Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Ni con el pétalo de una rosa

Paul Martin*

Dicho: "A las mujeres, ni con el pétalo de una rosa".

Hecho: en Colombia, dos de cada cinco mujeres han sido víctimas de golpes, violaciones, ataques con armas, quemaduras, por parte de su marido, novio o compañero. (Encuesta Nacional de Demografía y Salud, 2005)

Dicho: "A las mujeres, ni con el pétalo de una rosa".

Hecho: el Instituto de Medicina Legal (2004) registró un incremento de 26 por ciento en el número de reconocimientos médico-legales por violencia sexual. De cada 100 reconocimientos realizados por violencia sexual, 84 fueron practicados a mujeres, y 33 de cada 100 violaciones fueron contra niños y niñas de 10 a 14 años.

Dicho: "A las mujeres, ni con el pétalo de una rosa".

Hecho: las mujeres agredidas son revictimizadas por los procedimientos de denuncia y atención institucional que, además, son poco efectivos para detener y penalizar a los victimarios.

¡A las mujeres, ni con el pétalo de una rosa!

Las cifras citadas indican que las mujeres y niñas colombianas continúan sufriendo de discriminación, humillación y violencia, a pesar del supuesto respeto y cariño retórico de la sociedad.

Además de la violencia intrafamiliar, en el conflicto armado el abuso, la explotación sexual y todo tipo de discriminaciones son prácticas diarias. El informe de la Defensoría del Pueblo (XI/2006) revela que 96 por ciento de los niños y niñas desvinculadas del conflicto tuvieron su primera relación sexual antes de los 15 años. En el 72 por ciento de los casos, ocurrieron entre los 5 y los 13 años, en sus propios hogares. La violencia en el hogar y la falta de afecto llevan al 25 por ciento de niñas y al 15 por ciento de niños hacia los grupos armados.

¿Cómo deben protegerse las mujeres? A pesar de tener supuestamente igual acceso al poder político, las mujeres no llegan al 15 por ciento de representación en los puestos de elección popular y los partidos no han incluido un porcentaje significativo de mujeres en las listas para elecciones, ni en sus cargos directivos.

Esta situación es inaceptable. Como un paso muy positivo para cambiarla, las parlamentarias de la Cámara y el Senado están proponiendo una ley para sancionar y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres. Constituyeron una alianza con un grupo amplio de organizaciones civiles de mujeres para lograr este propósito. Unicef las felicita y, junto con Unifem, Unfpa y las otras agencias de Naciones Unidas pide a la sociedad respaldar esta iniciativa.

El estado mundial de la infancia 2007 (Unicef) afirma que para los niños y niñas "las personas más importantes en el mundo (...) son sus padres, madres y cuidadores". En las familias donde las mujeres toman las decisiones son mayores los recursos destinados a los hijos. Cuando la mujer se hace presente en decisiones sociales y políticas, la sociedad se beneficia mayormente y los recursos financieros se distribuyen más equitativamente.

Lograr la igualdad entre hombres y mujeres es un mandato de las Naciones Unidas.

Unicef levanta su voz para convocar a todos los sectores sociales a construir un frente común en defensa de sus derechos. El respaldo que las entidades de la ONU dan a este movimiento es el justo reconocimiento a su contribución para construir una sociedad equitativa y solidaria para mujeres, niños e incluso los hombres. Una sociedad que haga realidad el saber popular "a las mujeres, ni con el pétalo de una rosa" y las coloque en el puesto privilegiado que merecen, respetando sus derechos y reconociendo sus contribuciones inestimables a la familia, la sociedad, la democracia y la paz.

* Representante de Unicef en Colombia

 

 
unite for children