Historias de vida

Emergencia en Tabasco y Chiapas

Historias de vida

 

Combate a la explotación sexual comercial en Cancún

© UNICEF México/MRamos
Uno de los integrantes del grupo de monitoreo del DIF durante su tour por los bares nocturnos en Cancún.

Por Diana Goldberg

“En una ocasión, una niña proveniente de Chiapas tocó a mi puerta en busca de ayuda. Ella había logrado escapar de un bar a donde había llegado engañada, pues la trajeron a Cancún para trabajar como mesera en un restaurante y, sin consultárselo, la llevaron a prostituirse a un bar local. No había venido sola, sino con una hermana, una prima y una amiga que estaban en otro bar y ella quería rescatarlas. Apenas hablaba español. El DIF (Desarrollo Integral de la Familia – institución gubernamental) del estado retomó el asunto y una de las trabajadoras sociales fue a hablar con el encargado del bar, quien las dejó ir para no meterse en problemas. Este caso me conmovió mucho y por eso quise participar en los comités de identificación de menores”, expresa Angela convencida.

Ella es una de los 13 integrantes del Grupo de monitoreo que se reúnen en fechas estratégicas en Cancún para recorrer centros nocturnos y bares con el objetivo de identificar niñas, niños y adolescentes en riesgo o en situación de explotación sexual. Con el mapa sobre la mesa, al caer la tarde, se organizan en parejas para visitar estos lugares en distintas áreas de la ciudad.

La detección por medio de la visita encubierta es una de las maneras que han encontrado las organizaciones que trabajan con las víctimas de la explotación sexual comercial infantil para identificarlas. Constituye uno de los componentes del plan de acción contra este flagelo en Cancún y en otros municipios como Chetumal y Playa del Carmen, en el estado mexicano de Quintana Roo, elaborado en colaboración con UNICEF en 2003.  Desde entonces el Gobierno está implementado el plan  con grandes esfuerzos. UNICEF apoya las campañas y foros de sensibilización.

Según el estudio “Infancia Robada” de UNICEF, el DIF y la organización CIESAS, se estimó que en el 2000 había unos 16,000 niños, niñas y adolescentes en México víctimas de la explotación comercial sexual, 700 a 800 de ellos en Cancún. Hasta ahora no existen cifras exactas sobre los niños y niñas víctimas de la explotación sexual debido a que se trata de un fenómeno oculto, explica Amaya Renobales de la organización ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Trafficking of Children for Sexual Purposes).

Cuando, como resultado de los monitores de los centros nocturnos, detectan a niños y niñas,  los participantes dan aviso a las autoridades sobre los bares y presentan un reporte al DIF. “En muchas ocasiones se han clausurado estos establecimientos”, explica Norma Salazar, Subdirectora General de Atención y Protección a la Infancia y Adolescencia del DIF en Quintana Roo. También se informa al Programa de Atención a Menores en Riesgo, PAMAR, para que esta organización, que trabaja con el DIF Quintana Roo, entre en acción y atienda a las niñas y niños. Además de ofrecerles alternativas, se acercan con las familias y buscan puntos de apoyo para convencerlos de que salgan de ese tipo de actividad. “La última medida es que ingresen a los albergues temporales del DIF”, explica Norma.

Otras actividades de prevención y combate a la explotación comercial sexual en Quintana Roo apoyadas por UNICEF son las campañas de sensibilización. La más reciente es la del 2006.

Asimismo, incluye la firma del Código de conducta internacional desarrollado por UNICEF, ECPAT y la Organización Mundial de Turismo (OMT).  Casi todos los hoteles de Quintana Roo ya firmaron este código que establece ciertos compromisos, como la capacitación de su personal en el tema y el establecimiento de mecanismos de respuesta frente a situaciones que pudieran denotar casos de explotación sexual infantil.

© UNICEF México/MRamos
La camarista Guadalupe participó en una capacitación sobre el combate a la explotación sexual comercial.

Guadalupe, camarista en uno de los hoteles en Cancún que firmaron el código, es clara: “Nos toca estar al pendiente de lo que podamos ver en las habitaciones. Eso aprendimos en el curso. No queremos que eso les pase a nuestros hijos”.

Para ser eficaz, el combate a la explotación sexual comercial infantil requiere de la participación de toda la sociedad. Asimismo, necesita de un marco legislativo adecuado en cuya construcción trabajan distintas organizaciones civiles, el sector privado, la sociedad civil en general y los miembros del Congreso local.

Al respecto, Norma Salazar explica que el siguiente paso es firmar un convenio con las asociaciones de taxis de Cancún, para empezar con el programa de capacitación y darles las herramientas de denuncia, como son las líneas de teléfono gratuitas y anónimas que la Procuraduría General de la República (PGR) y actores de la iniciativa privada, han puesto a disposición para avanzar en la solución a este problema.

 

 
unite for children