
unite for children