Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Efectos conflictos armados sobre los niños

Propuesta para un Examen estratégico en el 10o aniversario del “Estudio Machel”,

Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños

 

El 26 de agosto de 2006 se cumplió el 10o aniversario del informe pionero de las Naciones Unidas Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños (A/51/306), ampliamente conocido como “Estudio Machel”. El informe fue el resultado de un estudio de dos años solicitado por la Asamblea General en su resolución 48/157 y estuvo dirigido por Graça Machel, experta del Secretario General. El informe, publicado en 1996, propuso un amplio programa de acción para que los Estados Miembros y la comunidad internacional mejoraran la protección de los derechos y la atención de los niños en las situaciones de conflicto. En su resolución del 12 de diciembre de 1996 (A/RES/51/77), la Asamblea General aceptó el informe y sus recomendaciones, entre ellas el nombramiento de un Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y el apoyo necesario para desempeñar su misión.

En su plan estratégico de 2006-2007, la Representante Especial propuso que se realizara un Examen estratégico 10 años después del Estudio Machel[1]. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estuvo inmediatamente de acuerdo con la oportunidad y la importancia de la iniciativa y por consiguiente ha decidido convocar el Examen estratégico conjuntamente con la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados. Otros organismos del sistema de las Naciones Unidas han aceptado participar en el Examen estratégico, por considerarlo una iniciativa interinstitucional y multilateral[2]. Además, varias ONG y otros asociados se han comprometido a intervenir en el Examen estratégico.[3]

Además de evaluar los progresos, un Examen estratégico de este tipo ofrece una oportunidad con visión de futuro para establecer los retos y las prioridades más importantes, formular estrategias amplias y presentar recomendaciones para el futuro del programa de los niños y los conflictos armados, todo ello por medio de procesos intergubernamentales y de otro tipo.

En los últimos años se han logrado grandes progresos en la protección y el cuidado de los niños en los conflictos armados. La aprobación de los Principios de Ciudad del Cabo (1997) sobre el reclutamiento de niños estableció las normas que deben regir las actividades de los grupos armados involucrados en conflictos. Posteriormente se han tomado nuevas medidas normativas, como los Protocolos Facultativos (2000) de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989). A nivel internacional, los programas de desmovilización y reintegración incluyen medidas especiales para los niños, y las violaciones relativas al reclutamiento de niños están siendo juzgadas en los tribunales internacionales y mediante procesos judiciales. La aprobación reciente de la resolución 1612 del Consejo de Seguridad, que exige la supervisión y presentación de informes sobre graves violaciones de los derechos de la infancia, ha consolidado el compromiso de las Naciones Unidas y los Estados Miembros con respecto a esta cuestión.

Sin embargo, aunque se han logrado progresos considerables, los niños que viven en situaciones de conflicto armado siguen siendo muy vulnerables al reclutamiento por los grupos armados, así como a la explotación y el abuso sexual, y tienen muchas probabilidades de resultar muertos y heridos. Además, desde la publicación del Estudio Machel, el clima de los conflictos armados ha cambiado considerablemente. Han aparecido varias formas de violencia política y armada que presentan nuevas amenazas a la protección de la infancia.  

El proceso del Examen estratégico después de 10 años ofrece la oportunidad de renovar la movilización multilateral y el espíritu generado en su día por el Estudio Machel. El Examen estratégico servirá para volver a formular las medidas sobre los niños y los conflictos armados en el contexto de la reforma de las Naciones Unidas y los cambios en el marco normativo mundial. El Examen garantizará un enfoque más sensible con respecto al género y hará hincapié en la participación infantil, especialmente de los adolescentes.

Después de numerosas consultas realizadas dentro del sistema de las Naciones Unidas y con las ONG y otros asociados, en esta propuesta se describe el Examen estratégico y sus necesidades de financiación.

