Educación

La situación

UNICEF en acción

 

Todos los niños en la escuela

© UNICEF Mexico/ACarlomagno

La iniciativa “Todos los niños en la escuela” surge como una respuesta colectiva a la necesidad de que todos los niños y niñas de México vayan a la escuela y completen una educación básica de calidad, comenzando con tres años de preescolar, seis de primaria y tres de secundaria.

Se enfoca, en especial, en los niños que viven en condiciones de marginación y pobreza, que son quienes actualmente están fuera del sistema escolar y constituyen más de un millón de la población en edad escolar, así como en quienes están en riesgo de salir de éste.

Actualmente, la iniciativa está siendo impulsada en cuatro entidades federativas: Chiapas, Yucatán, Oaxaca y el Distrito Federal. Con el apoyo y acompañamiento de UNICEF, los gobiernos y municipios de estos estados, así como la sociedad civil, han impulsado esta iniciativa que es un proceso incipiente de participación ciudadana para la universalización del derecho a una buena educación.

De acuerdo a la estrategia planteada, las instituciones estatales comenzaron a trabajar de una manera diferente para alcanzar el pleno cumplimiento de los derechos de los niños. Con apoyo de UNICEF, los municipios adoptaron un papel mucho más pro activo para mejorar el acceso de niños a la escuela.

¿Cómo lograrlo?

Como condición imprescindible para alcanzar el objetivo de que todos los niños y niñas vayan a la escuela y completen una educación básica de calidad, la iniciativa plantea asegurar las condiciones básicas de infraestructura, la disponibilidad de materiales y la formación de maestros para todas las escuelas, así como la calidad en los contenidos de la educación. Asimismo, convoca a todos los sectores de la sociedad a participar y aportar en la consecución de estos objetivos.

En las entidades federativas donde se impulsa la iniciativa, se han planteado las siguientes líneas fundamentales de acción:

• La actualización y sistematización de datos sobre cuántos niños y niñas están fuera de la escuela, dónde están y por qué no asisten;
• La amplia difusión de esta información para sensibilizar a toda la sociedad;
• La promoción de un amplio diálogo ciudadano en torno a esta información para definir una agenda básica de acciones;
• La definición y realización de aportes concretos por parte de distintos sectores.

 

© UNICEF Mexico/MRamos

Algunos resultados

En Chiapas y Yucatán se han obtenido los siguientes avances:

• Se formaron Grupos Promotores de la iniciativa con representación de distintos sectores de la sociedad (empresarios, medios de comunicación, organizaciones indígenas, otras organizaciones sociales e iglesias).

• Los Gobernadores de ambos estados declararon como una prioridad la localización e integración escolar de los niños y niñas excluidos y convocaron a los gobiernos municipales a que asumieran esta tarea.

• Las autoridades educativas actualizaron los datos sobre los niños que están fuera de la escuela. En Chiapas se llegó a una estimación de 92,000 niños entre 5 y 14 años para el ciclo escolar 2004-2005, lo que significa una reducción de más del 50% de la cifra del 2000. En Yucatán se ve una reducción similar, de 29,000 a 13,800. El ejercicio de actualización arrojó cifras por municipio y por localidad. A través de encuestas y grupos focales, se identificaron las principales causas de la inasistencia, que incluyen: limitaciones económicas, falta de actas de nacimiento, malos tratos y discriminación hacia los niños en las escuelas.

• En Chiapas, los municipios que concentran la mayoría de los niños fuera de la escuela  –Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristóbal de las Casas, Ocosingo y Las Margaritas– emprendieron una labor de identificar a todos los niños no inscritos por nombre y dirección a través de “barridos” casa por casa en las colonias más marginadas. En Tuxtla Gutiérrez, por ejemplo, en el 2005 se integró a 1,269 niños, identificados previamente por nombre, apellido y dirección, y en el 2006 a 809 niños.

• Se realizaron campañas de pre-inscripción a través de los medios masivos de comunicación en 2005 y 2006, con participación del sector privado y del Gobierno.

• En Chiapas, la Dirección de Registro Civil del estado, con unidades móviles donadas por UNICEF, ha realizado campañas de registro, particularmente en las comunidades rurales alejadas. Se identificaron a más de 25,000 niños no registrados y de agosto de 2004 hasta finales de 2006, se han entregado más de 16,000 actas de nacimiento.

• En ambos estados, los gobiernos municipales, conjuntamente con los gobiernos estatales, canalizaron los apoyos existentes y generaron nuevos apoyos para que los niños excluidos asistieran a la escuela. Estos esfuerzos incluyeron, entre otros: la gestión de donaciones de vehículos de empresas de transporte colectivo para los niños que viven lejos de sus escuelas; gestión con el programa Oportunidades para el otorgamiento (o restauración) de becas; asignación de recursos municipales para becas; otorgamiento de útiles escolares a los niños más necesitados, con recursos municipales y fondos donados por empresas privadas a través de UNICEF; localización y asignación de espacios en escuelas para todos los niños identificados; gestión de donativos para construir aulas; y asignación de maestros adicionales, entre otros esfuerzos.

• En general, para las instituciones gubernamentales la iniciativa ha significado un cambio de perspectiva: en vez de esperar a que los niños y niñas lleguen a las escuelas, y exigir que ellos y sus familias cumplan con los requisitos burocráticos para la inscripción, ahora salen a buscar a los niños y facilitan activamente los trámites para integrarlos en el sistema educativo. Se trata, en otras palabras, de la administración pública en función de metas de cumplimiento de derechos, no en función de las limitaciones de recursos y capacidades.

En el Distrito Federal se avanzó en los siguientes ámbitos:

• Junto con el Gobierno del Distrito Federal se realizó una investigación cuantitativa sobre los niños y niñas excluídos de la educación básica y media superior. Este estudio, que busca entender la naturaleza de la exclusión y cuáles son los factores que más inciden en ésta, se basó en las cifras del Censo del 2000, y revela que para las edades de 5 a 14 años, los niños más expuestos a la exclusión escolar son los niños con algún tipo de discapacidad (24.5%) y los indígenas (21.7%) y para el caso de las madres adolescentes (mujeres entre 12 y 14 años), más de 8 de cada 10 no asiste a la escuela.

• La temática de los estudios ha permitido la identificación de los principales factores de la exclusión educativa de los niños, niñas y jóvenes del Distrito Federal. Entre las principales conclusiones de este estudio se detectó que el mayor problema en el Distrito Federal es el alto nivel de deserción escolar que ocurre en secundaria. El porcentaje de deserción escolar en educación primaria es de 1.1%, mientras que para secundaria aumenta a 5.6%

• Se desarrolló un proyecto piloto de mejoramiento de infraestructura escolar en cuatro escuelas del Distrito Federal. En este proyecto participaron los padres y madres de familia, el personal docente de las escuelas, la SEP y el Gobierno de la Ciudad.

• En colaboración con la SEP se trabajó un programa de educación intercultural en más de 800 escuelas del DF. Este programa está dirigido a combatir la discriminación y exclusión contra niños y niñas indígenas.

UNICEF ha participado en este proceso con asistencia técnica, facilitando la colaboración entre distintos sectores de la sociedad e instituciones públicas, y canalizando aportes económicos del sector privado.

 

 

 

 

Campaña de inscripción escolar en Chiapas



Cartel de la campaña de preinscripciones escolares en Chiapas


unite for children