Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Sistema de protección social, una oportunidad para alcanzar la equidad de la infancia

© UNICEF Guatemala/2012
Momento en que Enrique Delamónica, Asesor Regional de Políticas Públicas de UNICEF América Latina y el Caribe (der.), hace su presentación sobre los sistemas de protección en la región.

Ciudad de Guatemala, 15 de mayo de 2012 - La protección social desempeña un papel vital en la vida de las personas, especialmente de las niñas, niños y adolescentes del país.

Mediante mecanismos de protección social se logra una mayor equidad, progreso social y económico a nivel personal y nacional. No actuar significa perpetuar los grandes niveles de desigualdad que caracterizan a Guatemala.

En términos económicos, Guatemala es el quinto país más desigual de América Latina y el Caribe, con un Coeficiente de Gini de 55.9 por ciento, donde cien representa la desigualdad absoluta. Los sistemas de protección social que han logrado reducir la pobreza y aumentar las oportunidades humanas en otros países latinoamericanos han abordado los aspectos económicos sin olvidar los sociales, lo que es crucial también para el caso de Guatemala.

En Guatemala, la mitad de los niños y niñas menores de cinco años están pasando hambre y el 30 por ciento de las personas entre los 3 y los 18 años de edad están fuera del sistema educativo. Estos porcentajes esconden realidades departamentales mucho más crudas: por ejemplo, en el Departamento del Quiché, el 40.2% de la infancia y adolescencia está fuera de la escuela y el 72.2 por ciento de la niñez menor de cinco años padece desnutrición.

“Ampliar la cobertura de los sistemas de protección social y enfocarse en la niñez y adolescencia es fundamental para construir las bases de un país más sólido, justo y solidario” señaló Adriano González-Regueral, Representante de UNICEF Guatemala, "lo cual es hoy más importante en un contexto de crisis económica mundial y constante aumento de los precios de los alimentos", agregó.

A los desafíos nutricionales y educativos que afronta la niñez y adolescencia guatemalteca hay que añadir la violencia y los efectos del calentamiento global, que ubican a Guatemala en el segundo país a nivel mundial más expuesto a las consecuencias de la naturaleza.

Todo ello coloca a este grupo de edad en una posición de mayor vulnerabilidad y tiene consecuencias inmediatas en el crecimiento económico del país, donde Guatemala ocupa, por su índice de competitividad, la posición 78 sobre 139 países, donde, además, los costos del crimen y la violencia son los mayores del mundo (posición 139).

Según UNICEF, para salir de la pobreza y aumentar la competitividad de Guatemala son necesarios, al menos, doce años de educación, pero el país está aún lejos de conseguirlo, ya que se queda a la mitad, es decir, su población tiene, en promedio, 5.7 años de educación.

Actualmente el país invierte diariamente 4.55 Quetzales por niña, niño o adolescente, una de las cifras más bajas de todos los países latinoamericanos.

Para cambiar la situación de Guatemala, UNICEF sostiene que es preciso aumentar la inversión pública nacional en niñez y adolescencia.

Conforme a un análisis de UNICEF y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, ICEFI, para garantizar que la niñez y adolescencia pueda ejercer sus derechos fundamentales, el país debe incrementar el actual presupuesto asignado a este grupo poblacional a partir del 2013 en Q 6,000 millones (ver recuadro "Presupuesto Nacional Adicional 2013"). Esta inversión debe ser sostenida en el tiempo y progresiva hasta por lo menos el año 2021, contribuyendo a que Guatemala celebre el Bicentenario de su Independencia liberando a sus niñas, niños y adolescentes del hambre, la pobreza, la violencia, la falta de educación y de oportunidades. Esta mayor inversión debe combinarse con sistemas de protección social, como transferencias monetarias, programas destinados a garantizar que los niños y niñas hagan uso de los servicios –salud, educación, justicia y agua saneamiento, entre otros-, servicios de apoyo familiar y comunitario y, además, medidas para asegurar todos los derechos para todas las personas, en todos los lugares del país, logrando la equidad.

“Los efectos demostrados de la protección social en el desarrollo de la niñez y la adolescencia perduran más allá de la infancia, ya que aumentan la productividad de los adultos, reducen el peso de las pérdidas y contribuyen a romper el ciclo de la pobreza”, aseguró Iván Yerovi, Representante Adjunto de UNICEF Guatemala.

UNICEF brinda apoyo a los sistemas de protección social de varios países de América Latina y el Caribe y de otros lugares del mundo para mejorar la situación de las niñas, niños y adolescentes, contribuyendo a reducir la pobreza y las inequidades.

* * *

RECUADRO

UNICEF e ICEFI sostienen que para garantizar los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia, el Estado guatemalteco debe incrementar la inversión social focalizada en este grupo poblacional.

Para mayor información:
Parisa Nabili, pnabili@unicef.org, UNICEF Guatemala,
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina
www.unicef.org/lac
www.unicef.org/guatemala

--------------------
Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.


 

 
unite for children