Protección

Prevención del Abuso Infantil

Protección

 

Callarlo es ser cómplice del abuso

© PGuzmán2008

Luchar contra el abuso infantil es garantizar un mundo más apropiado para los niños

Santo Domingo.-
Ignorar el abuso es ser cómplice de ello, así lo resume el psicólogo especialista en Desarrollo Humano Ernesto Rodríguez, al hablar desde su experiencia sobre el papel que juegan los profesores, vecinos, padres, madres y toda persona que detecta algún tipo de abuso a niños y niñas en su entorno y no lo denuncia o procura erradicar la práctica.

“Si se identifica en la escuela a un niño que podría ser víctima de violencia, el deber es comunicarse con los padres para determinar qué sucede y detectar dónde está siendo maltratado. Debe haber una comunicación efectiva con los padres e informar a las autoridades para que estén al tanto del proceso. Callarlo es ser cómplice del maltrato”, explica.

Ernesto Rodríguez ha hecho estudios en educación conductual y trabaja en la escuela Popular Anacaona y en el colegio Amigos de Jesús, Santo Domingo Oeste. Dice que es de los pocos psicólogos que brindan asesoría en las escuelas públicas en el horario nocturno.
El abuso puede ocurrir por factores psicosociales, socioculturales o socioeconómicos. Puede ser físico, sexual, emocional o psicológico, negligencia o abandono. Si un niño presenta señales de golpes, quemaduras, heridas, mordeduras, fracturas o lesiones internas, puede ser víctima de maltrato físico. Derechos de los niños, niñas y adolescentes, Visión Mundial, República Dominicana.

Manifiesta que en esos centros ve muchos casos de violencia por parte de algunos maestros, que no tienen la suficiente preparación y con los cuales dedica su mayor esfuerzo como orientador. Sin embargo, destaca que muchas veces los profesores ignoran las recomendaciones y suelen sacar a la fuerza a los estudiantes de las aulas, les tratan con agresividad o le dicen frases despectivas como que no sirven, que no aprenderá, que son un problema, entonces los niños asumen esa conducta como válida.

“Hay que evitar el maltrato y reforzar la conducta con actitudes positivas, reconocer sus conductas positivas, en lugar de las negativas. El ingrediente importante aquí es el amor, en lugar de actuar con frases negativas o despectivas, hay que reforzar sus conductas con comentarios positivos y constructivos. Prevenir el abuso”, destaca.

Rodríguez sugiere estar atento al entorno de los niños y niñas, vigilar con quiénes comparten y alejarlos de los lugares y personas de las cuales reciben algún tipo de maltrato. En caso de que el abuso sea por parte del padre, madre o tutor, recomienda que éstos reciban una ayuda psicológica para superar esa conducta, y así garantizar el desarrollo integral del niño o la niña, con un ambiente sin violencia.

“Determinar si un niño es maltratado no basta con identificar señales de violencia física. El niño puede presentar cambios de actitud. De repente puede actuar demasiado juguetón o recurrir a un comportamiento agresivo. El niño puede ser víctima de violencia en su hogar, o ser abusado por sus amigos u otra persona de su entorno, incluso los profesores suelen tener una actitud violenta con los alumnos”, señala.

María Eugenia del Pozo
Abril 2011

Los niños y las niñas reclaman protección

En el 2002 y por primera vez en la historia de las conferencias de las Naciones Unidas, 400 niños y niñas asistieron en calidad de delegados y participaron de la Sección Especial de la Asamblea General en favor de la Infancia.

Los niños y niñas expresaron, que son ellos las víctimas del abuso y la explotación, son niños en situación de  calle, víctimas y huérfanos del VIH y SIDA, a los que se les niega una educación de buena calidad, buenos servicios de salud; a los que se discriminan y cuyas voces no se escuchan, por lo que reclamaron que había llegado el momento de ser tomados en cuenta.

En ese mismo escenario, los 189 Estados Miembros de las Naciones Unidas se comprometieron para el 2015, a garantizar un mundo más apropiado para los niños y niñas; al erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH y SIDA y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

 

 

 

 

Derechos de la niñez

En la Convención de los Derechos del Niño, se plantea la protección contra el abuso, la explotación y la violencia como un derecho fundamental de los niños y niñas.

“Los Estados partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras se encuentra bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo”, Convención sobre los Derechos del Niño.


unite for children