Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

UNICEF presenta el Estado Mundial de la Infancia en Ayacucho

Un llamado en favor de la igualdad entre los géneros

Ayacucho, 8 de febrero del 2007 - Este jueves 8 de febrero se presentó en el departamento de Ayacucho el Estado Mundial de la Infancia (EMI) 2007 que tiene como tema principal “La mujer y la Infancia. El doble dividendo de la igualdad de género”. La actividad que se desarrolló en la Plaza María Parado de Bellido contó con la presencia de la Ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Virginia Borra Toledo, de autoridades regionales y provinciales, y del Representante de UNICEF en el Perú, Guido Cornale.

En el evento participaron alrededor de 600 mujeres de la zona quienes desde diferentes puntos de la plazoleta ingresaron entonando canciones alusivas a la desigualdad que viven y fueron recibidas desde el estrado principal por la cantante ayacuchana Saywa quien junto a ellas entonó numerosos cantos andinos. Todas las mujeres tenían cubiertos los rostros con una máscara en la que se leía “Rompe el Silencio”.

El representante de UNICEF en el Perú, Guido Cornale fue el encargado de presentar el Estudio y señaló que la igualdad entre el hombre y la mujer y el bienestar de la infancia van de la mano.  “Cuando las mujeres están sanas, reciben educación y tienen la libertad de aprovechar las oportunidades que les brinda la vida, los niños y las niñas se desarrollan”, dijo Cornale.

A su turno, la Ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Virginia Borra Toledo sostuvo que las mujeres tienen un rol clave que jugar dentro de sus familias.  “Si los niños se desarrollan en un ambiente de violencia aprenderán a ser violentos”, refirió. Agradeció la presencia de las mujeres en la plaza, las instó a luchar contra la violencia y la desnutrición señalando que son ellas el motor del cambio en el país.

Por su parte, la señora Claudia Palomino, que llegó al evento desde una comunidad rural de Andahuaylas y que participa del proyecto Buen Inicio, señaló que con sus dos últimos hijos ha evitado la desnutrición crónica. "La primera violencia es la que empieza en nuestras propias casas así que yo me voy de casa a en casa organizando a las mujeres de mi comunidad para que no acepten la violencia y para que luchen contra la desnutrición crónica. Sólo así nuestros niños podrán desarrollarse adecuadamente",  mencionó.

De acuerdo al EMI, se calcula que 1 de cada 160 mujeres en América Latina muere como resultado del embarazo y el parto a diferencia de lo que ocurre en los países industrializados donde el peligro de muerte es apenas de 1 por cada 4 mil mujeres. En este mismo documento se señala que en el Perú las mujeres de las zonas rurales tienen dos veces más posibilidades de morir por causas derivadas de la maternidad que las que viven en zonas urbanas.

Ante esta realidad, el documento muestra el trabajo que UNICEF viene realizando en las zonas donde interviene. Esta incluye cuatro estrategias que han dado muy buenos resultados: las casas de espera materna, el apoyo a la familia para convertir la maternidad en una prioridad, la promoción de un amplio seguro médico y la adaptación cultural de los servicios de maternidad para eliminar las diferencias culturales que existen entre el personal de los servicios de salud y las madres que tienen tradiciones culturales profundamente arraigadas. Es por eso, que en las regiones donde actúa el Programa de Cooperación Perú-UNICEF, tres de cada cuatro mujeres embarazadas logran recibir servicios de atención en salud.

Otro de los temas que aborda el estudio son las trágicas consecuencias que origina la desigualdad entre los géneros: alrededor de 80,000 niños, niñas y jóvenes mueren todos los años en la Región como resultado de la violencia en la familia, y aproximadamente 6 millones de niños y niñas son sometidas a actos de violencia en sus hogares.

De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Política Alimentaria se encontró que cuando las mujeres tienen mayor influencia en las decisiones del hogar, mejora la situación de sus hijos en materia de nutrición, salud, educación y el efecto se hace mayor entre los hogares más pobres.

Este factor está vinculado en gran medida al poder económico que puedan manejar las mujeres en sus hogares. De acuerdo a este estudio, en el Perú el 45% de mujeres pobres dependen económicamente de sus esposos frente al 36% de mujeres no pobres que están en la misma situación. Sin embargo, hay que señalar que en una gran mayoría las mujeres siguen siendo empleadas en trabajos mal remunerados, sin contar que llevan la pesada carga doméstica diariamente. Además, los datos refieren que en muchos casos las mujeres ganan como promedio alrededor de un 69% de los ingresos que obtienen los hombres por desempeñar trabajos iguales.

El Estado Mundial de la Infancia es un documento que informa no sólo de estos problemas que enfrentan a diario millones de mujeres alrededor del mundo, en América latina y en el Perú. Muestra también que cuando se promueve la autonomía de las mujeres para que lleven vidas plenas y productivas, los niños y las niñas prosperan. La experiencia de UNICEF alrededor del mundo así lo demuestra.

 

Para mayor información, por favor contactar www.unicef.org/peru o a:
Marilú Wiegold, e-mail
mwiegold@unicef.org , teléfono (511) 213-0706 / cel. (511) 9757-3218
y/o  Elsa Ursula, e-mail:
eursula10@unicef.org, teléfono (511) 213-0707 / cel. (511) 9352-6944

 

 
unite for children