Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

La historia de Belén en las inundaciones de Río Negro

© UNICEF Uruguay/Scafiezzo/2007

Mientras Belén dormía en la noche del 8 de mayo, el agua empezó a entrar bajo su puerta. Lenta pero imparable, avanzaba por toda la casa y empezaba a subir. Belén se levantó asustada, y aunque ya sabía qué sucedía, no lo podía creer. Pero sin detenerse a pensarlo dos segundos, corrió hacia su madre antes de que fuera demasiado tarde.

Esa noche las aguas del Río Negro se salieron de su cauce e inundaron las calles y casas de Mercedes como hace muchos años no se había visto. Cuando el río empezó a crecer de manera sostenida, el Intendente alertó a los habitantes de la ciudad por posibles inundaciones. Pero muchos no creyeron que podrían verse afectados; al fin y al cabo, nunca antes les había sucedido.

Mientras Belén aprontaba a sus hermanos menores, Carmen, su madre, llamaba a la Intendencia para que les ayudaran a rescatar los muebles que pudiesen. La inundación amenazaba con quitarles en una sola noche lo que les había costado años conseguir. Pero el agua crecía cada vez más y para entonces su única prioridad fue proteger a los niños y salir lo más pronto posible de la casa. Las niñas menores salieron en brazos de Belén y de Carmen, y los otros dos, ya de edad escolar, temerosos, las seguían de la mano hacia la calle.

Cuando su pedido de ayuda fue atendido, ya la casa estaba totalmente bajo agua, pero afortunadamente toda la familia estaba a salvo. Fueron trasladados de inmediato a uno de los albergues que se improvisaron para ofrecer refugio a los damnificados. Compartían una habitación con otras 2 familias que habían sido evacuados en la misma situación y no tenían otro lugar  a donde ir. Acomodados en las camas, escuchaban las noticias: más de 4,000 damnificados solo en Mercedes, y aproximadamente 12,000 en todo el país.

Después de un rato el susto ya había pasado, pero ahora empezaba la peor parte.

Acomodarse a esta nueva vivienda improvisada no fue sencillo, aunque la solidaridad del país entero permitió cubrir rápidamente las necesidades básicas. Frazadas, colchones y comida no se hicieron esperar. Y luego  llegaron los medicamentos y ropa necesarios.

Sin embargo, Belén y otras mujeres del refugio tuvieron que hacer ver a las autoridades aquello que sólo las madres pueden ver: las necesidades de los más pequeños. Reclamaron más comida para los niños en diferentes horarios y protección frente a la humedad pues a muchos les estaba afectando los bronquios. Y así, poco a poco, la situación fue mejorando.

Una semana después, la familia Rizca forma parte de las 1,420 personas que continúan fuera de sus hogares porque el agua aún no ha bajado en algunas zonas de Mercedes.

Belén se sienta en su cama cargando a la pequeña María, su hermana de 18 meses que se encuentra enferma por el frío y la humedad, mientras Carmen prepara a los más grandecitos para ir a la Escuela pues las clases nunca se detuvieron. “Hay que hacer como si la vida siguiera normalmente, mientras esperamos a que esto pase y podamos volver a casa”, cuenta Belén con tristeza porque ni ella misma sabe cuándo podrán volver; el agua derribó una pared de la casa y no saben qué queda de sus muebles.
Aún así, insiste en que nada puede reemplazar el hogar, especialmente para los más pequeños de la familia: no hay un espacio para jugar, no tienen sus juguetes a mano, “están desubicados, no saben qué es lo que pasa”.

Mientras mira a su hermana Belén reconoce que afortunadamente todo ha salido relativamente bien y agradece la ayuda que han recibido; sin embargo, ella sabe que ahora viene la parte más difícil: reconstruir la casa y sus vidas, y teme que esta tarea les tocará realizarla solos.

 

Mercedes, Uruguay
Para mayor información: http://www.unicef.org/lac/media_8275.htm

 

 
unite for children