Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

El reto de intervenir en el presupuesto público

© UNICEF Perú/2012

Los niños, niñas y adolescentes peruanos pocas veces son escuchados. Pero en Ventanilla se toma en cuenta su opinión al decidir el destino de recursos municipales.

Lima, 01 de marzo de 2012 - Ventanilla no es un barrio urbano marginal sino una ciudad pobre. Creada en el desierto cercano al Callao -el principal puerto del Perú- alberga aproximadamente a 350 mil personas, la mayoría de las cuales viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza, en un entorno donde abunda la violencia y faltan espacios de participación.

En ningún lugar del país la población aumenta tan aceleradamente como en esta localidad costera. Cerca del 40% de sus habitantes no ha cumplido 18 años, es decir, unos 107,000 son niños, niñas y adolescentes. Son niños, niñas y adolescentes que están creciendo sobre la arena, con deficiencias nutricionales y precario acceso a servicios públicos. Debido a que muchos de los adultos laboran en el Callao o en Lima, la capital peruana, es usual que en Ventanilla los niños se queden solos y desde edades muy tempranas asuman responsabilidades: buscar agua, prepararse sus alimentos, cuidar de sí y de sus hermanos menores. Quizás esa maduración precoz explica la riqueza de los procesos del Presupuesto Participativo donde interviene la infancia ventanillense.

El Presupuesto Participativo es un mecanismo que permite al Estado peruano recibir propuestas de la población sobre el destino de un porcentaje de los fondos que manejan los gobiernos regionales y locales. En el 2008 la Municipalidad de Ventanilla decidió extenderlo a los habitantes del distrito menores de 18 años. Para llevar esto a cabo dictó normas y dispuso que, del monto asignado al financiamiento de los proyectos que surjan del Presupuesto Participativo Municipal, el 5% sea para las iniciativas planteadas por los niños que intervengan en dicho proceso.

La idea era novedosa y generó, entre los adultos, bastante escepticismo. Su realización fue posible gracias al impulso, la asesoría y el acompañamiento del Comité Municipal por los Derechos del Niño y Adolescente (COMUDENA), al que pertenecen UNICEF, entidades estatales y organizaciones no gubernamentales como World Vision y Plan Internacional.

Roxana Alvarado, Gerente de Desarrollo Humano de Ventanilla, recuerda: “Las instituciones de la COMUDENA, para convocar a los niños, recurrimos a los colegios estatales -en Ventanilla hay más de 100- y se inscribieron aproximadamente 700 niños. Todos participaron”.

COMUDENA también apoyó la realización de encuentros donde los niños se agruparon por edades -de 9 a 11 años, de 12 a 14, de 15 a 17- y eligieron a sus representantes, cuestión fundamental ya que la construcción de la priorización de proyectos por grupo etáreo ya que las metodologías deben ser requieren simples, lúdicas y diferenciadas.

“Recortamos noticias de los periódicos, poníamos lo positivo y lo negativo en un papelógrafo, hacíamos lluvia de ideas”, cuenta Lleyson de 15 años.

Utilizando una metodología lúdica y participativa, los niños analizaron los problemas que tienen en su distrito y plantearon ideas para solucionarlos. En el 2008 uno de los problemas identificados fue la baja capacidad de aprendizaje en las escuelas, y la solución propuesta fue la creación de un Centro de Estimulación para el Aprendizaje (CEPA), un lugar donde los estudiantes encuentren recursos para mejorar su salud, su rendimiento escolar, sus habilidades productivas y artísticas. Un espacio para la recreación y la formación integral que tuvo un monto programado de unos 400,000 Nuevos Soles. “El CEPA debe tener biblioteca, ciberteca, ludoteca….”, explica Lleyson, entusiasmado.

Al año siguiente se repitió el proceso y fue más amplia la convocatoria, pues las autoridades educativas locales la hicieron extensiva a todos los colegios públicos de Ventanilla. La municipalidad puso entonces como requisito que quienes intervinieran en el Presupuesto Participativo tuvieran experiencia de liderazgo, ya sea en una defensoría o en un municipio escolar. Así se mejoraba la representatividad y el nivel de la intervención.

