Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Chicos indígenas de Argentina realizan el primer taller de fotografía del proyecto EYE SEE en la región

© UNICEF Argentina/2013/Pirozzi

BUENOS AIRES, 25 de abril de 2013 - Los chicos wichi del Impenetrable Chaqueño -el área boscosa más grande de la Argentina y segunda en extensión en Sudamérica- fueron los protagonistas del proyecto EYE SEE, un taller de fotografía de UNICEF apoyado por Sony que recorre el mundo y por primera vez, se realizó en un país del continente americano.

Durante cinco días el italiano Giacomo Pirozzi, fotógrafo emblemático de UNICEF, trabajó junto a 17 chicos y adolescentes wichi de entre 10 y 18 años en un taller de fotografía digital donde los jóvenes aprendieron a expresar ideas y mensajes a través de las imágenes. 

El proyecto EYE SEE está pensado para chicos que atravesaron situaciones traumáticas, como un terremoto o una guerra civil; son particularmente vulnerables, como los chicos que tienen algún tipo de discapacidad; o no acceden a tecnologías que en otros contextos son cotidianas como las cámaras de fotos, como ocurre con los jóvenes wichi que viven en el monte argentino.

El objetivo de estos talleres es proporcionarles una herramienta de expresión como la fotografía con la que puedan tomar imágenes de su vida cotidiana y de los entornos en los que habitan. EYE SEE fomenta de esta manera la alfabetización visual en los chicos y su participación en la generación de ideas para promover un cambio social positivo: las imágenes del proyecto conforman una suerte de foro de jóvenes de todo el mundo que a través de la fotografía expresan sus puntos de vista.

El primer taller EYE SEE se desarrolló en octubre del 2005 en Pakistán: luego de un terremoto que asoló al país, los chicos tomaron las cámaras y documentaron cómo era su vida en los campos de refugiados. A partir de esta experiencia inicial, el proyecto empezó a viajar por todo el mundo y ya lleva recorridos 30 países donde los chicos tomaron miles de fotografías que registraron desde la guerra civil en Ruanda hasta el tsunami que sacudió Japón en 2011.     

“¿Alguno de ustedes tomó una fotografía alguna vez?”, preguntó Pirozzi. Ninguno de los chicos wichi había manipulado antes una cámara de fotos: la experiencia EYE SEE fue única para ellos. El primer día de taller en el Impenetrable Chaqueño Pirozzi les enseñó conceptos básicos de fotografía como el uso de la luz, la composición de la imagen, el contraste de colores. Sobre el final del segundo día, cada uno de los chicos tomó una cámara digital para ejercitar los conceptos recién aprendidos.

“¡Esto es impresionante!”, comentó en voz muy baja a sus amigos Nelson Aranda, un niño de 11 años que en el transcurso de los días se volvió uno de los jóvenes más entusiastas del taller. A pesar de ser tímidos y muy callados, los chicos wichi se entusiasmaron con la propuesta y eligieron algunas de sus actividades cotidianas para retratar, desde el viaje que hacen todos los días para llegar a la escuela, a bordo del acoplado de un tractor escolar que los pasa a buscar por sus casas, hasta el desayuno en la fundación, el trabajo de los estudiantes secundarios en la huerta y la vida de los vecinos en el pueblo más cercano, que es Comandancia Frías.

“Ellos hablan a través de sus fotos”, explicó Pirozzi y agregó que los chicos wichi adoran la naturaleza y están ansiosos por mostrar los árboles y los animales que viven con ellos en el monte.    

La escuela y la familia también están en las fotos

La mayoría de los chicos que participó del taller de fotografía son wichi que viven en el monte con sus familias y estudian en la Fundación Valdocco, un complejo emplazado en el Impenetrable Chaqueño que cuenta con escuela primaria y secundaria bilingües, Wichi-Español. Algunos de ellos están tan lejos del pueblo que se quedan en la Fundación y regresan a sus casas cada tres semanas; otros llegan cada mañana en el tractor escolar que ingresa al monte o los pasa a buscar por Comandancia Frías.    

“Las fotografías de los chicos wichi nos muestran lo importante que es para ellos el derecho a estudiar”, afirmó Andrés Franco, Representante de UNICEF Argentina. No obstante, pese a las ganas y el entusiasmo, según datos oficiales de la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI), más del 50 por ciento de los jóvenes wichi de entre 15 y 19 años no completó su educación primaria.

“Las escuelas deben estar preparadas para recibir a los estudiantes wichi y enseñarles en su propio idioma, con un programa de educación intercultural bilingüe –agregó Franco-. Es muy difícil para los chicos wichi aprender a leer y escribir en español si sus maestros no pueden comunicarse con ellos en su lengua materna”.

Las familias también constituyeron un tema importante a la hora de hacer imágenes. Otro grupo de chicos eligió tomar fotografías en sus casas y retrató a sus padres, hermanos, abuelos y primos.

Delia Micsetan -15 años- visitó a su abuela wichi quien no habla español y nunca había visto una cámara de fotos. “Ella aprueba el trabajo que hacemos en el taller –contó Delia-. Le tomé algunas fotos haciendo artesanías con hilos de chaguar. El chaguar es una planta que crece en el monte y nuestros abuelos la usan para tejer bolsos que después venden en el pueblo”. Fabiola Pérez -13 años- también tomó fotografías de su familia y de una vecina, dos años mayor que ella, con su bebé recién nacido en brazos.

Al cierre del quinto día de taller los chicos eligieron la imagen de un árbol del monte, el algarrobo, como la “mejor fotografía” y premiaron a Diego Andrada como el “mejor fotógrafo” del grupo. Las cámaras fotográficas quedaron en Valdoco para que los chicos puedan seguir capturando imágenes y el taller se replique entre sus compañeros.

Pirozzi seleccionó la foto ganadora y algunas de las mejores imágenes que produjeron los chicos para montar una exhibición que recorrerá otras ciudades, otros países con culturas y entornos diferentes al Impenetrable Chaqueño.

El proyecto EYE SEE fue implementado en 9 regiones desde el 2005 hasta la fecha, para difundir el derecho de los chicos a expresarse libremente y participar en las decisiones que afectan sus vidas. SONY comparte los valores y principios de UNICEF, y apoya los talleres de EYE SEE desde 2006 con la donación de los equipos necesarios, como las cámaras de foto digitales, y fondos operativos. 

Para mayor información: 
María José Ravalli, mjravalli@unicef.or, UNICEF Argentina 
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe 
www.unicef.org/argentina

-------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. Además de ser el mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición, el agua y el saneamiento adecuados, la prestación de educación básica de calidad, y la protección contra la violencia, la explotación y el sida para todos los niños y niñas. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, visite: www.unicef.org, www.unicef.org/lac

 

 

 
unite for children