Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Un análisis del Informe Machel señala que diez años después, la niñez sigue sufriendo abusos en las situaciones de conflicto

El nuevo informe indica que mientras los niños y niñas son víctimas de agresiones en grado cada vez mayor, la índole de los conflictos está cambiando

Nueva York, 17 de octubre 2007 - Decenas de conflictos en todo el mundo continúan privando a los niños y niñas de su infancia, según señala un nuevo informe de las Naciones Unidas que pasa revista a los avances logrados desde 1996, cuando se dio a conocer el histórico estudio preparado por la Sra. Graça Machel sobre los niños y niñas y los conflictos armados.

El reciente informe, elaborado por la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF, pone de relieve las cambiantes y devastadoras consecuencias que tienen los conflictos para los niños y niñas. El documento destaca los avances en la protección de los niños y niñas contra crímenes de guerra como el reclutamiento ilícito por parte de los grupos de combatientes y las fuerzas armadas y la violencia sexual. También exhorta a la comunidad internacional a tomar medidas concretas para poner fin a los abusos que sufren los niños y niñas durante los conflictos armados.

“La comunidad internacional ha puesto mucho empeño en la elaboración de un marco jurídico de protección”, dijo la Sra. Radhika Coomaraswamy, Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados. “Sin embargo, queda mucho por hacer en lo que respecta al cumplimiento de las leyes y a la lucha contra la impunidad y contra toda violación de los derechos de la niñez”.

En el decenio pasado, los conflictos han afectado de manera más brutal que nunca a los niños y niñas del mundo, que han sido víctimas de ataques contra sus escuelas y de secuestros con el propósito de emplearlos como combatientes, esclavos sexuales o sirvientes. Y en las regiones conflictivas, los niños y niñas corren aún más peligro porque la violencia se cobra las vidas de sus padres y madres, que constituyen la primera línea de defensa de sus hijos.

“Las amenazas contra los niños y niñas atrapados en situaciones de conflictos están en aumento”, señaló Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Ya no se trata solamente de que quedan atrapados entre dos fuegos, sino que de manera creciente son el blanco intencional de la violencia, el abuso y la explotación, además de ser las víctimas preferidas de los innumerables grupos armados que se ensañan con la población civil”.

Pero los estragos que causa la guerra en las vidas de los niños y niñas no se limita a las consecuencias de los ataques armados, ya que también es causa de la desnutrición, las enfermedades, el desplazamiento y la pobreza que amenazan a la niñez.

El informe exhorta a todos los estados miembros de las Naciones Unidas a que cumplan con sus responsabilidades para con los niños y niñas brindándoles acceso a los servicios básicos, como la educación, la atención de la salud, la nutrición y el suministro de agua y saneamiento. “Es necesario que se otorgue prioridad absoluta a las necesidades de los niños antes, durante y después de los conflictos. Esas necesidades deben formar parte integral de todo proceso de pacificación”, afirmó la Sra. Coomaraswamy.

El estudio también contiene otras recomendaciones importantes, como un llamamiento a que se ponga fin a la impunidad de quienes cometen crímenes horrendos contra los niños y niñas. Eso significa garantizar el procesamiento de los responsables de crímenes de guerra y el respeto de las normas internacionales pertinentes que en muchos casos entraron en vigencia después de la publicación del estudio original de la Sra. Machel.

Hace 10 años, ese histórico informe alertó al mundo sobre las circunstancias brutales en que vivían los niños y niñas reclutados por los grupos armados, así como sobre el empleo de la violencia sexual como arma de guerra. El nuevo informe señala que se han logrado avances con respecto a la prevención del reclutamiento de niños, así como a su desmovilización y reintegración en la sociedad. Mediante las medidas adoptadas por la comunidad internacional también se ha progresado en la lucha contra la violencia sexual.

Al respecto, se han producido logros importantes, como los primeros procesamientos a cargo de tribunales internacionales, el compromiso del Consejo de Seguridad de vigilar y dar respuesta a estos graves temas y la aprobación de nuevas leyes y normas jurídicas en el ámbito internacional. Entre ellas, el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados y los Principios de París, concebidos para prevenir el reclutamiento ilegal de niños y niñas y su empleo durante los conflictos armados.

Sin embargo, queda por delante el notable desafío de ayudar a los niños y niñas a recuperarse de sus experiencias traumáticas y garantizar su reintegración a largo plazo en sus comunidades.

En este examen estratégico complementario se ofrecen recomendaciones concretas para el próximo decenio. Entre ellas, un llamamiento a los estados miembros y a la sociedad civil para que protejan a los niños y niñas que viven en más de 50 zonas de conflicto en todo el mundo, así como aquellos que sobreviven con dificultad en regiones afectadas por conflictos pasados.

  Para mayor información
Laurence Gerard,  gerardl@un.org
, Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados
Kate Donovan, kdonovan@unicef.org, UNICEF Nueva York
http://www.un.org/children/conflict/machel/_

------------------------------------

Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados
En 1996, haciéndose eco del Estudio Machel, la Asamblea General aprobó una resolución mediante la cual recomendó al Secretario General que nombrara un Representante Especial para la cuestión de los niños y los conflictos armados. La Sra. Radhika Coomaraswamy, que es la segunda persona que ocupa ese cargo, asumió sus funciones en abril de 2006. La Representante Especial tiene la responsabilidad de servir de conciencia moral y defensora independiente del bienestar de los niños y niñas damnificados por los conflictos armados, así como de abogar por su protección. Durante el último año, la Sra. Radhika Coomaraswamy ha visitado Cote d’Ivoire, la República Democrática del Congo, Burundi, el Sudán, Myanmar, los Territorios Palestinos Ocupados, el Líbano e Israel. Los interesados en obtener más información sobre las labores de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados pueden consultar a www.un.org/children/conflict 


Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, y apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 
unite for children