Salud

Salud

 

Secretario de Salud se compromete a trabajar sobre el tema del embarazo en adolescentes y aumentar la lactancia materna

© UNICEF RD/JL. Bautista/ 2009

Santo Domingo-  La Oficina de UNICEF en República Dominicana presentó el informe sobre el Estado Mundial de la Infancia 2009 en un concurrido acto encabezado por el Secretario de Salud Pública -SESPAS, doctor Bautista Rojas Gómez; la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas, Valerie Juliand; el coordinador de la Pastoral Materno Infantil de la Iglesia Católica, Padre José Navarro.

También participaron representantes de la Oficina Panamericana de la Salud, de USAID y de la OIT.

Durante la presentación del informe, la Representante  de UNICEF, Francoise Gruloos-Ackermans, destacó que la mortalidad materna y neonatal es uno de los desafíos y una prioridad a enfrentar en República Dominicana, tal como lo declaró recientemente el Presidente de la República y que la prevención del embarazo en adolescentes es un serio problema que requiere de creatividad, unión de esfuerzos y de análisis cuidadoso de experiencias eficaces.

También enfatizó que la salud y la supervivencia de las madres y de sus recién nacidos están intrínsicamente vinculadas, y muchas de las mismas intervenciones que salvan las vidas de las madres benefician también a sus recién nacidos.  En las regiones del mundo donde hay elevadas tasas de mortalidad materna se registran también altas tasas de mortalidad neonatal.

Citando el informe, que este año está dedicado a la Salud Materna y Neonatal, dijo que las mujeres de los países menos adelantados del mundo tienen 300 veces más probabilidades de morir durante el parto o debido a complicaciones derivadas del embarazo, que las de países desarrollados, mientras que los niños nacidos en naciones en desarrollo tienen 14 veces más probabilidades de morir durante su primer mes de vida, que los de un país industrializado.

Al referirse a las tasas de mortalidad materna e infantil, la Representante de UNICEF insistió en que  “no nos podemos quedar indiferentes, sobre todo porque la mayoría de esas muertes pueden ser prevenidas”, incluso con medidas fáciles, como es mejorar la higiene.

El secretario de Estado de Salud, Bautista Rojas al comentar las estadísticas que ubican a República Dominicana entre las naciones con alta tasa de mortalidad materna reconoció que “hay problemas de calidad (en la atención médica), que es lo que nosotros tenemos que mejorar”, y  destacó que la cobertura de acceso a los servicios de salud es alta.

“En principio, los proveedores de salud vinculan este problema de calidad por la falta de equipos, pero ya los centros de partos están dotados de maquinarias”, insistió Rojas al referirse a las causas del los altos niveles de mortalidad materna e infantil. El funcionario enfatizó en la necesidad de que “la calidad (de la atención) sea asumida por el médico desde el embarazo, parto y post parto”.

En República Dominicana, de las 127 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos, el 27 por ciento ocurre por toxemia, 21 por ciento por complicaciones puerperio, 12 por ciento por hemorragias, y cierto por ciento por abortos, además de otras causas, según las cifras presentadas por Marisol Peña, de la Dirección General de Epidemiología de SESPAS.

En la mayoría de estos casos, las muertes ocurren en madres con edades que van entre 20 y 29, y  de10 a 19 años, de acuerdo a la especialista. Prácticamente el 90 por ciento de las muertes maternas ocurre en las Región Este y en la zona fronteriza del país, en hospitales públicos y en bajas proporciones se encuentran las clínicas privadas y las residencias de las víctimas.

Igualmente se presentó la experiencia de la Pastoral Materno Infantil, que funciona en el contexto de los esfuerzos por reducir la mortalidad materna e infantil, especialmente en el período neonatal, como actor comunitario en barrios marginales -utilizando el ejemplo de la Pastoral de la Crianza de Brasil- dentro del enfoque del continuo de atención a la madre, el recién nacido y la niñez.

El padre José Navarro, director de la Pastoral explicó que “desarrollamos un proceso educativo con las madres en sus comunidades, buscando entre otros objetivos el de mejorar el uso oportuno de los servicios de salud y la adhesión a las orientaciones y tratamientos indicados en los centros de salud para ser puestos en práctica en los hogares.”

Entre los principales resultados encontrados sobre el impacto del programa de la Pastoral Materno Infantil están: Tendencia de 46% de reducción de la desnutrición crónica; 48% de reducción del riesgo de sobrepeso; 39% de reducción en la prevalencia de anemia en grados moderado o severo; tres veces mayor prevalencia de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y aumento de 48% en la prevalencia de niños que completaron todas las vacunas del primer año de vida.

En el acto de presentación participó un grupo de las madres con sus bebés beneficiarias y de consejeras voluntarias que colaboran en el programa de la Pastoral Materno Infantil, que se desarrolla en barriadas marginales de Santo Domingo y otras ciudades de República Dominicana.

Marzo 2009.

 

 
unite for children