Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

Nos vemos en el parque

© UNICEF RD/SRosario/2009

Villa Bisonó, Santiago.- La sombra invitadora de los árboles, los sube y baja que se calientan en el tenue sol, los trompos y los columpios quietos, parecen ser observados por la artística casita del árbol.

Este panorama de quietud es roto de repente por la algarabía creciente de los niños y niñas, que entran en tropel y escogen su rincón favorito. Es el parque infantil de Villa Tabacalera.

“A mi me han hablado mucho de los derechos, yo se que la diversión es un derecho para los niños y las niñas, pero también hay más, porque a mi me lo han dicho”.

Angélica es una vivaz niña de 11 años,  con la cara sonrojada por el sol y el esfuerzo de impulsar un sube y baja que comparte con su amiga Mirka, mientras disfrutan un rato de juegos y diversión.

“También hay un derecho, que es hablar y ser escuchado”, manifiesta con orgullo de mostrar su conocimiento de los derechos de la niñez ante sus amiguitas.

¿Y cuando tú hablas, en tu casa te hacen caso?, ¡Pues claro que si!, yo soy la más chiquita en mi casa y cuando yo hablo todos me toman en cuenta, ¡yo no quiero ni pensar cómo me sentiría si a mi no me hicieran caso, que yo hablara y me mandaran a callar!

Su expresión muestra los mismos sentimientos que indican sus palabras, mientras Daviana, de su misma edad, la mira con nostalgia: “En mi casa me oyen, pero solo mi mamá, mi papá me manda a callar desde que abro la boca”

Al ser cuestionada sobre si ha comentado la situación con su padre, un elocuente encogimiento de hombros muestra su impotencia, “¿Y cómo, si me manda a callar?

Sin embrago, la leve sombra que tiñe su rostro desaparece rápidamente, cuando Keren se integra al grupo y formando dos parejas que se sostienen las faldas para evitar que vuelen, impulsan  con vigorosos movimientos los sube y baja del parque infantil.

Entre el bullicio de los niños y niñas que llenan el parque, Yani Muñoz, la Encargada del Departamento de Niñez del Ayuntamiento de Villa Bisonó, Navarrete, se deja escuchar: “En este ayuntamiento realmente se aplica el 4% del presupuesto a Salud, Género y Niñez, este parque es una de las obras que hemos construido a partir de la Iniciativa Municipios Amigos de la Niñez, pero también realizamos muchas obras en beneficio de los niños y niñas del municipio”

En Navarrete no hay Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, y de acuerdo con la señora Muñoz, tampoco cuentan con ninguna institución en la que se pueda hacer una denuncia por la violación de los derechos de la niñez.

La Convención sobre los Derechos de la Niñez consagra el derecho a la diversión, y Franklin, Emilio, Jeison y Jordi dicen saberlo muy bien: “Antes de tener el parque, nosotros nos juntábamos unos cuantos y jugábamos pelota en la calle, pero eso no era seguro, porque pasaban los carros y el espacio no era bueno” destaca Jordi.

“Ahora, los fines de semana nada más decimos: ¡nos vemos en el parque!”, la pícara expresión de Franklin causa la risa de sus amigos, que discuten entre sí el siguiente juego. “Váyanse ustedes al trompo, que eso a mi me pone tonto, lo mío es la “jamaca”, enfatiza Emilio, refiriéndose a los columpios que son ocupados por niños y niñas de diferentes edades.

Y así, saludando a Heriberto, el encargado de cuidar el parque infantil, los niños y niñas de Villa Tabacalera disfrutan de su derecho favorito, el derecho a la diversión, olvidando por unos momentos la cercana escuela que espera a los niños y niñas de séptimo A, que el día de hoy hicieron la hora de recreo de una manera diferente, en el parque infantil.

Cuando regresan ordenadamente a la Escuela Básica Barrero, entre el murmullo se deja escuchar una voz, que es apoyada por la mayoría: ¡Ojalá que esto lo hicieran todas las semanas!”.

Melania Febles
Noviembre 2009

 

 

 
unite for children