 

OBJETIVOS, APORTES Y CALENDARIO

El objetivo general del Examen estratégico es proporcionar una estrategia clara y con visión de futuro para abordar las cuestiones relacionadas con los niños y los conflictos armados durante los próximos 10 años. Más concretamente, los objetivos del Examen estratégico después de 10 años son:

  • Señalar las esferas clave en materia de logros y progresos en los planos nacional e internacional durante los últimos 10 años y actualizar el programa sobre los niños afectados por los conflictos armados bajo el prisma del marco normativo mundial vigente y la reforma de las Naciones Unidas;
  • Determinar nuevos desafíos, nuevas amenazas, prioridades y estrategias amplias para acelerar el programa sobre los niños y los conflictos armados; y
  • Renovar y reformular la participación y la toma de medidas multilaterales.

Para aprovechar mejor la oportunidad que presenta el 10o aniversario y la movilización multilateral que logró el estudio de 1996, se propone que el Examen estratégico después de 10 años sea un proyecto de un año de duración que cuente con la participación de una gama de asociaciones y emplee diversas metodologías. El elemento principal del Examen será un informe adjunto en forma de Anexo especial al Informe Anual que la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados presentará a la Asamblea General durante su sexagésimo segundo período de sesiones, que comienza en septiembre de 2007. En los meses siguientes, durante el otoño de 2007, se presentarán otros elementos complementarios del informe y se llevarán a cabo actividades de presentación y de seguimiento. Una descripción general del calendario y los aportes sería la siguiente:

Diciembre de 2006 – enero de 2007

  • Contratación de personal y formación de la Secretaría del Examen
  • Primeras reuniones de gestión y de los grupos de asesoramiento técnico
  • Comienzo de la investigación temática y asociaciones para la celebración de simposios

Febrero – junio de 2007

  • Calendario para llevar a cabo y terminar los procesos del Examen, la investigación temática, etc.

Julio – agosto de 2007

  • Período dedicado a formular estrategias y recomendaciones, a redactar el informe y a presentarlo ante la Asamblea General

Septiembre – octubre 2007

  • Preparación de los elementos complementarios del informe
  • Preparación de los actos de presentación y de la cobertura en los medios de comunicación

Noviembre de 2007

  • Actividades de presentación, entre ellas un debate abierto, y actividades especiales con el Consejo de Seguridad y la Asamblea General
  • Reuniones finales del grupo de gestión y asesoramiento técnico para asegurar la buena marcha del seguimiento

 

ANTECEDENTES

El informe de la Sra. Machel titulado Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños (A/51/306), presentado el 26 de agosto de 1996, se llevó a cabo de conformidad con la resolución 48/157 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1993. El estudio recibió el apoyo del entonces Centro de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ahora Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos), y de UNICEF. Concretamente, UNICEF prestó apoyo en la recaudación de fondos y la gestión, que incluyó la Secretaría del estudio. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados se mostró también especialmente activo. El Estudio Machel fue el producto de un proceso de investigación internacional que contó con un grupo de personas eminentes, un equipo de expertos y asociaciones con ONG y otras entidades. El resultado fue un programa amplio y sin precedentes destinado a mejorar la protección de los derechos de la infancia en las situaciones de conflicto.

En su tema anual del programa sobre la promoción y la protección de los derechos de la infancia, la Asamblea General acogió con beneplácito el informe de la Sra. Machel y sus recomendaciones (A/RES/51/77, del 12 de diciembre de 1996), entre ellas la creación del mandato del Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados.

