Historias de vida

Vidas reales

 

La sonrisa de Ranin Kate

 

Dos horas de viaje por el río Ucayali nos llevaron hasta la comunidad de Puerto Bethel. Ahí visitamos la escuela primaria multigrado N°64150. Es un edificio sostenido por gruesos maderos y construido con cañas y rústicas maderas del lugar que alberga a 61 niños y niñas. Al vernos ingresar, los niños se ponen de pie y entonan un alegre canto que no logramos interpretar. Doroliel Valegas, el maestro, nos indica que están cantando en shipibo: “Estoy muy feliz de aprender en mi lengua materna”.

Entre los estudiantes, distinguimos a Ranin Kate, una niña de 8 años, que con su amplia sonrisa nos invita a sentarnos en su mesa de trabajo.

“Ahora los niños tienen más libertad de expresarse, participan más, aprenden mejor”, nos dice Doroliel, quien tiene a su cargo la enseñanza de los estudiantes de 3er y 4to grado. Con notable orgullo y la esperanza dibujada en su mirada nos explica los cambios que ha visto desde que la educación intercultural bilingüe (EIB) fue incorporada en el aprendizaje.

Antes de seguir hace una pausa, para tratar de resumir todo lo que ha vivido en doce años como docente, y continúa: “Al empezar, nosotros no recibimos formación como docentes EIB. Con la práctica nos dimos cuenta que nuestros niños debían recibir una mejor educación, aprendiendo en su idioma. Sentíamos ese deseo, que ahora vemos cumplido. Con la propuesta de EIB nos hemos fortalecido nosotros y también la comunidad”.

El maestro nos explica que sus alumnos aprenden a leer, escribir y resolver operaciones matemáticas en shipibo y luego se les enseña el castellano como segunda lengua. Mientras tanto Ranin Kate mueve con entusiasta destreza las piezas móviles con el alfabeto Shipibo. Finalmente nos deja ver lo que ha construido: es su nombre. El acto de la niña, refleja lo que Doroliel nos ha contado. Ahora los niños y niñas de Bethel no solo aprenden mejor, sino que conocen mejor a su comunidad, fortalecen su identidad y se sienten orgullosos de su idioma.

La escuela de esta comunidad forma parte de la Red de Escuelas Integrales de Ucayali, que incluyen componentes de salud, educación y protección para niños y niñas, así como la participación comunitaria en el proceso educativo. Esta red ha sido establecida gracias al esfuerzo conjunto del gobierno regional y local, de autoridades de la comunidad, UNICEF y la cooperación canadiense.

El mediodía se acerca, los niños deben continuar con su jornada y nosotros debemos volver a la lancha que nos llevará de regreso a Pucallpa. El sol sigue brillando en lo alto, pero no tanto como la sonrisa de Ranin Kate cuando, en su lengua materna, se despide de nosotros. Ahí dejamos a un maestro héroe y a una niña peruana que en poco tiempo será bilingüe.

 

 
unite for children