Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

Tres Mujeres hacia un mismo camino

© UNICEF RD/L.Quiroga/2010
Nereyda Frías

Villa Altagracia, Provincia San Cristóbal.-  Muy cerca de la entrada a  la ciudad se encuentra el CINCO, Centro de Integración Comunitaria, coordinado por Visión Mundial.  Allí nos recibe Nereyda Frías llena de entusiasmo y alegría, y se excusa por el desorden causado por los trabajos de remodelación del lugar. A pesar del alboroto, el programa de actividades del Centro no se detiene, y todo se ve muy activo y concurrido.

Nereyda es una joven abogada, responsable de las áreas de Promoción de Justicia y Género de Visión Mundial en esta ciudad.  A medida que avanzamos, nos explica el funcionamiento y misión del CINCO, de sus cursos de formación y capacitación laboral dirigidos especialmente a madres, adolescentes, niñas y niños de la comunidad.  “Aquí lo que queremos es ofrecer un oficio a las mujeres y las adolescentes, para que puedan tener un ingreso con el cual puedan vivir y mantener a sus familias”. 

Al preguntarle sobre como se sentía realizando su trabajo Nereyda nos responde “ No tengo como describirlo, aunque nada ocurre por casualidad, he sido víctima de violencia, discriminación…he sido violentada de muchas formas en mi vida, y por eso, me da mucha más satisfacción saber que puedo evitar que otras mujeres sufran o tengan que pasar por lo que yo pasé por más de 6 años”.

Además de los cursos, el Centro ofrece charlas para concienciar sobre derechos, prevención de la violencia intrafamiliar, género, participación política de las mujeres, entre otros.  “Nuestra intención  es promover la integración y participación de la mujer a la sociedad a través de procesos de formación, desarrollo de habilidades y el reconocimiento de sus derechos”.

Nereyda es una persona meritoria, madre soltera y víctima de violencia por parte de su pareja, ha encaminado su trabajo y su vida a la protección de los derechos de las personas más vulnerables de su municipio: la mujer y la niñez.  Así, a través del departamento que dirige ofrece orientación y asesoría legal a mujeres que han sufrido algún tipo de violencia o maltrato.  Además, es asesora de la Red de protecciones de los derechos de niños niñas y adolescentes y coordinadora del Ayuntamiento Juvenil e Infantil de Villa Altagracia,  una iniciativa de participación infantil promocionada por UNICEF junto al Ayuntamiento municipal. 

Sin dudas, el entusiasmo de Nereyda es compartido por muchas de las colaboradoras de CINCO, que laboran en los diferentes cursos que allí se imparten, como es el caso de Bethania Rodríguez, instructora del curso de bisutería y de otras artes manuales. 

© UNICEF RD/L.Quiroga/2010
Bethania Rodríguez

Siguiendo el ejemplo

Con sus cortos 20 años, Bethania es estudiando Psicología Clínica en la universidad; es encargada de comunicación de la Red de Protección de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de Villa Altagracia, y aún así, saca tiempo para dedicarlo a su comunidad, y lo hace ¡con mucho gusto!.

Mientras ensarta cuentas en una pulsera que esta preparando como muestra para su próximo curso nos dice: “La recompensa más grande que yo tengo con este trabajo, es cuando me encuentro con una madre en la calle y me dice que ha vendido un jueguito de prendas, o un collar, y que con eso pudo comprar la cena para sus hijos”,  al terminar, la emoción humedece los ojos de Bethania.

Como miembra de lar Red de Protección de los Derechos de su provincia, Bethania no sólo aboga por el desarrollo y los derechos de las mujeres, también promociona los derechos de la niñez y trabaja por ellos. “No es posible que todavía hayan tantos niños y niñas en las calles… Nosotros ofrecemos algunos cursos que sabemos que les interesan a los niños, como ingles e informática, y  así en vez de estar en la calle, vienen y aprovechan mejor su tiempo.  No se obliga a nadie,  pero después que vienen por primera vez, siempre vuelven… y cuando lo hacen, una se siente feliz de verlos”.

Yanilsa Lorenzo, es una de las tantas adolescentes que aprenden bisutería  con Bethania, y con apenas 15 años, y como agradecimiento,  también se ha hecho voluntaria del Centro. “Yo tengo mucho que agradecer a Nereyda que me sacó de la calle…yo antes me la pasaba en cosas de calle, nada bueno…luego que vine al Centro conocí cosas que desconocía, y eso me gustó y por eso me quedé.”

“He cambiado de comportamiento, yo antes era malcriada y me gustaba andar mucho, y ahora veo otras cosas…y veo que hay otros caminos”

Yanilsa, estudia el 8vo grado en la escuela “Diez Casitas”, y al igual que Bethania dedican su tiempo libre al desarrollo de su comunidad.  Nereyda habla muy bien de ambas, y cuenta con ellas para continuar su trabajo, y esperar que en el futuro ellas tomen las riendas y sigan sembrando las semillas para una Villa Altagracia mejor.

 

 
unite for children