Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Luchar contra las enfermedades más mortíferas para los niños y niñas más pobres del mundo puede generar enormes beneficios, dice UNICEF

Nueva York, 8 de junio de 2012 – Un nuevo informe de UNICEF se centra en las grandes posibilidades que ofrece reducir la diferencia en la supervivencia infantil entre los más ricos y los más pobres concentrándose en la neumonía y las enfermedades diarreicas, que son las dos causas principales de mortalidad de niños y niñas menores de cinco años.

El nuevo informe de UNICEF, Pneumonia and diarrhoea: Tackling the deadliest diseases for the world’s poorest children (La neumonía y la diarrea: La lucha contra las enfermedades más mortíferas para los niños más pobres del mundo), identifica una gran oportunidad para reducir la diferencia en la supervivencia infantil entre los países y dentro de ellos mediante un aumento en el compromiso, la atención y la asignación de fondos.

“Sabemos qué es lo que funciona contra la neumonía y la diarrea, las dos enfermedades que afectan más duramente a los más pobres”, dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “Ampliar la escala de intervenciones sencillas pueden llevar a superar los mayores obstáculos que existen para un aumento de la supervivencia infantil y ofrecer a todos los niños y niñas una posibilidad justa de crecer y prosperar”.

La neumonía y la diarrea son causa de cerca de una tercera parte de las muertes de menores de cinco años a escala mundial, lo que supone cerca de 2 millones de muertes todos los años. Casi un 90% de las muertes debidas a la neumonía y la diarrea ocurren en África subsahariana y Asia meridional.

Muchas de las maneras de prevenir y tratar la neumonía y la diarrea son comunes a ambas enfermedades. Entre ellas figuran ciertas medidas básicas, como la ampliación de la cobertura de vacunación; el fomento de la lactancia materna y el lavado de las manos con jabón; el aumento del acceso al agua potable y el saneamiento; y la distribución de sales de rehidratación oral a los niños con diarrea y de antibióticos a los que sufren neumonía bacterial.

El informe se publica poco antes de la puesta en marcha de una importante campaña mundial para la supervivencia infantil en Washington, DC, del 14 al 15 de junio, convocada por los Gobiernos de Etiopía, la India y los Estados Unidos, en la que participarán 700 líderes de gobierno, del sector privado y de la sociedad civil de todo el mundo.

El potencial para salvar las vidas de los niños y niñas puede ser muy grande si se amplía la escala de las intervenciones demostradas y rentables contra la neumonía y la diarrea para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos.

El informe dice que se podrían salvar más de 2 millones de vidas infantiles de los 75 países con la mayor carga de mortalidad infantil si toda la población de menores de cinco años de cada país recibiera la cobertura que ya recibe el 20% más rico en esos países.

En el informe se ofrece una gama de datos que ilustran los avances y los desafíos logrados en décadas recientes.

La atención médica que se presta a los niños y niñas con síntomas de neumonía es irregular, ya que menos de una tercera parte reciben antibióticos. La sales de rehidratación oral, que constituyen una respuesta tradicional de bajo costo contra la diarrea infantil, sólo se emplean para tratar a una tercera parte de los niños enfermos en los países más pobres, lo que supone un fracaso si se tiene en cuenta que se trata de una de las intervenciones más eficaces en pro de la supervivencia infantil.

Una de las maneras más simples y eficaces de proteger a los lactantes de las enfermedades es la práctica de la lactancia materna exclusiva. A pesar de ello, menos de un 40% de los niños y niñas menores de seis meses de los países en desarrollo son amamantados de manera exclusiva, lo que les priva de una protección de importancia fundamental.

En todos los países en desarrollo del mundo, los sectores más pobres de la población tienen menos probabilidades que los más ricos de disfrutar de los beneficios de esas intervenciones que salvan vidas.

El mundo ya dispone de nuevas vacunas contra las causas principales de la diarrea y la neumonía. El informe de UNICEF indica que en la mayoría de los países de bajos ingresos ya se emplea la vacuna contra la Haemophilus influenza tipo b (Hib). Pese a que las vacunas antineumocócicas también resultan cada vez más accesibles, es necesario que los países de bajos ingresos las integren con carácter urgente en sus programas de inmunización ordinarios.

Las innovaciones contribuyen también a marcar la diferencia. Las tabletas de zinc y amoxicilina adecuadas para los niños y las sales de rehidratación oral aromatizadas en paquete son más fáciles de ingerir para los niños, y los nuevos usos de la tecnología móvil y los textos de SMS están facilitando que los trabajadores de salud lleguen a las comunidades más remotas y otras zonas donde los niños y niñas se encuentran en situación de alto riesgo.

“La innovación ha contribuido a salvar millones de vidas, y puede y logrará salvar muchas más”, dijo el Sr. Lake.

###

Atención a las emisoras: Hay material de archivo disponible en www.thenewsmarket.com/unicef

Para mayor información:
Peter Smerdon, psmerdon@unicef.org, UNICEF Nueva York
Kate Donovan, kdonovan@unicef.org, UNICEF Nueva York 
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe

--------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 

 

 

Lea el reporte


             [PDF]


unite for children