Salud

Salud

Salud

Información Básica sobre Cólera

Brote de Cólera en Haiti

Educación para la inclusión social

Influenza o Gripe A H1N1

Salud materno-infantil

Desnutrición Infantil

Lactancia Materna

Influenza Aviar

Saneamiento e Higiene

Primera Infancia

 

Monitoreo fórmulas infantiles

© UNICEF RD/P.Orduña/2007

Santo Domingo.- La publicidad errónea y la promoción comercial de sucedáneos de la leche materna y fórmulas infantiles constituye uno de los factores que más inciden en la baja tasa de lactancia materna en el país, según demuestran los resultados de un monitoreo hecho por la Comisión Nacional de Lactancia Materna, con énfasis en las actividades de promoción y difusión.

Dicho monitoreo se realizó en centros de salud públicos y privados, puntos de ventas como farmacias, tiendas y supermercados, en los medios de comunicación y en el etiquetado de dichos productos.

Los resultados del monitoreo fueron presentados a miembros de medios de comunicación y a los pediatras para que estos también cumplan con su importante rol en la promoción de la lactancia materna.

La doctora Clavel Sánchez, Coordinadora de la Comisión, hizo la presentación de los resultados en un encuentro con comunicadores,  convocando a  representantes de la sociedad  civil a formar una alianza con el Estado para fomentar la lactancia materna.

En el encuentro con pediatras, Tad Palac, Representante de UNICEF, destacó que “es una pena que se haya dejado caer esta práctica de lactancia para sustituirla por fórmulas infantiles tan solo por beneficios económicos”;  enfatizando que  “ojalá que todos los niños dominicanos puedan disfrutar de la gran satisfacción y buena salud que brinda la lactancia materna”.

Lo que sucede
Los resultados demostraron que los fabricantes violan  la Ley 8-95 que declara como prioridad nacional el fomento y la promoción de la lactancia materna y el Código Internacional de Sucedáneos de la leche Materna, pues difunden información engañosa sobre esta práctica e incorporan nuevas técnicas de mercado que desalientan la lactancia materna, haciendo que las madres sustituyan la lactancia por la alimentación artificial.

De igual manera, en los centros de salud muchas veces no se cumple esta ley pues se observaron afiches, tarjetas de control, folletos, recordatorios para citas, entre otros materiales, que promocionan marcas de fórmulas infantiles, además de que algunos centros de salud aceptan donaciones de las compañías distribuidoras, comprometiéndose así a recomendar su mercancía.

Las compañías distribuidoras también utilizan medios de comunicación, como revistas dirigidas a las madres para promocionar sus productos, omitiendo declaraciones sobre la superioridad de la leche materna, la edad a partir de la cual se puede comenzar la alimentación complementaria y los efectos negativos del uso de biberones y tetinas.

En lo que respecta al etiquetado, se observó el uso de imágenes e informaciones no permitidas, pues según la ley ni el envase ni la etiqueta deben llevar imágenes de lactantes ni ningún texto que pueda idealizar la utilización de estos productos.


Sobre la Ley 8-95
La Ley 8-95 está inspirada en el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna y declara como prioridad nacional el fomento y la promoción de la lactancia.

En el artículo 9 la ley prohíbe la publicidad de biberones, tetinas y bobos en todos los centros de salud públicos y privados y la visita de propagandistas a dichos centros. Además, establece que ninguna persona podrá promocionar estos productos en puntos de venta u otro lugar.


Por Julissa Montilla
Octubre 2008

 

 

 

 

El Código de Sucedáneos de la Leche Materna

En Octubre de 1979 la OMS y UNICEF organizaron una reunión internacional con profesionales de la salud, nutricionistas, y representantes de la industria sobre la alimentación del lactante.

Allí se aceptó la necesidad de disponer de un código para regular las prácticas inapropiadas de comercialización de productos infantiles. Después de 15 meses de trabajo se llegó a la versión final  y el 1de mayo de 1981 se aprobó el código que plantea estimular y proteger la lactancia materna y controlar las prácticas incorrectas usadas para vender productos de alimentación artificial.


unite for children