Prevención y Respuesta a Emergencias

Terremoto Haiti 2010

Temporada Ciclónica 2012

Tormentas Gustav, Hanna e Ike

Respuesta a Tormentas Noel y Olga

Prevención y Mitigación de desastres

Respuestas Emergencias 2002-2004

 

Solidaridad en el Bajo Yuna

© UNICEF RD/2008/L.Gonzalez

Se forman núcleos de apoyo entre mil familias más pobres

Villa Riva.- Con un diez de diez fue calificado por sus beneficiarios el Proyecto de Apoyo a las mil familias más pobres, ejecutado por la Fundación Padre Rogelio Cruz, con la inyección de seis millones de pesos durante tres meses a la zona del Bajo Yuna.

Durante una evaluación realizada con las familias beneficiarias del proyecto,  se concluyó  que las expectativas se cumplieron en más de un 90%.
 
Además de contribuir con la reactivación de la economía en el Bajo Yuna, distribuyendo seis millones de pesos mensuales en bonos durante tres meses, uno de los componentes de este proyecto se refiere al fomento de la solidaridad entre los vecinos.

“Aquí se ha despertado un sentido de solidaridad y se han demostrado a ellos mismos que pueden, y eso ha sido en solo tres meses, ¿tu te imaginas que esto se pueda hacer por seis meses o por un año?, ¡se hace una revolución!”, señala el Padre Rogelio con acento emocionado.

“En mi comunidad nos beneficiamos 57 familias con artículos de primera necesidad, semillas, operativos médicos y los bonos, y la forma en que éstas familias han sido beneficiadas sin hacer filas, sin empujar, sin tener que andar detrás de nadie, sino que le ha llegado a las familias que realmente más lo han necesitado, esto ha sido una cosa extraordinaria”.

Así se expresa el señor Ovidio Almonte, residente en Los Platanitos, quien forma parte de un núcleo de solidaridad de la Fundación Padre Rogelio y ha sido beneficiario de este proyecto.

“Pero con motivo de la tormenta, todavía tenemos familias ubicadas en casa de amigos y familiares, tenemos como 14 familias que el río les barrió con las viviendas.  Lo más penoso son los envejecientes que viven arrimados”, indica el señor Almonte, al solicitar que se tome en cuenta a las familias que aún están refugiadas en casa de amigos y familiares, para un posible proyecto habitacional.

De acuerdo con los datos recogidos por la Fundación Padre Rogelio, más del 70% de los hogares de la zona del Bajo Yuna sufrió daños severos a causa de las tormentas Noel y Olga, y mientras 59 familias continúan refugiadas en las instalaciones del proyecto agrícola Aglipo II, una cantidad indeterminada se encuentra en casas de amigos y familiares en condiciones de hacinamiento.

El Proyecto
El proyecto de apoyo a las mil familias más pobres del Bajo Yuna, comprendió la entrega de productos de primera necesidad, 6 mil pesos en bonos para tres familias que forman un núcleo solidario, para ser canjeados por alimentos en los colmados de las comunidades, así como la construcción de 20 viviendas con el apoyo del INVI.

El Padre Rogelio señala que la primera parte del proyecto termina ahora al concluir los tres meses estipulados, “pero vamos a continuar, porque UNICEF está apoyando por tres mes, así que el proyecto podrá continuar unos meses más para este nuevo grupo”.

El apoyo que ofrece UNICEF alcanza un total de 2 millones, 520 mil pesos, destinados a dar continuidad al proyecto con 420 familias adicionales a las primeras mil, definidas como las más pobres de la zona del Bajo Yuna, luego del paso de las tormentas Noel y Olga por el país.

Aunque la economía no se reactivó totalmente en estos tres meses, este proyecto sirvió de puente hasta tanto se recuperaba la agricultura. “Lo que nosotros hicimos fue apoyarles mientras sus cosechas se ponen bien, porque pensamos que en estos tres meses la gente se podía morir, y este año les fue muy bien con el arroz, se vendió caro, pero además, la comunidad está quedando organizada en núcleos familiares de solidaridad”, destaca el Padre Rogelio.

El pasado mes de marzo cuando inició el proyecto, la Fundación Padre Rogelio contaba con 800 mil pesos, mientras que los cálculos para su ejecución alcanzaban los 18 millones de pesos.

“Pero empezamos a tocar puertas y recibimos el apoyo de la Fundación Freddy Beras Goico, de UNICEF, Sur Profundo, del Secretariado Técnico de la Presidencia; Juan Luís Guerra; el Banco del Progreso; también nos apoyó un amigo de Importadora Gutiérrez, la Secretaría de Estado de Agricultura, el Instituto Nacional de la Vivienda y muchas personas particulares que nos han pedido reserva de sus nombres, pero que también contribuyeron con el éxito de este proyecto”.

Con la formación de los núcleos solidarios, donde cada familia escogía otra con la que le unieran lazos de familiaridad y otra con la que sólo tuviera amistad para compartir los 6 mil pesos en bonos, las mil 420 familias beneficiarias se multiplican por tres.

“Y creo que el mayor éxito ha sido la solidaridad que se ha despertado, porque ahora, si ocurre una desgracia, no tenemos que salir a buscar una familia aquí y otra allá, sino que ayudaremos a núcleos de 15 o 20 familias y así es mucho más fácil y efectiva una intervención”, concluye el padre Rogelio, rodeado de cientos de personas, que señalan que “Dios, además de escogerlo como padre, también lo escogió como buen administrador”.

Por: Melania Febles

 

Articulos Relacionados

Colmaderos del Bajo Yuna se recuperan de las tormentas Noel y Olga

 

 
unite for children