Desde que culminó el estudio en 1996 se han logrado una serie de hitos decisivos que contribuirán a la estructura del Examen estratégico después de 10 años. En el marco de las actividades de seguimiento del informe de 1996, que se realizaron con ocasión del décimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, el Canadá organizó en septiembre de 2000 la primera conferencia internacional intergubernamental dedicada a la cuestión de los niños afectados por los conflictos armados[4]. En preparación de la Conferencia, la Sra. Machel dirigió la elaboración del “Examen Machel 1996-2000 – Análisis crítico del progreso alcanzado y los obstáculos enfrentados en la labor encaminada a aumentar la protección de los niños afectados por la guerra”. Los gobiernos participantes en la Conferencia aprobaron el “Programa Internacional sobre los niños afectados por la guerra”. Posteriormente, el “Examen Machel” sirvió de base al proceso de publicación del libro de la Sra. Machel sobre las conclusiones y el análisis del informe de 1996 y el Examen Machel[5]. Los informes prácticamente anuales del Secretario General al Consejo de Seguridad sobre los niños en los conflictos armados, así como los de la Representante Especial a la Asamblea General y a la Comisión de Derechos Humanos, ofrecen también una fuente sistemática para la recopilación de información[6]. Otras actualizaciones y análisis provisionales disponibles incluyen el Informe de 2004 del Secretario General a la Asamblea General titulado “Evaluación completa de la acción de las Naciones Unidas para hacer frente al problema de los niños afectados por los conflictos armados[7]”.

 

PROCESOS, METODOLOGÍAS Y CUESTIONES FUNDAMENTALES

Como se señaló anteriormente, el informe del Examen estratégico después de 10 años se preparará expresamente para el sexagésimo segundo período de sesiones de la Asamblea General. Aunque la gama de cuestiones relacionadas con los niños y los conflictos armados es amplia y compleja, el desafío consiste en preparar un Examen que sea a la vez inclusivo y estratégico. En su calidad de Examen estratégico, el proceso consultivo del Examen servirá para subrayar actualizaciones y puntos de progreso importantes, determinar los retos y las nuevas amenazas, y formular estrategias amplias. Se aprovecharán oportunidades como las que presentan las actividades sobre el terreno y reuniones previamente planificadas, y las iniciativas de investigación existentes[8].

Las metodologías y los elementos fundamentales en el proceso de preparación del Examen estratégico después de 10 años serán los siguientes:

Reuniones de alto nivel e interministeriales;

Aprovechando la experiencia brindada por el Grupo de Personas Eminentes que participaron en el Estudio Machel de 1996 y el Programa Internacional aprobado por los gobiernos en la Conferencia de 2000 celebrada en Winnipeg, Canadá, se organizarán mesas redondas selectivas de alto nivel para obtener los aportes de dirigentes influyentes y movilizar su apoyo para el seguimiento del Examen estratégico después de 10 años. Algunas de estas reuniones contarán con la participación de dirigentes influyentes en el ámbito de la política, la cultura y la religión que no prestan actualmente sus servicios en el gobierno, y otras tratarán de obtener enlaces con reuniones regionales e intergubernamentales[9].

Reuniones y simposios temáticos con la participación de expertos;

Como alternativa estratégica a las consultas regionales, el Examen organizará una serie de reuniones o simposios sobre temas prioritarios seleccionados. Por ejemplo, los debates hasta la fecha han señalado como temas para un simposio de este tipo la preocupación por los niños en el marco de la naturaleza y las definiciones cambiantes de los conflictos y la violencia política, así como la preocupación en torno a las aplicaciones e instrumentos jurídicos utilizados para mejorar el cumplimiento por parte de las partes en conflicto. También se ha propuesto una consulta especial con los trabajadores que se encuentran sobre el terreno y en primera línea de la protección de la infancia, cuyas opiniones y experiencia práctica no se suelen tener lo suficientemente en cuenta.

Asociaciones para la investigación y presentaciones de expertos;

En su calidad de proceso multilateral y abierto a consultas, el Examen contará con una gama de asociados que prepararán sus aportes sobre temas o cuestiones particulares. Por ejemplo, como ocurrió en su día con el Estudio Machel, organismos u ONG pueden tomar la iniciativa de sintetizar las lecciones aprendidas y las mejores prácticas sobre un tema concreto y presentar un documento especial para el informe del Examen después de 10 años. Algunos de estos documentos pueden tener la forma de estudios preliminares, mientras que otras dimensiones del estudio podrían prepararse por medio de reuniones temáticas, tal como se ha indicado anteriormente. Este proceso aportará al Examen una síntesis de la experiencia interinstitucional, estudios monográficos sobre las mejores prácticas y ejemplos prácticos de país sobre los proyectos que han dado resultados y las lecciones aprendidas. Más adelante se ofrecen detalles sobre los temas fundamentales para las reuniones temáticas y las asociaciones para la investigación[10]. Además, el Examen tratará de recopilar en un meta-análisis el amplio conjunto de investigaciones e informes que han surgido durante los últimos 10 años.

