Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

“Estoy muy feliz de ir con mi Mamá”

Rosly llegó al país luego del terremoto del 12 de enero de 2010, para ser atendido de emergencia, y un año después es reunificado con su familia en Haití

Jimaní.- Rosly Blanc sonríe. Su rostro refleja la inquietud por volver a ver su familia, tras más de un año del terremoto que provocó su salida de Haití.

Aquel día Rosly fue trasladado de emergencia a República Dominicana e intervenido quirúrgicamente, sin embargo los médicos no pudieron salvar una de sus piernas.
Adaptarse a un nuevo ambiente, convivir con los traumas físicos y psicológicos causados por la tragedia en la que sucumbió su país, aquel 12 de ene“No pensé que Blanc iba a sobrevivir. Él llegó muy mal. Estaba bien delgado, uno le hacía sus alimentos, le buscaba la vuelta y que va, no quería comerlos. Fue el que llegó más afectado por el terremoto de sus compañeros”, Virginia Ramírez, cocinera del Hogar Vida y Esperanza.

ro de 2010, no fue tan difícil para este adolescente de 15 años, como el hecho de desconocer el paradero de su familia.

“No conocía el idioma. Teníamos que usar un intérprete para bañarlo, alimentarlo, sobre todo cuando tenía dolor, porque  no sabíamos. Con el tiempo nos fuimos adaptando y él a nosotros; aprendió el español”, expresó Margarita Figueroa Martínez, enfermera del Hogar Vida y Esperanza.

Aquella mañana, Rosly se despertó con más ánimo que otros días, estaba emocionado por volver a ver a su madre, con quien había tenido contacto sólo por teléfono, mediante la intermediación de los trabajadores sociales del Consejo Nacional Para la Niñez y la Adolescencia (CONANI).

Llevó consigo tres maletas llenas de recuerdos de su estadía en el Hogar Vida y Esperanza, de donde se marcha con la esperanza de que al igual que él, sus compañeros puedan regresar de nuevo a casa.

“Estoy feliz de ir con mi Mamá. Ahora sólo soy feliz un poquito. Estaba preocupado porque pensaba cómo iba a arreglarme con mi prótesis yo solo el Haití. Cuando vuelva quiero ir a la escuela. Quiero ser artista, pintar”, expresó Rosly a pocos días de su regreso a Haití.

Luego del terremoto, y mediante el Protocolo de Protección para Niñas, Niños y Adolescentes Haitianos vulnerables que están en República Dominicana como consecuencia del Terremoto ocurrido en Haití, CONANI, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y (ACNUR), dieron seguimiento al caso de Rosly, hasta su reunificación familiar.
“Muchas gracias a los dominicanos, al padre Manuel y toda la gente que me ayudó, les doy muchas gracias”,  Rosly Blanc.

Otros 70 niños fueron llevados al hogar Vida y Esperanza, en Santo Domingo, que dirige el padre Manuel Ruiz, luego del terremoto, y tras un año y dosmeses de la tragedia, siete niños se encontraban a la espera de la reunificación con sus familias en Haití; algunos no han podido ser contactados con sus familiares.

“En el caso de Rosly Blanc, hemos contactado su madre en Haití, él ha estado mucho en contacto con ella también. Hemos visto que vivía en una situación muy vulnerable y cómo apoyar a su familia para que pueda recibirlo. Le entregamos un kit de retorno, un apoyo para empezar un negocio, y también un lugar seguro donde vivir”, Rosalí Oficial de protección Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Rosly no vivía con su madre desde los 10 años,  permanecía en casa de su abuela en Jeremie, junto a su hermano de 17 años. Hoy se reencuentra  también con sus otras dos hermanas, con quienes iniciará un nuevo capítulo en su vida.

Por María Eugenia del Pozo

Junio 2011

 

 
unite for children