Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Adolescentes, actores claves en la prevención del VIH/SIDA

© UNICEF/I.Benlloch/2007

A principios de junio 2007, las instalaciones de la Universidad de Brasilia se convirtieron en un hervidero de jóvenes y no tan jóvenes, que con música, teatro, cine y conversatorios participaron de la II Muestra Nacional de Salud y Prevención en las Escuelas organizada por el gobierno brasileño.

Brasil volvió así a demostrar su fuerza y compromiso para promover el derecho a manejar información apropiada sobre salud sexual y reproductiva entre los jóvenes de una forma plena, segura y sin prejuicios, para prevenir las Enfermedades Transmisibles Sexualmente y el VIH/SIDA. Éstos son los ejes del proyecto Salud y Prevención en las Escuelas (SPE) que impulsan los Ministerios de Salud y Educación del país, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).  

Este proyecto aboga por la integración de los servicios municipales y estatales de salud y educación y fomenta que sea la escuela el espacio en el que se articulen políticas de prevención para los adolescentes y jóvenes para que “se discuta con ellos, no sólo sobre ellos”. La reducción del estigma y de la discriminación son también elementos clave de este proyecto que no tendría sentido sin la participación de niños y niñas que viven con VIH/SIDA.

La relevancia de esta iniciativa, que podría convertirse en un ejemplo a nivel global, es tal que UNICEF, otros socios y los propios jóvenes que participaron en la Muestra, reclaman su institucionalización como programa de gobierno, garantizando así su continuidad con un presupuesto específico. 

Desde la experiencia - Ainoan Arlindo, de 14 años, se sorprendió mucho cuando hace dos años supo que un compañero de su escuela sería padre de dos niños. No eran gemelos, sino hijos de dos chicas diferentes con las que salía al mismo tiempo. Ésta fue su señal particular: tenía que hacer algo para que los adolescentes y jóvenes supieran enfocar mejor su vida reproductiva y además pudieran protegerse de las Enfermedades Transmisibles Sexualmente y del SIDA.

En su propio ambiante escolar, Ainoan, encontró el espacio que necesitaba para llevar a cabo su plan, el proyecto Salud y Educación en las Escuelas (SPE). “Me uní con fuerza a esa oportunidad. Comencé como participante, escuchando a otros adolescentes y jóvenes que realizaban actividades en Curitiba donde yo vivo. Después fui a una capacitación en Brasilia y a partir de entonces, pude contribuir como multiplicadora de información”.

© UNICEF/Brasil/R.Jayme/2007

Hoy, se enorgullece de compartir sus conocimientos con otros adolescentes y jóvenes. Tan solo en la escuela en la que estudió el año pasado, más de 700 niños y niñas participaron en las actividades. Ya ha perdido la cuenta de las personas a las que ha ayudado en el Estado de Paraná: “doy conferencias, organizo juegos, charlo con ellos sobre sexualidad, drogas y embarazo. Es fantástico porque hablo con ellos de igual a igual”.

Los resultados surgen poco a poco. Primero, en la relación con los propios jóvenes, ya que “se sienten más seguros, saben que pueden confiar en mí, preguntar cualquier inquietud, pedir preservativos u orientación sobre dónde encontrar un servicio médico por ejemplo”. Después se ven las cifras: “en mi escuela, en el año 2005, 10 adolescentes quedaron embarazadas. En 2006, sólo una. Francamente creo que la gente está reaccionando de verdad”.

La participación en el proyecto SPE también le ayudó a relacionarse mejor con su familia y a tener con ellos un diálogo más abierto sobre diversos temas.

Para ella, cuestiones como prejuicios y las barreras impuestas por los países o por la religión, son apenas desafíos. “A veces el camino es complicado, pero es suficiente ir recogiendo las piedras del camino. La gente ve entonces resultados y ve que está aportando su fuerza para ayudar a mejorar el mundo”, afirma la adolescente. Para superar los desafíos, es importante contar con el estímulo familiar, de los orientadores del SPE y de los colegas del proyecto, como Jefferson Paulo de Oliveira, de 16 años.

Alumno del colegio más grande de Paraná, Jefferson quiere ayudar a que el proyecto SPE llegue a los 6,000 estudiantes con los que convive. Para eso, está dando grandes pasos, capacitando a otros multiplicadores para que puedan desarrollar un trabajo similar a lo que él hace.

En la escuela que frecuenta, dedica su tiempo a conversar con los niños y niñas, a entregar material informativo, a proveer preservativos y orientar sobre cómo utilizarlos. Dos veces por semana cuenta con el apoyo de enfermeros de la Universidad Federal de Paraná, que van al colegio en el que estudia. También va a albergues y a instituciones que apoyan a usuarios de drogas.

Para Jefferson, el mayor desafío es convencer que el trabajo es positivo. “Muchas veces, converso con gente que no entiende, que ni siquiera quiere aprender y que no tiene ideas afines. Ahí, el secreto es no desanimarse y entender que la gente no está ahí para dar conferencias sino para conversar y ayudar en lo que más necesite el adolescente”, confiesa.

El trabajo de Jefferson y Ainoan cuenta con el refuerzo de otras actividades que se promueven en el municipio como el Autobus Adolescente Saludable. Este vehículo recorre la ciudad llevando de forma divertida temas relacionados con salud, sexualidad y los derechos de los adolescentes. Mediante el teatro, la música, videos,
juegos, creación de carteles, entre otros, los temas pueden discutirse con más facilidad.

Estas tareas están integradas con los servicios de salud local y de esta forma, el proyecto SPE se va difundiendo por el país, en los colegios, puestos de salud y en las calles.

Ampliando horizontes – UNICEF, además de trabajar por la institucionalización del SPE como programa de gobierno y su nacionalización, está trabajando para expandir esta experiencia a cerca de 1,500 municipios de 11 estados de la región semiárida de Brasil, que tiene los indicadores sociales más bajos del país.

Para esto, ha incluido el tema entre los objetivos de la Edición 2008 del Sello de Municipalidad Aprobada de UNICEF, una iniciativa que reconoce los avances que los municipios logran en la mejora de las vidas de los niños, niñas y adolescentes. Para recibir esta distinción, los aspirantes tendrán que crear un Grupo Gestor Municipal del Programa de Salud y Prevención en las Escuelas, además de hacer disponible el test de VIH para embarazadas, el tratamiento anti-retroviral para embarazadas seropositivas, la profilaxis para evitar la transmisión vertical (de madre a hijo en la gestación, parto o post-parto) y el Protocolo de Prevención de la Transmisión vertical.

Otra iniciativa que Brasil ha sido compartir con siete países de la Red Lazos Sur-Sur, son los ejemplos y lecciones aprendidas en el proyecto SPE, que puede servir de inspiración para el desarrollo de iniciativas similares. La red Lazos Sur-Sur está integrada por Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Guinea Bissau, Nicaragua, Paraguay, Santo Tomé y Principe y Timor Este. Esta iniciativa, creada en 2004 por el gobierno brasileño, une a los ocho países en un compromiso común que aboga por el acceso universal a la prevención, el tratamiento del VIH/SIDA y a los cuidados necesarios para los que viven con el virus.

Para mayor información
Adriana Alvarenga, aalvarenga@unicef.org, UNICEF Brasil
Isabel Benlloch, ibenlloch@unicef.org, UNICEF Oficina Regional para América Latina y el Caribe

------------------------------------

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, y apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el sida. UNICEF está financiando en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 
unite for children