Gestión del Conocimiento

Gestión del Conocimiento

 

Derecho a la Educación

© UNICEF RD/2007

Negación del derecho a educación

Por: Tahira Vargas

En esta semana supuestamente se inicio el año escolar (lo que no ocurrió en todos los centros educativos según los reportajes). 

En estos momentos resulta significativo preguntarse ¿todos los niños y las niñas pueden ejercer su derecho a ir a clases en nuestro país?

Hay una proporción importante de niños, niñas y adolescentes que se encuentra fuera de las aulas porque se les ha negado su derecho a integrarse al sistema educativo. Esto ocurre con la población infantil y adolescente que se encuentran sin documentos. Entre ellos tenemos los que han nacido en el país con padres/madres dominicanos sin documentos o los que son hijos de padres/madres haitianos.

Encontramos una proporción importante de infantes y jóvenes en distintas zonas del país que se encuentran fuera de las escuelas porque “no tienen papeles”. Recientemente realizamos entrevistas a niños y niñas que han nacido en el país y residen en comunidades de Valverde Mao, Montecristi, Elías Piña y San Juan.  Sus padres han intentado varias veces inscribirlos en las escuelas de estas comunidades y se le ha negado porque no tienen acta de nacimiento por ser hijos de haitianos.  En estas condiciones encontramos población infantil y joven de diferentes edades (desde 10 hasta 16 años)

El derecho a educación es un derecho inalienable para todo niño, niña, adolescente y joven según se establece en los derechos universales de la niñez y la adolescencia, en los convenios internacionales suscritos por el estado dominicano y en nuestra constitución. Se supone que ningún estado debe violar este derecho para la población infantil, adolescente y joven independientemente de su etnia, religión, sexo ni clase social. La ley de educación establece que todo infante y adolescente debe ser inscrito por los centros educativos independientemente de que tengan o no documentos. Aun así esta ley se ha violado y se viola cotidianamente en los centros educativos de distintas zonas del país.

Con esta situación de exclusión del sistema educativo se le niega a esta población el acceso a oportunidades para el desarrollo humano. ¿Qué pueden hacer los miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que han nacido en nuestro territorio hijos de padres/madres “ilegales” (tanto dominicanos como haitianos)?

Los estudios que hemos realizado sobre delincuencia juvenil nos demuestran que la población joven que se inserta a actividades delictivas se encuentra fuera del sistema educativo. Esta exclusión (que le llaman deserción pero que no lo es)  tiene múltiples razones como son: un sistema rígido que expulsa jóvenes por aretes y tatuajes hasta por peleas, repitencia, embarazos en adolescentes, condiciones socio-económicas, entre otros. 

El sistema educativo mantiene patrones de exclusión de una proporción significativa de jóvenes y adolescentes que tienen documentos que aumenta cada día al incluirse en ella a una gran cantidad de dominicanos de ascendencia haitiana. Esto puede convertirse en un serio problema de seguridad ciudadana para el país. En la medida de que ampliamos la cantidad de adolescentes y jóvenes fuera del sistema educativo incrementamos las brechas sociales y la proporción de jóvenes insertos en actividades delictivas.  ¿Puede el país plantearse la erradicación del microtráfico con la expulsión de los jóvenes de los centros educativos y la permisividad-complicidad existente hacia el narcotráfico? ¿Pueden tomarse medidas contra la seguridad ciudadana dejando vulnerable y desprotegida a la población adolescente y joven?

La educación es pilar fundamental del desarrollo humano. Resulta totalmente contradictorio plantearse la disminución y erradicación de la pobreza y la desigualdad (objetivos del milenio) por un lado, mientras por el otro se aumentan las brechas sociales con el sostenimiento de patrones de exclusión de niños, niñas y jóvenes del sistema educativo. Esto a su vez  incrementa  la delincuencia juvenil y la inseguridad ciudadana.

 

 
unite for children