Recursos

Eventos

Publicaciones

Institucionales

Educación básica, equitativa y de calidad

Emergencias

Materiales de comunicación para programas

Política y abogacía por los derechos de la niñez

Protección de los niños, niñas y adolescentes

Sobrevivencia y desarrollo infantil

VIH-SIDA y niñez

Centro de Documentación

 

Fútbol y niños

Un buen comienzo para la niñez peruana y mejor fútbol para el Perú

En UNICEF estamos convencidos que los peruanos podemos tener más y mejores futbolistas y, de paso, un país mejor. Lograr esas metas no es tan difícil, pues se trata de observar al ser humano desde sus inicios, desde el momento que el niño empieza a dar pataditas en el vientre de la madre. Por allí encontraremos las interrogantes y las respuestas que fundamentan la convicción de UNICEF que ¡Con los niños si se gana!

¿Quiénes juegan al fútbol?
Los cronistas y aficionados saben bien que los partidos de fútbol no se juegan únicamente en la cancha y que los jugadores son la representación de los anhelos y sueños de todos, del país entero. Así, ya es hora de decirlo, los partidos de fútbol, los jugamos todos.

¿Cuándo empieza verdaderamente el partido?
El juego se inicia temprano; desde el momento que empezamos a recibir calor humano, afecto, cuidados, alimentación y un ambiente saludable. Si el recién nacido recibe eso, tendrá fuerza, inteligencia, carácter, es decir, llegada la hora, podrá saltar a la cancha y regalarnos victorias. De lo contrario, si el niño no recibe lo dicho, el jugador será débil, torpe, no tendrá inteligencia para dominar el balón y sentirá complejos frente a sus rivales más fuertes.

¿Cómo se puede tener jugadores cerebrales, inteligentes?
La ciencia nos señala que la capacidad de los buenos futbolistas, los genios del balón, empieza a desarrollarse a partir del funcionamiento temprano del cerebro y eso se logra a partir de la nutrición, los cuidados de salud y los estímulos afectivos (amor) que recibió en el vientre materno y durante los tres primeros años. Grandes estrellas del fútbol de nuestro tiempo, el holandés Cruyff, los brasileños Pelé y Ronaldinho o el francés Zidane no se cansan de agradecer a sus madres por la atención y el amor recibidos durante su primera infancia.

¿Cómo nos explicamos la conducta de los jugadores en el campo?
Los mismos conceptos que sirven para explicar el rendimiento físico y técnico sobre el campo, nos sirven para aclarar los diferentes comportamientos en la cancha y en la vida cotidiana misma, es decir si un jugador recibe durante su primera infancia, cariño, amabilidad, comprensión y buen trato, él repetirá ese mismo tipo de comportamiento en la cancha y dónde quiera que se encuentre. Estos principios básicos no solamente son válidos para los jugadores, sino para todos los componentes de la sociedad en su conjunto.

CONCLUSIONES

Es urgente que empecemos a replantear la importancia que tiene para el desarrollo del fútbol y del país el cuidado de los niños en edad temprana. Esa es la edad en que empieza a formarse los genios; los descuidos o el olvido de los niños desde la gestación hasta los tres años de edad es fatal: la ciencia señala que es allí donde bien puede empezar los comportamientos más deplorables en la cancha de fútbol y fuera de ella.

Es tiempo ya de empezar a cambiar el rumbo de nuestro fútbol y del país en su conjunto. Las estadísticas señalan que 400 mil niños peruanos sufren de desnutrición crónica y cerca de 900 mil padecen de anemia por deficiencia de hierro. Esa es una terrible realidad que tenemos la obligación de cambiar, aquí y ahora.

COSECHAR LO QUE SE SIEMBRA. No olvidemos ese viejo dicho. La única manera de alcanzar triunfos y victorias en el fútbol, así como destacar en todas las actividades de la vida, es teniendo conciencia de que la edad temprana de nuestros niños es el mejor y único momento para alcanzar esas metas que todos queremos. El tener buenos jugadores, buenos hijos, buenos estudiantes, buenos profesionales, en fin, ciudadanos ejemplares, no depende más que de nosotros. Con los niños no se pierde ¡CON LOS NIÑOS SI SE GANA!

 

 
unite for children