Un cuestionario para los Estados Miembros;

Aprovechando los buenos resultados y la experiencia del cuestionario que se preparó para el Estudio del Secretario General sobre la violencia contra los niños, el proceso de Examen contará también con un breve cuestionario. El cuestionario estará basado en las recomendaciones fundamentales que el Estudio Machel de 1996 hizo a los Estados Miembros. Un cuestionario permite conocer los diferentes aspectos de la labor de los Estados Miembros hacia la protección de los derechos de la infancia en las situaciones de conflicto armado y presenta la oportunidad de promover discusiones y debates a nivel de país.

Participación de los niños.

Incluir la experiencia y las recomendaciones de los propios niños será fundamental para que el Examen estratégico sea minucioso y veraz. Los asociados no han decidido todavía la mejor manera de incorporar a los niños en el Examen. Los debates hasta la fecha están explorando asociaciones por medio de las cuales se celebren consultas sobre el terreno con los niños para que formulen sus propios planes de acción y recomendaciones de estrategia como aportes al Examen. Por ejemplo, la función de los adolescentes como educadores entre pares en una serie de aspectos de la programación –como la prevención y la respuesta al VIH/SIDA, la explotación sexual e impedir el reclutamiento– exige una labor más coordinada con los propios adolescentes.

El Examen procurará aprovechar al máximo la utilización de tecnologías que puedan facilitar que las consultas sean eficaces e inclusivas. Por ejemplo, se pueden organizar teleconferencias para algunas de las consultas de alto nivel y con los expertos. También se utilizarán teleconferencias para las consultas que se realicen con diferentes partes interesadas, como con los Coordinadores Residentes y Humanitarios de las Naciones Unidas. Además, se creará una página en Internet dedicada al Examen, con enlaces a los sitios en Internet de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF.

Determinar las cuestiones fundamentales para el Examen estratégico

Como se señaló anteriormente, el proceso de consultas del Examen puede servir para subrayar importantes actualizaciones y puntos de progreso, así como determinar los nuevos desafíos y estrategias fundamentales. Concretamente, el Examen estratégico se basará y complementará los progresos del Grupo de Trabajo del Consejo de Seguridad sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados y del sistema de seguimiento y presentación de informes, para sintetizar cuestiones pendientes y estrategias amplias. Las consultas interinstitucionales celebradas hasta la fecha han hecho hincapié en la necesidad de que el programa sobre los niños y los conflictos armados esté más integrado y sea más global. En este aspecto, las repercusiones múltiples de los conflictos sobre los niños y los vínculos entre las "preocupaciones especiales" – niños utilizados por grupos armados, violencia sexual, trata, apoyo psicosocial, matrimonio infantil, explotación económica– se formularán de manera más amplia por medio del proceso del Examen estratégico y sus recomendaciones. Igualmente, las discusiones hasta la fecha han hecho hincapié en que la función de la política social, las tradiciones y las estructuras sociales, las medidas jurídicas y la promoción forman tanta parte del marco como de la prestación de servicios. En este sentido, el Examen estratégico incorporará vínculos más firmes con los principios de los derechos del niño como base para la toma de medidas.

Dependiendo de cómo evolucionen las discusiones en marcha sobre el Examen estratégico, los temas a tratar estarán basados en los del primer Estudio Machel y los del “Examen Machel 1996-2000”. Esto exigirá un análisis estratégico de las lecciones aprendidas, los logros y los puntos más importantes. Este análisis puede basarse en el amplio conjunto de investigaciones y análisis llevados a cabo durante los últimos 10 años. Para resumir, los temas del Estudio Machel y del Examen de 2000 incluyen:

El informe de 1996 señala insuficiencias en la salud y la nutrición, el bienestar psicosocial y la educación, considerando que el artículo 39 de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas obliga a los Estados Partes a promover la recuperación física y psicosocial y la reintegración social de los niños afectados por los conflictos armados.

