Centro de Prensa

Eventos

Nuestro Centro de Prensa

Comunicados y discursos

Contáctenos

Pautas para Comunicadores

Concurso Periodístico sobre Niñez y Adolescencia

Del Escritorio del Representante

 

Manejo de imágenes de niños, niñas y adolescentes en los medios de comunicación

En los casos que los niños, niñas y adolescentes estén involucrados en hechos de violencia o en conflicto con la ley, no hay que publicar sus fotografías, ni ningún tipo de dato personal a fin de preservar su  identidad, tal como se establece en el artículo 16 de la Convención de los Derechos del Niño y el artículo 18 de la Ley 136-03 Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes.

En ese sentido, cuando se habla de niños, niñas y adolescentes es importante considerar la responsabilidad que deben asumir ante sus actos la familia, la comunidad y el Estado, según se establece tanto en la citada Convención  como en el artículo 69 de la Ley 136-03.

Otro aspecto a tener presente, es el cuidado del uso de imágenes de niños y niñas, que debe ser considerado desde  la perspectiva de una posible “re victimización”, es decir de volver a revivir situaciones traumáticas o estigmatizantes.

Las recomendaciones, tanto de la Convención como de la Ley 136-03, buscan evitar identificar a estas víctimas para que no sean discriminadas en sus comunidades por estos hechos.  No se trata de censurar la información, sino que los comunicadores puedan buscar otras formas de divulgar este tipo de sucesos, ya sea hablando con los adultos o autoridades involucradas o entrevistando a especialistas.

La acción de mostrar las imágenes de niños, niñas y adolescentes víctimas de situaciones traumáticas daña su dignidad y afecta su integridad, pudiendo además ocasionar secuelas insuperables en sus vidas.

Algunos programas de televisión utilizan un filtro sobre la imagen cuando muestran a niños en situaciones de vulnerabilidad o victimas de hechos de violencia o en conflicto con la ley.  Muchas veces la práctica de tapar solamente los ojos de la persona entrevistada no es suficiente, ya que así se le puede identificar plenamente.  Existen otros recursos que permiten proteger la identidad, como distorsionar la voz o recrear los testimonios con actores, aunque lo más recomendado es evitar entrevistas en este tipo de situaciones.

Recomendaciones para filmar o fotografiar a niños, niñas y adolescentes respetando sus derechos

Estas recomendaciones han sido elaboradas a partir de guías de trabajo de la Red ANDI en varios países de América Latina y de  la Guía para periodistas y profesionales de la prensa editada por la Federación Internacional de Periodistas.

• Tener una actitud sensible y respetuosa al tomar la imagen, recordar que ese niño, niña o adolescente puede ser nuestro hijo o hija, nuestro hermano o hermana o algún ser querido.

• No mostrar el rostro de niños, niñas y adolescentes cuando los datos, imágenes o informaciones amenacen su honor, su reputación o constituyan injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada y en su intimidad personal.

• Tener el consentimiento del niño, niña y adolescentes, y de un adulto responsable (madre, padre o tutor) antes de filmarlo o fotografiarlo.  Las personas menores de 18 años tienen derecho a la intimidad y no puede pasarse por encima de ese derecho.

• Informar claramente a los niños, niñas y adolescentes sobre  por qué y para qué se les fotografía o entrevista, y sobre el medio en que se publicará.

• Evaluar si la exposición del niño, niña o adolescentes es pertinente y no representará un daño en su vida.

• Evitar estigmatizar a los niños, niñas y adolescentes a través de las imágenes.  Por ejemplo, no es correcto acompañar un titular sobre “delincuencia juvenil” con la imagen de un niño en un parque o vendiendo caramelos si ésta nada tiene que ver con el acto delictivo.

• Buscar maneras de ilustrar informaciones sobre niños, niñas y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad.  Podría mostrarse la imagen de una muñeca rota en lugar de una niña violada.

• Proteger la identidad del niño, niña y adolescente que se encuentre en situación de  vulnerabilidad (víctimas o agentes de violencia, bajo efectos de drogas, etc.)

• Evitar el uso de imágenes de parientes o del entorno del niño, niña o adolescente que puedan facilitar su identificación.

• Ponerse física y metafóricamente a la altura de los niños y niñas.  Colocarse frente a la persona entrevistada de una manera que les haga sentir seguros y hablando con una persona igual a él o ella.

Octubre 2008

 

 
unite for children