Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Informe mundial de UNICEF enfatiza la urgencia y la garantía de los derechos de mujeres y niños

Brasil, 11 de diciembre 2006 – UNICEF divulga el Estado Mundial de la Infancia 2007. El informe revela las violaciones de los derechos a las mujeres y niños y declara que la equidad de género es esencial para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

“Salud, educación, igualdad y protección son los derechos de cada mujer. Garantizar estos derechos significa garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Los dos enfoques son necesarios y complementarios”, mencionó la Representante de UNICEF en Brasil, Marie-Pierre Poirier.

El informe demuestra, que la igualdad de género no es solamente un compromiso moral que ayuda a promover la autonomía de las mujeres,  es también un factor esencial para el desarrollo sostenible. La equidad de género permitirá eliminar la pobreza no sólo para las mujeres, sino también para sus familias, sus comunidades y sus países.

Otro dato que aparece en el informe, es que la discriminación de género está presente en todas las regiones del mundo y se manifiesta en las tradiciones culturales, en la violencia contra las mujeres, en las desigualdades de oportunidad de empleo, de educación y participación política. En términos generales, mujeres y niñas también son las más afectadas por el VIHSIDA.

“En Brasil, las desigualdades de género y raza tienden a ser vistas siempre juntas, y afectan de manera profunda la vida de las mujeres y niñas indígenas y afrodescedientes”, destaca Ana Falu, Directora del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).

Según el informe, la influencia de las mujeres debe tener prioridad en tres esferas principales:

En la familia – UNICEF promociona el hecho de que todas las mujeres tengan derecho de participar en las decisiones familiares. Cuando las mujeres pueden tomar decisiones, tienden a dar más atención a la salud, a la nutrición y a la educación de sus hijos. El informe demuestra que en apenas 10 de los 30 países en desarrollo analizados, la participación en las decisiones está abierta a las mujeres.

La falta de autonomía de la mujer permite que sea más vulnerable a la violencia doméstica. Un estudio realizado en el 2006 por Ibope revela que el 51% de los entrevistados conocen por lo menos una mujer que está o que fue alguna vez agredida por su compañero.

Asimismo, sólo en el segundo semestre del 2005, casi 28 mil casos de violencia contra niños y adolescentes fueron atendidos en los Centros de Referencia para Violencia Domestica, Abuso y Explotación Sexual (Programa Sentinela) en 314 municipios brasileros. Las niñas fueron tres veces más victimas de abuso sexual que los niños. En el 90% de los casos de violencia física y en el 54% de los casos de abuso sexual, los agresores fueron los propios padres.

En la esfera política – La participación de las mujeres en la política, a nivel nacional y local, contribuye al avance de las legislaciones relativas a la mujer, la infancia y la familia.

En Brasil, la representación de las mujeres en la legislación, por ejemplo, está lejos de ser proporcional al número de personas de sexo femenino (51,3%, según datos de IBGE). En las últimas elecciones, para las 513 posiciones en la Cámara de Diputados, apenas 46 diputadas fueron elegidas, es decir, menos del 9%. De las 27 vacantes para el Senado, solamente 4 fueron ocupadas por mujeres (14,8%).

En el trabajo – Todas las mujeres tienen derecho a recibir salarios iguales al de los hombres, cuando desempeñan funciones similares. En Brasil, en general, ellas trabajan más pero ganan menos que los hombres. Igualmente, las niñas son las principales víctimas del trabajo infantil doméstico.

Recomendaciones:

Para enfrentar la desigualdad existente en todo el mundo entre mujeres y hombres,  el informe propone medidas urgentes para:
• garantizar la educación a todas las mujeres y niñas
• asegurar recursos en los organismos gubernamentales para la reducción en las disparidades de género
• abolir o corregir las leyes discriminatorias
• garantizar cuotas para las mujeres en el poder legislativo
• ampliar la participación de las mujeres en la construcción de las políticas públicas
• promover que los hombres y los niños se involucren en la lucha para la igualdad
• mejorar la calidad de los estudios sobre la situación de las mujeres y niñas

Situación de Brasil:

En Brasil, UNICEF trabaja para la equidad de género para los adultos y los niños, y promueve que el país traduzca sus compromisos políticos en la promoción de los derechos de la mujer y de la infancia a través de la sistematización constante de informaciones sobre sus condiciones de vida y a través de la adecuación de recursos en el presupuesto público. Garantizar que cada mujer tenga acceso a la educación de calidad y a la participación política ayudaría al país a crear un contexto social y familiar que favorecerá la aplicación de los conceptos emanados en el Estatuto del Niño y del Adolescente.

Otra prioridad de UNICEF es la ampliación de apoyo a las familias, y asegurar las condiciones para que éstas puedan desempeñar su rol en la protección de los derechos de los niños. En Brasil, el porcentaje de familias que tienen una mujer como jefe de familia subió de 22,3% en 1993 a 28,8% en el 2003.

“El Informe de UNICEF  confirma la relación entre la educación, la equidad de género y el desarrollo social. Mujeres con mayor escolaridad tienen más autonomía y por lo tanto, más oportunidades de crecimiento personal y profesional. En otras palabras, por estudiar más y darle mayor valor a la educación, acompañan más el esfuerzo de los hijos en la escuela y reconocen que necesitan estar matriculados en una escuela de buena calidad”, afirma Milú Villela, Presidente del Instituto Brasil Voluntario –Faca Parte, y miembro el Comité Ejecutivo de compromiso Todos para la Educación.

Otra área donde Brasil necesita mejorar es la participación política de la mujer. Para ello, UNICEF recomienda que el país garantice más espacios de participación a todos los y las adolescentes en la vida social, familiar, comunitaria y política, para que puedan exigir sus derechos y promover los de sus comunidades, contribuyendo a la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

“Para superar la desigualdad de género, Brasil implementa el Plan Nacional de Políticas para las Mujeres en las áreas de trabajo, autonomía, salud, educación y violencia, coincidiendo de esta manera, con los temas críticos representados por el informe de UNICEF”, afirma la Ministra Nicléa Freire, de la Secretaría Especial de Políticas para las Mujeres.


Para más información:

Pedro Ivo Alcântara, UNICEF Brasil, (61) 3035.1953, pialcantara@unicef.org
Flavia Ribas, UNICEF Brasil, (61) 3035.1951, fribas@unicef.org
Kent Page, UNICEF Brasil: tel (61) 3035.1946, kpage@unicef.org

 

 
unite for children