Entre las preocupaciones especiales que se abordaron en el informe de 1996 estaban: los niños soldados; los niños refugiados e internamente desplazados; la violencia de género y la explotación sexual; las minas terrestres y las municiones sin detonar; las sanciones; las tendencias cambiantes de los conflictos; y la puesta en práctica inadecuada de las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos.

El “Examen Machel 1996-2000” actualizó estos temas y amplió su enfoque para incluir cuestiones como: el VIH/SIDA; los niños en el programa de paz y seguridad; la mejora del seguimiento y la presentación de informes; poner fin a la impunidad por crímenes contra los niños; los adolescentes; el armamento y las armas ligeras; la reconstrucción y la reconciliación; el papel que desempeña la mujer en la construcción de la paz; los medios de difusión y las comunicaciones; el apoyo a la sociedad civil; y las insuficiencias y disparidades en la movilización de los recursos para los niños afectados por los conflictos.

El marco para el Examen estratégico no es propicio para encargar nuevas investigaciones estadísticas. Sin embargo, al examinar y actualizar los temas mencionados, el Examen se basará en los progresos en marcha de los indicadores de resultados y contribuirá a las actividades para establecer una información de referencia. Los temas más importantes que se plantean en las consultas realizadas hasta la fecha sobre el Examen estratégico después de 10 años incluyen:

Los niños en los procesos de justicia y reconciliación;

Aunque la experiencia obtenida ha sido considerable en lo que atañe a las cuestiones relacionadas con los niños en los procesos de la justicia internacional y de transición después de los conflictos, como las comisiones para la verdad y la reconciliación, se precisa un mayor análisis y orientación sobre este tema y sobre cómo realizar procesos de reconciliación de la comunidad. 

Los niños y la naturaleza cambiante de los conflictos;

Los temas que es necesario explorar en el marco de esta cuestión incluyen las estrategias para abordar las situaciones en que los niños estén atrapados en situaciones donde las definiciones de conflicto armado y grupo armado se encuentran en evolución, así como la naturaleza cambiante del conflicto y los niveles de violencia o insurgencia políticas. Se necesitan especialmente estrategias para las situaciones que no estén dentro del marco del programa del Consejo de Seguridad. Aunque en los últimos 10 años se han logrado progresos importantes para abordar el tema de la impunidad, las partes interesadas consideran la necesidad de analizar y establecer instrumentos y canales diferentes para mejorar el cumplimiento de las partes y los titulares de obligaciones.

Reintegración basada en la comunidad y oportunidades para los jóvenes;

Los temas que es preciso explorar bajo esta cuestión incluyen determinar las estrategias eficaces de reintegración basada en la comunidad que incorpore a los adolescentes y los jóvenes como agentes positivos en su comunidad. Por ejemplo, todavía queda por resolver la necesidad de determinar estrategias eficaces de reintegración basadas en la comunidad después de los procesos de "desarme y desmovilización" y se necesita un análisis intersectorial entre la experiencia y las mejores prácticas con los niños y con los jóvenes. Entre las ideas para la toma de medidas estratégicas en el ámbito de la investigación y la creación de asociaciones se encuentran explorar la aplicación de las experiencias de los empresarios sociales para la reintegración de los niños basada en la comunidad en los entornos posteriores al conflicto.

Desafíos pendientes en la esfera de la violencia de género, la explotación sexual y el abuso;

Aunque los progresos son considerables por lo que respecta a la rendición de cuentas en los casos de explotación sexual y abuso, es preciso realizar un análisis más amplio sobre los problemas que presenta la violencia de género. Un ejemplo es asistir con opciones apropiadas y sensibles a las niñas que tienen relaciones con miembros de grupos armados –incluidas las relaciones a la fuerza– y que han tenido hijos con ellos.

