Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

UNICEF sugiere estrategia de reducción acelerada de mortalidad infantil y materna para las Comarcas indígenas

Demasiadas muertes de niños por causas prevenibles

Ciudad de Panamá, 4 de octubre 2007- Aproximadamente 1,200 niños y niñas mueren anualmente en Panamá, según datos de la Contraloría General de la República (CGR). De estos fallecimientos, más de la mitad son prevenibles.

Niños y niñas pierden sus vidas debido a tres causas fundamentales: la desnutrición, las enfermedades diarreicas y las infecciones respiratorias. Solo por desnutrición murieron 87 niños en el año 2006; en el 2005 fueron 92, según datos de la sección de Estadísticas Vitales de la CGR.

Es posible reducir la mortalidad infantil de manera acelerada

A nivel internacional existen experiencias que han conseguido salvar vidas de niños y niñas aceleradamente. Para alcanzar este objetivo, se han utilizado intervenciones como: lactancia materna exclusiva para infantes menores de 6 meses y alimentación complementaria entre los 6 meses y 4 años; mosquiteros con tratamiento anti-malaria e inmunización universal con uso generalizado de terapias de rehidratación oral. Lamentablemente, y de manera creciente, el VIH sida representa también una amenaza mortal para mujeres, adolescentes y niños en la Comarca, y la prevención de la transmisión vertical es, a su vez, fundamental para reducir la mortalidad infantil y materna.

“Panamá posee hoy las capacidades financieras y técnicas para hacer frente a las muertes de los niños y niñas, y el Gobierno Nacional ha mostrado la voluntad política de hacerlo”, opina Fernando Carrera, representante de UNICEF en Panamá.

La participación comunitaria es la clave

Para poder  reducir de manera acelerada los niveles de mortalidad infantil y materna, experiencias internacionales demuestran que los programas de atención primaria en salud son exitosos si estos involucran activamente a la comunidad. La participación comunitaria es esencial en la promoción de ambientes sanos para los niños y niñas (agua y vivienda limpias, manejo de deshechos, cuidados durante el embarazo).

“La comunidad se puede constituir en el principal guardián de la salud de los niños, niñas y mujeres. A partir de ella, es posible generar sistemas de alerta temprana que apoyen al sistema de salud cuando hay situaciones de alto riesgo que los afectan”, opina Carrera. Añade: “En todas estas experiencias, una condición fundamental ha sido -y es- el involucramiento activo de las mujeres”.

Para mayor información 
Marti Ostrander, mostrander@unicef.org
..........................................................

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, y apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 
unite for children