Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Nuevos estudios revelan la disminución de las tasas de desnutrición infantil en Haití

Por Suzanne Suh

Puerto Príncipe, 18 de junio de 2012 - En marzo, un poco más de dos años después del catastrófico terremoto que asoló Haití en 2010, UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) brindaron su apoyo a la encuesta nacional de nutrición SMART del Ministerio de Salud.

SMART -que son las siglas en inglés de seguimiento y evaluación estandarizados de socorro y transición- es un método de encuesta mejorado sobre la base de los dos indicadores básicos de salud pública más importantes para evaluar la gravedad de una crisis humanitaria: el estado nutricional de los niños menores de 5 años y la tasa de mortalidad de la población.

Estos indicadores son útiles para evaluar las necesidades y dar prioridad a los recursos, así como para realizar el seguimiento de la medida en que un sistema de socorro está cumpliendo con las necesidades de la población y, por tanto, comprender la repercusión global de la respuesta de socorro.

SMART fue iniciada principalmente para mejorar la capacidad técnica de los aliados en la ejecución, con el fin de  analizar, interpretar e informar sobre los resultados de las encuestas de una manera estandarizada para garantizar la fiabilidad de los datos en materia de nutrición y salud. El objetivo principal de SMART es hacer que el proceso de la encuesta sea lo más sencillo posible para el personal sobre el terreno y lo más fiable posible para los encargados de la toma de decisiones. Se considera un paso fundamental en la mejora de la evaluación de las situaciones de emergencia en todo el mundo.

Una larga historia de desnutrición
Incluso antes del terremoto del 12 de enero de 2010, las tasas de desnutrición entre los niños de Haití se encontraban entre las más altas de la región de América Latina y el Caribe. En 2005, uno de cada tres niños menores de cinco años tenía retraso en el crecimiento o sufría desnutrición crónica; uno de cada 10 padecía emaciación, o desnutrición aguda; y seis de cada 10 estaban anémicos. Además, alrededor de una cuarta parte de todos los niños nacían con bajo peso.

Poco después del terremoto, UNICEF y sus aliados apoyaron al Gobierno de Haití en la prestación de ayuda humanitaria esencial a las familias afectadas por el sismo. Se ejecutaron intervenciones nutricionales de emergencia para prevenir y tratar la desnutrición infantil y reducir el riesgo de la mortalidad infantil. Esto incluyó la enseñanza y asesoramiento sobre las prácticas óptimas de alimentación de los recién nacidos y los niños de corta edad, como la lactancia materna exclusiva. UNICEF también proporcionó suplementos de micronutrientes a las madres y los niños, incluidos suplementos de hierro y ácido fólico, micronutrientes múltiples en polvo y tabletas, suplementos de vitamina A y pastillas antiparasitarias. UNICEF también apoyó la gestión integrada de la desnutrición aguda grave.

Desde entonces, estas intervenciones se han llevado a cabo en todo el país en 198 tiendas de campaña para bebés y centros de acogida para la infancia, es decir, espacios seguros donde las madres pueden amamantar y que también proporcionan sucedáneos de la leche materna para los huérfanos y los niños cuyas madres no pueden amamantarlos. Estas intervenciones también se han realizado en los 24 hospitales y los 290 programas de alimentación terapéutica basados en la comunidad, que atienden a niños que padecen desnutrición aguda grave, así como en las campañas de distribución a gran escala. UNICEF también ha brindado apoyo a los servicios básicos de salud maternoinfantil (especialmente la inmunización) en los centros de salud y ha proporcionado agua potable y servicios de higiene y saneamiento en los campamentos.

La reducción del hambre y la desnutrición
Los resultados de la encuesta SMART en Haití mostraron algunos resultados sorprendentemente positivos: una disminución en la prevalencia de los niveles de desnutrición en niños de 6 a 59 meses, en comparación con los niveles de desnutrición que figuraban en la encuesta de demografía y salud de 2005-2006. Las tasas de retraso en el crecimiento se redujeron a 23,4% y la desnutrición aguda y grave se redujo a un 4,1% y un 1%, respectivamente. La prevalencia de niños con bajo peso también se redujo del 18% en 2005-2006 al 10,6% en 2012.

"Estos resultados muestran que hemos sido eficientes, y cuando digo 'hemos', me refiero a todos nosotros juntos, todos los aliados", dijo Françoise Gruloos-Ackermans, representante de UNICEF en Haití. "Estos resultados también requieren una atención y acción permanentes para apoyar al país en el mantenimiento de este éxito y avanzar hacia el ODM 1", dijo en referencia al Objetivo de Desarrollo del Milenio sobre la reducción del número de personas que padecen pobreza y hambre.

Para mayor información:
Jean Jacques Simon, jsimon@unicef.org, UNICEF Haití
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe
www.unicef.org/haiti
www.unicef.org/lac

-------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 
unite for children