Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

El sueño de la identidad se hace realidad

© UNICEF RD/L.E.González/2009

Todo dominicano tiene derecho a
tener un nombre
una voz
una identificación
un reconocimiento


Algunas madres y niños  de la Provincia Hermanas Mirabal califican el acto de entrega de Actas de Nacimiento en la Junta Central Electoral como “entrega de mi nacimiento”, para otros “mi papel de identidad”. “Es un día histórico” dicen padres y madres que recibieron sus papeles de identidad en un acto celebrado recientemente en la Junta Central Electoral.

Aunque disponer de  Registro o Acta de nacimiento es disfrutar del primer derecho, es la puerta al derecho a la salud, a la educación, a elegir y ser elegido, a involucrarse en las actividades del país y desarrollarse en todo el sentido de la palabra; la importancia de tener un acta de nacimiento varía respecto a la necesidad de cada persona.

Para Erica Román, 32 años, el significado de un acta es más que un papel, dice que si “no tengo nacimiento, no tengo nada”, esta es una forma de decir que “el que no tiene papeles de identidad no es nadie.” De esas dos mil personas sin identidad que han recibido su acta de nacimiento en  Salcedo, solo ella habla de su experiencia de vida con seis hijos sin documentos de identidad.

Madre de seis hijos, esposa, ama de casa; Erica, es una de los cientos de personas que soñaban con tener una identidad propia, “estoy feliz de la vida, antes no era nadie, ahora soy otra”,   dice llena de satisfacción, al tiempo que agradece a la Oficina Jurídica y a la Unidad de Declaraciones Tardía por guiarla en el proceso.  

Junto a su esposo, Cristian Burgos, 29 años, se dedican a la agricultura para vender “cosas en la guaguas”.  Sus hijos, 3 a 12 años, no tenían acta de nacimiento y explica porque se interesó en hacerle el registro para su identificación “le saqué el acta porque al mayor que cursaba 8vo grado me le exigían que le sacara el acta o no podía seguir en el colegio”. Su hija Emelinda 8 años, cursa tercero de primaria y lo que más le gusta hacer es “limpiar, barrer y fregar” sin que su madre se lo pida. Dice que un acta le sirve para cuando sea grande “poder trabajar”, viajar y también porque en el colegio se la exigen para poder seguir estudiando.

  

   

Viajar y trabajar
Sin embargo, para un chico de 18 años, que acaba de obtener su cédula de identidad, el acta de nacimiento le sirve  “para viajar”;  “yo lo que quiero es viajar como mi papá” confiesa una niña de 10 años.

Uno de los principales propósitos de Roberto Toribio, 18 años, para sacar su acta de nacimiento es que “mi papá tiene, el viaja, pero yo no –tú sabe- lo conozco sólo dicen que él viaja” y que puede trabajar con un papel de identificación. “Gracia’ a una amiga de mi mama, -tu sabe- me mandaron a venir para acá” y poder sacarle su acta de nacimiento. Otros niños entrevistados decían  que necesitaban un acta de nacimiento para poder trabajar, dejando de lado que sin acta de nacimiento no pueden estudiar,  votar, recibir ayuda médica, en fin, un sin número de cosas que forman parte de ser  ciudadano dominicano. 

Para que se resuelvan situaciones como éstas, recientemente el Comité de los Derechos del Niños, recomendó a al Estado Dominicano revisar todos los procedimientos para asegurarse de que a los niños recién nacidos se les expide un certificado de nacimiento y que, en particular, los niños de grupos marginados y vulnerables tengan fácil acceso a los procedimientos  de registro.

También, recomendó establecer un procedimiento eficaz y gratuito para suministrar certificado de nacimiento a todos los niños de hasta 18 años de edad que todavía no dispongan de dicho certificado.

Por Sarah Carrasco
Junio 2009

 

 
unite for children