Vínculos entre preocupaciones especiales, como la trata y el VIH/SIDA.

Cada vez se reconoce más la necesidad de que las estructuras y sistemas sociales de apoyo a los niños vulnerables tienen que intervenir a través de contextos afectados por los conflictos a fin de mitigar las amenazas y las consecuencias del VIH/SIDA. En este sentido, es necesario realizar una tarea de consolidación y síntesis de las mejores prácticas y los enfoques programáticos eficaces que integran múltiples factores de vulnerabilidad para los niños y las comunidades tanto durante como después del conflicto.  

COMPOSICIÓN, ESTRUCTURA Y PRESUPUESTO

La estructura de trabajo del Examen estratégico estará compuesta por una Secretaría del Examen formada por un equipo reducido de personal que obtendrá asistencia técnica de una serie de asociaciones y organizaciones. Con respecto al mecanismo de financiación, se ha establecido una “consignación de fondos” dentro del Fondo Fiduciario ya establecido para la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados. Mediante este fondo se puede gestionar el personal, los gastos y el apoyo o las subvenciones a los asociados.

Composición

La estructura para el Examen estratégico incorporará grupos técnicos y de orientación, además de los aspectos de gestión y administración que representa llevar a cabo el Examen.

Nivel de gestión: Como entidades que convocan el Examen de manera conjunta, la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF serán los gestores generales del proyecto de Examen estratégico. El Director de la Secretaría del Examen se reunirá de forma periódica con la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF a fin de garantizar que las decisiones se tomen de manera oportuna y el proyecto se lleve a cabo con eficacia.

Grupo interinstitucional de asesoramiento: Se propone que el Examen estratégico después de 10 años reciba el apoyo y la orientación de un grupo de asesoramiento basado en los vigentes Grupo de Trabajo del Consejo de Seguridad sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados y el Comité Directivo. Aunque a nivel general será necesario celebrar un número reducido de reuniones, un grupo dedicado a nivel de trabajo debe reunirse de manera más habitual. La función del grupo interinstitucional de asesoramiento es ofrecer orientación sistemática para el proceso del Examen y facilitar los aportes de las diferentes organizaciones y partes interesadas.

Grupo técnico de referencia: Sobre la base de la experiencia del Estudio Machel y el proceso de Examen de 2000, el grupo técnico de referencia estará compuesto por expertos técnicos superiores de diversas ubicaciones y aspectos relacionados con las mejores prácticas relativas a los niños y los conflictos armados. Este grupo será una ampliación del grupo interinstitucional de asesoramiento, o por lo menos habrá algunos miembros del grupo interinstitucional de asesoramiento que sean también asesores técnicos. Una de las funciones clave del grupo técnico de referencia será contribuir y/o examinar los materiales en borrador del informe en el marco de su esfera de experiencia a fin de asegurar la calidad y el consenso del informe y de sus recomendaciones.

Red de liderazgo: Sobre la base de la experiencia del Grupo de Personas Eminentes en la época del Estudio Machel, el Examen estratégico después de 10 años incluirá de nuevo a personas de alto nivel con antecedentes políticos, religiosos y culturales diferentes.

Secretaría del Examen

La secretaría del Examen estará compuesta por tres profesionales y un asistente. Mediante el personal existente en la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF se resolverán las necesidades de personal a tiempo parcial y asistencia técnica. Por ejemplo, en la esfera de la comunicación, la información pública y el apoyo tecnológico, y para la asistencia técnica, el Examen podrá contar con una amplia red de aportes y participación del personal profesional de la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados, UNICEF, otras entidades de las Naciones Unidas y ONG.

Presupuesto

El presupuesto para el Examen estratégico después de 10 años abarca el equipo de la Secretaría, las necesidades operativas y elementos clave del proceso, como investigaciones y simposios temáticos organizados con asociados. Debido a la necesidad de disponer de fondos antes de iniciar las actividades, es esencial que el Examen estratégico reciba un apoyo de 1.400.000 dólares en marzo de 2007.


