Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Entrevista a Orlando Quintero, Director de la Fundación Pro Bienestar y Dignidad de las personas afectadas por el VIH/SIDA (PROBIDSIDA) de Panamá

¿Cuál es la labor de PROBIDSIDA y cuándo surgió?

Somos una organización no gubernamental sin fines de lucro integrada por personas que viven con el VIH/SIDA, profesionales y voluntarios de la comunidad nacida en 1998 en favor de la defensa de los derechos humanos y por el derecho a la vida.

En 1999, luego de 20 meses de lucha y de acciones de promoción y defensa pública, logramos que se aprobara la incorporación de la terapia antirretroviral en la Caja de Seguro Social de Panamá para todos y todas los asegurados.

Brindamos diferentes servicios, entre los cuales, una línea telefónica de auxilio y un laboratorio donde realizamos pruebas para el VIH/SIDA. Asimismo, tenemos un grupo de auto apoyo y hacemos actividades de promoción y prevención a través de charlas y talleres dirigidos a estudiantes, funcionarios de gobiernos y público en general.

¿Cuál es su opinión sobre la labor de las organizaciones internacionales en tema de VIH/SIDA en Panamá y cómo pueden apoyar de manera más eficaz el tema?

Sin duda hubo una evolución con el tiempo. Antes las Naciones Unidas eran muy técnicas en su lenguaje. Panamá no cuenta con mucha visibilidad internacional, y no sabría hasta qué punto las agencias comprometidas podrían dar un apoyo más directo. ONUSIDA es un importante aliado, pero tenemos problemas reales para mantenernos. En otras palabras, si recibiéramos los fondos directamente, sin la necesidad de buscar ulteriores estudios a través de consultores, tendríamos más resultados.

En general, falta una coordinación entre las agencias, y a pesar de que ONUSIDA y UNICEF hacen un óptimo trabajo en el país, es evidente la resistencia contra la pérdida de espacios propios. 

¿Cómo es el debate sobre el uso del preservativo en Panamá?

Yo soy católico y creo en Dios, pero en mis 20 años de convivencia con el virus entiendo que Dios no tiene como objetivo que la gente muera o sufra. En el debate nacional, la iglesia trabaja con los valores cristianos, como el respeto de los derechos humanos, pero no debería poner el aspecto moral contra la vida. Su postura es demasiado radical, ya que está demostrado que el uso del preservativo frena el avance de la epidemia.
Es necesario trabajar con las familias y con los padres, y evitar exponer a los adolescentes a contraer el virus y a morir.

¿Cree que la insistencia general sobre el uso del preservativo podría en realidad ser contraproducente para los adolescentes, sobre todo en algunas culturas donde el tema es aún considerado tabú? ¿Qué métodos alternativos u otras opciones existen para afrontar el tema?

La realidad es que el 70% de los jóvenes tienen relaciones sexuales antes de los 16 años. Por supuesto que es contraproducente, sobre todo cuando los medios favorecen la sexualidad. Hay un excesivo libertinaje y una fuerte crisis de valores en nuestra sociedad.

Aunque en general yo soy contrario en asociar únicamente el SIDA con el preservativo, entiendo que algunas poblaciones indígenas podrían desaparecer si no se recomienda su uso.

En América Latina y el Caribe, aproximadamente 740,000 jóvenes entre 15-24 años viven con el VIH/SIDA. ¿Por qué este número sigue aumentando?

El estigma pesa más que la razón. No es posible controlar que las personas se infecten. En general, no hay una conciencia de que el virus existe. Por ejemplo, cuando una persona se lanza de un edificio, puede y sabe que debe detenerse para no morir. Con el SIDA eso no ocurre. De la misma manera no es posible controlar la infidelidad o la pérdida de valores.

Si tuviera que dar una recomendación a un adolescente ya afectado por la enfermedad, ¿cuál sería?

Disfruta de la vida. Reacciona contra la realidad que tienes enfrente y asume tus responsabilidades. Si no cuidas de tu salud, piensa por lo menos en tus padres, ya que ellos también peden infectarse.

Para más información:

Orlando Quintero:  PROBIDSIDA/PANAMA  

Jerome Seregni: jeromeseregni@hotmail.com

 

 

 
unite for children