En el Presupuesto Participativo del 2009 y 2010 se aprobaron las iniciativas denominadas “Renueva tu vida”, orientada a abordar la problemática de la drogadicción y el pandillaje, y “Ventanilla verde”, que canaliza la preocupación de los niños por el medio ambiente. Linda intervino en ese proceso cuando apenas tenía 11 años. Ella estudia en la escuela Fe y Alegría 43 La Salle, y aspira a que ocurra con su distrito lo que pasó con su colegio. “Yo vivo en un lugar que es pura arena y antes mi colegio también era así, pero ahora es una escuela ecológica, donde hay cultivos y aprendemos a usar el agua y a cuidar huertos y animales. Yo quisiera que Ventanilla sea limpia, sin delincuencia y, sobre todo, verde”.

Durante el proceso realizado en el 2010 surgieron ideas sobre las formas de prevenir y responder a distintos tipos de violencia contra la infancia. Además, quienes representaban a los niños ese año se reunieron con los que aspiraban a encabezar el gobierno local y les transmitieron sus inquietudes acerca de la salud, la educación y la protección de la niñez ventanillense. Uno de los representantes fue Michael, de 17 años: “Nos entrevistamos con los candidatos y les hicimos firmar un acta”.

En los comicios llevados a cabo en el 2010 fueron reelegidas las autoridades municipales de Ventanilla, lo que permite dar continuidad a prácticas como las del Presupuesto Participativo con niños, niñas y adolescentes. Esta experiencia ha logrado institucionalizar la presencia de la infancia en el gobierno local pues, quienes intervienen en ella conforman el Consejo Distrital de Niños, Niñas y Adolescentes (CODINA). Por pertenecer al CODINA, niños de Ventanilla han asistido a eventos regionales y nacionales, y ocupan cargos en la Comisión Nacional por los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (CONADENNA).

“A mí antes me daba vergüenza hablar ante el salón de clase. Ahora puedo hablar delante de un público y no me avergüenzo. CODINA nos sirvió para eso”, agrega Michael.

La capacidad de analizar, debatir, concertar y representar se está desarrollando entre los niños de Ventanilla que intervienen en los procesos del Presupuesto Participativo. Y la municipalidad apunta a fortalecer dichas habilidades poniendo en funcionamiento una escuela de líderes para la niñez.

“En la escuela de líderes los chicos del CODINA van a ser facilitadores. Ellos van a transmitir su experiencia a otros niños”, explica Roxana Alvarado del Municipio de Ventanilla y añade: “Se trata de que los niños con habilidades de liderazgo las desarrollen, pero también debemos tener en cuenta que la presión sobre los chicos líderes es fuerte, y grande la expectativa que generan en su grupo, el colegio, sus padres. Ellos necesitan soporte emocional”.

Con respecto a la materialización de los planteamientos de los niños, el Concejo Distrital enfrenta varias dificultades, relacionadas principalmente con la conversión de las ideas en proyectos de inversión pública (PIP), que cumplan las formalidades exigidas por el Ministerio de Economía (MEF). Este es un aspecto muy importante, pues si bien la realización de talleres con los niños y la conformación de un Comité de Vigilancia es clave para garantizar el proceso, la implementación efectiva se da cuando el proyecto es priorizado en el Presupuesto Participativo.

El Centro de Estimulación para el Aprendizaje propuesto en el 2008 se inauguró en el 2009, estuvo varios meses cerrado durante el 2010, y fue reabierto en el 2011. “Pude dar mi ideas y mis puntos de vista sobre lo que pensaba para ayudar a otros niños. Y yo, como adolescente voy a lograr que las voces de todos los niños se cumplan y se haga realidad lo que hemos acordado” dice Danerick Toribio de 14 años.

Mientras esperan una simplificación de la normatividad vinculada con los Presupuestos Participativos para la infancia, las autoridades distritales han intentado incorporar las acciones propuestas por los niños dentro de las actividades programadas que cuentan con financiamiento regular. De esta manera, la voz de los niños está amplificándose dentro del ámbito municipal.

No es una labor fácil incentivar, entre la infancia, la participación y el liderazgo. Implica afrontar una serie de retos, pero también un aporte inestimable. Para el gobierno municipal, contar con el punto de vista de los niños contribuye a dar una respuesta adecuada a sus problemas. Para los niños que intervienen en los Presupuestos Participativos, así como para quienes se sienten representados por ellos, el proceso significa una oportunidad de aumentar sus habilidades y ejercer su ciudadanía. Algo que redundará en bien de su localidad, de su país y de su propio desarrollo.

Para mayor información:
Marilú Wiegold, mwiegold@unicef.org, UNICEF Perú
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe
www.unicef.org/peru
www.unicef.org/lac

-------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos

 

 
unite for children