Salud y Nutrición

Salud y nutrición

VIH e infancia

 

VIH e infancia

VIH e infancia
© UNICEF México / MRamos

México se encuentra entre los países con baja prevalencia de VIH. Ocupa el puesto número 77 a nivel mundial. En el contexto latinoamericano se sitúa en el lugar 23, después de Estados Unidos, Brasil y los países del Caribe.
A finales de 2007 la estimación del número de personas que vivía con VIH dentro del territorio mexicano era de 204,900. En la franja de edad entre cero y catorce años, el porcentaje de casos acumulados es de 2.4%.

Durante mucho tiempo, la epidemia del VIH/SIDA no se asoció directamente a infancia y adolescencia. Pero en la actualidad se asume que los jóvenes son particularmente vulnerables a ella en cuanto a su transmisión e impacto. En la infancia, además, tiene un efecto devastador, más allá del problema de salud pública que representa.
Problemas como la orfandad, o que los propios niños se conviertan en cuidadores de familiares enfermos, provocan que los niños y las niñas no tengan una atención adecuada de adultos y se hagan vulnerables frente a la discriminación, la explotación o la vida en la calle y, por lo tanto, se vean afectados sus derechos a la educación, a una alimentación adecuada, a salud y a vivienda entre otras, así como que tengan más riesgo de infectarse.
Por lo tanto, aún cuando los niños, niñas y adolescentes no constituyen un grupo mayoritaria y directamente afectado por la epidemia del VIH/SIDA en el país, sí se traduce en un factor de vulnerabilidad para ellos, en función de las situaciones de riesgo a las que se enfrentan.

En el caso de la transmisión perinatal, de madre a hijo, la prevención supone todo un desafío. Desde que se detectó la primera mujer embarazada con VIH en 1988 y hasta 2007, han sido atendidas casi 200 mujeres por el Instituto Nacional de Perinatología. Se ha demostrado que un tratamiento adecuado a tiempo previene la infección de madre a hijo, así como preserva la salud de ambos durante más tiempo. Es por esto que uno de los mayores retos supone identificar a tiempo los casos de mujeres embarazadas que viven con VIH, para poder proporcionarles el tratamiento y el cuidado adecuados.

VIH e infancia
© UNICEF México / MRamos

¿Qué hace UNICEF?

El trabajo de UNICEF, en conjunto con ONUSIDA,  respecto a VIH/SIDA, se ha centrado en las llamadas “cuatro P”, metas de la campaña “Únete por la niñez, Únete con la juventud, Únete para vencer al SIDA”.
Estas cuatro metas, a cumplir en 2010, son:

  • Prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo: ofrecer servicios apropiados al 80% de las madres que lo necesiten
  • Proporcionar tratamiento pediátrico: ofrecer tratamiento al 80% de los niños y niñas que lo necesiten
  • Prevenir la infección entre los adolescentes y jóvenes: reducir en 25% el porcentaje de jóvenes que viven con VIH en todo el mundo
  • Proteger y ayudar a los niños y niñas afectados por el VIH/SIDA: llegar al 80% de los niños y niñas más necesitados

 

 
Search:

 Email this article

unite for children