Prevención y Respuesta a Emergencias

Terremoto Haiti 2010

Temporada Ciclónica 2012

Tormentas Gustav, Hanna e Ike

Respuesta a Tormentas Noel y Olga

Prevención y Mitigación de desastres

Respuestas Emergencias 2002-2004

 

Respuestas Emergencias 2002-2004

© UNICEF/RD/2004/L.González

UNICEF-Santo Domingo en las últimas respuestas a desastres y emergencias.

Durante la segunda mitad del 2004,  las lluvias provocaron graves inundaciones en el municipio de Jimaní,  zona fronteriza con Haití, y en la región del Bajo Yuna, en el noreste del país.  El desbordamiento del Rio Blanco o Rio Soleil provocó en Jimaní  la muerte y desaparición de cientos de personas, destrucción y daños a cientos de viviendas que dejaron a más de 600 familias afectadas.

En el Bajo Yuna la inundaciones provocaron cuantiosos daños a la agricultura, especialmente a extensas áreas sembradas de arroz en las provincias Duarte, Puerto Plata, María Trinidad Sánchez, Sánchez Ramírez y Monseñor Nouel.  Unas 400 familias tuvieron que abandonar sus hogares y 30 comunidades quedaron aisladas.

La Oficina de UNICEF- Santo Domingo envió en las siguientes 48 horas a  dos grupos de trabajo para hacer una evaluación rápida a las zonas de Jimaní y del Bajo Yuna, con el objetivo de determinar la necesidad de recursos y suministros, considerando los compromisos  básicos para la infancia.

Inmediatamente a la declaración de emergencia se recibieron y entregaron a las autoridades de Salud Pública 20,000 sobres de sales de rehidratación oral  para manejar los casos de diarreas propios de situaciones donde escasea el agua potable.  También se adquirieron tinacos para almacenar agua.

Entrega de suministros a familias afectadas

Se distribuyeron localmente 1,500 paquetes de higiene y 1,500  paquetes  familiares que se entregaron  a cientos de familias afectadas.  Cada paquete de higiene contenía cloro, fundas para basura, jabón, detergente en polvo,  toallas corporales, papel sanitario, pasta y cepillos dentales, dos galones de agua, repelente de insectos y otros productos.  Los paquetes  familiares contenían utensilios de cocina y  para la alimentación, así como algunos juguetes infantiles y otros artículos de uso familiar.

Considerando la gran población de niños y niñas afectados en Jimaní por la pérdida de familiares, parientes y amigos, así como por los daños causados a sus viviendas, se coordinó con la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, a fin de que personal especializado apoyara al país en el proceso de recuperación psico-social de los niños y niñas afectados por la tragedia.

Se capacitó a facilitadores nacionales y se ejecutó un programa de recuperación utilizando la guía “Retorno a la Alegria”,  desarrollada por UNICEF y utilizado con éxito en países de América Latina.

Con un gran soporte lúdico, “Retorno a la Alegría” está basada en la  técnica de niño-a-niño y se adapta culturalmente a cada comunidad.  Busca que los niños y niñas sean actores de su propia rehabilitación y no víctimas.  También sirve de preparación para un pronto retorno a la escuela.

Para ejecutar el proceso de recuperación, que benefició unos 600 niños y niñas, se coordinó estrechamente con las autoridades municipales y provinciales, Visión Mundial, la Fundación Sur Futuro,  CONANI, la Dirección de Atención a Primera Infancia, así como otras instituciones.

En septiembre de 2002 decenas de edificaciones escolares fueron afectadas por un movimiento sismico, que tuvo mayor impacto en las provincias de Puerto Plata, Santiago y Duarte.  En coordinación el la Secretaría de Estado Educación, y a fin de que el año escolar  no sufriera  retrasos,   UNICEF en el país donó setenta carpas de vynil, con capacidad para 80 estudiantes cada uno.  Cada carpa constaba de espacio para dos aulas y baños portátiles.

Asimismo, se instalaron tinacos en aquellas escuelas cuyos servicios sanitarios no disponían de agua.

 

 
unite for children