[1] El documento A/51/306 recomienda que el/la Representante Especial debe “evaluar periódicamente cuánto se ha progresado en la protección de los niños que se encuentran en situaciones de conflictos armados”. (para 267.)

[2] Además de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF, los organismos del sistema de las Naciones Unidas participantes hasta la fecha son el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Departamento de Asuntos Políticos, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Oficina del Coordinador de Asuntos Humanitarios y la Organización Internacional del Trabajo,.

[3] Entre las ONG participantes hasta la fecha se encuentran: CARE, Christian Children’s Fund, la Coalición para impedir la utilización de niños soldados, el Comité Internacional de Rescate, International Crisis Group, Save the Children Alliance, Visión Mundial, Watchlist y Women’s Commission for Refugee Women and Children.

[4] Conferencia Internacional sobre los niños afectados por la guerra, 10 a 17 de septiembre de 2000, Winnipeg, Manitoba, Canadá. El equipo de proyecto establecido para producir el “Examen Machel 1996-2000” y el libro posterior publicado en 2001, fue posible gracias a los fondos que los Gobiernos del Canadá y Noruega donaron a UNICEF y al Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM). El Canadá presentó el 26 de enero de 2001 el Examen de la Sra. Machel y el “Programa Internacional sobre los niños afectados por la guerra”, aprobado por los gobiernos en la Conferencia de Winnipeg, a la consideración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, A/55/749.

[5] Machel, “The Impact of War on Children”, UNICEF, 2001, C. Hurst & Co.

[6] Hasta la fecha, desde 2000 se han presentado 5 informes ante el Consejo de Seguridad, y, desde 1998, 7 informes ante la Asamblea General. S/2000/712 – A/55/163 del 19 de julio de 2000, S/2001/852 – A/56/342 del 9 de septiembre de 2001, S/2002/1299 del 26 de noviembre de 2002, S/2003/1053 – A/58/546 del 10 de noviembre de 2003 y S/2005/72 – A/59/695 del 9 de febrero de 2005. A/53/482 del 12 de octubre de 1998, A/54/430 del 1 de octubre de 1999, A/55/442 del 3 de octubre de 2000, A/56/453 del 9 de octubre de 2001, A/57/402 del 24 de septiembre de 2002, A/58/328 del 29 de agosto de 2003 y A/59/426 del 8 de octubre de 2004.

[7] A/59/331 del 3 de septiembre de 2004. Este informe fue la respuesta a la resolución 57/190 de la Asamblea General, pidiendo que el Secretario General hiciera “una completa evaluación del alcance y la eficacia de la acción del sistema de las Naciones Unidas para hacer frente al problema de los niños afectados por los conflictos armado” y encargara la labor a la División de Fiscalización, Evaluación y Consultoría de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la Secretaría.

[8] Entre los vínculos y las oportunidades más importantes hay que incluir las reuniones relacionadas con el examen de los Principios de Ciudad del Cabo en París en 2007, reuniones regionales intergubernamentales, los trabajos del Comité de Derechos del Niño, y los procesos de seguimiento de la Sesión Especial de las Naciones Unidas en favor de la Infancia y el Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños.

[9] Por ejemplo, la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados incorporará las consultas para el Examen estratégico en las oportunidades que surjan para participar en reuniones regionales intergubernamentales de la Unión Africana, la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental y la Unión Europea. La Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados y UNICEF han consultado a la Sra. Machel sobre su participación en el Examen estratégico.

[10] Además, la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados procurará integrar en el proceso del Examen estratégico algunas de las ideas de investigación propuestas en su documento sobre el marco estratégico 2006 – 2007. Esto permitirá garantizar que las actividades de las diferentes partes interesadas estén concertadas y sean complementarias, y servirá para el seguimiento del Examen estratégico.

 

 
unite for children